Mantener su corazón saludable

Un corazón sano es fundamental para la buena salud general. Adoptar un estilo de vida saludable a cualquier edad puede prevenir enfermedades cardíacas y reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. Nunca es demasiado viejo o demasiado joven para comenzar a cuidar su corazón. Es cierto que, cuanto más joven sea al comenzar a tomar decisiones saludables, podrá cosechar los beneficios durante más tiempo. Sin embargo, cambiar malos hábitos por buenos para promover la buena salud puede marcar la diferencia, incluso si ya ha sufrido un ataque cardíaco.

Elegir alimentos más saludables y hacer ejercicio son dos de las mejores formas de contribuir con la buena salud del corazón. Hay varias cosas adicionales que puede hacer para reducir su riesgo de enfermedad cardíaca. Las cosas que lo ponen en mayor riesgo de enfermedad cardíaca incluyen:

  • El tabaquismo.
  • La presión arterial alta.
  • La obesidad o el sobrepeso.
  • Niveles altos de colesterol.
  • La inactividad (no hacer ejercicio).
  • Antecedentes familiares de enfermedad cardíaca (especialmente un padre o hermano).

La buena noticia es que es posible disminuir su riesgo haciendo cambios en la forma en que vive su vida. Incluso si tiene antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, el poder de la prevención está de su lado.

El camino hacia una mejor salud

Usted tiene el control directo sobre muchas cosas que pueden influir en la salud de su corazón. Depende de usted elegir qué tan en serio se toma esta responsabilidad. A algunas personas les resulta fácil adoptar un estilo de vida saludable. Otras lo harán solo después de ser diagnosticados con un síntoma de enfermedad cardíaca, como presión arterial alta o colesterol alto.

Sea cual sea su inspiración, sepa que los beneficios de un corazón sano valen la pena. De hecho, todo su cuerpo será mejor para ello. La buena salud general también puede protegerlo de la diabetes tipo 2, el crónico que se caracteriza por falta de aire, respiración sibilante, tos y opresión en el pecho.» rel=»tooltip»>asma, el dolor articular y varias otras enfermedades y afecciones crónicas. Incluso puede reducir su riesgo de padecer cáncer. Además, se ha demostrado que un estilo de vida saludable que incluya comer alimentos saludables y hacer ejercicio regularmente aumenta su estado de ánimo. Tendrá más energía y menos estrés.

Si no está seguro por dónde comenzar, intente agregar solo un aspecto saludable a su vida por ahora. Cuando sienta que está ganando el control, intente agregar otro, y luego otro. Muy pronto se sentirá empoderado en lugar de abrumado.

Elija alimentos saludables

El equilibrio es la clave para comer sano a largo plazo. Su dieta debe consistir principalmente en frutas, verduras, granos integrales, nueces y proteínas magras. Si come de esta manera la mayor parte del tiempo, podrá consentirse ocasionalmente.

Permitirse comer algo que anhela de vez en cuando es importante. Así que no se sienta culpable por darse una recompensa por comer sano. Solo asegúrese de no hacerlo demasiado a menudo.

Cuando elija sus verduras, tenga en cuenta el color. Un plato colorido, con muchos vegetales rojos, naranjas, amarillos y verdes oscuros lo ayuda a asegurarse de obtener las vitaminas y minerales que necesita.

Trate de reducir o incluso eliminar alimentos muy procesados. Los alimentos muy procesados son los alimentos en caja y envasados, especialmente aquellos que están listos para comer (piense en galletas saladas, papas fritas e incluso alimentos para llevar). Además, busque alimentos con bajo contenido de sodio.

Intercambie refrescos y bebidas energéticas por agua. Hay una increíble cantidad de azúcar en los refrescos y las bebidas energéticas. Beber agua en lugar de estos refrescos puede mejorar significativamente su salud. Trate de beber al menos 8 vasos de agua de 8 onzas por día.

Cuide su peso

Ser obeso o tener sobrepeso no es saludable. Cuanto más peso gane, mayor será su índice de masa corporal (IMC). Su IMC es una medida de su grasa corporal en función de su estatura y peso. Cuanto mayor sea su IMC, mayor será su riesgo de tener presión arterial alta, colesterol alto y niveles altos de azúcar en sangre. Ser obeso también lo pone en riesgo de tener problemas respiratorios, enfermedad de la vesícula biliar, enfermedad hepática e incluso cáncer.

Elegir alimentos saludables en combinación con un programa de ejercicios es la mejor manera de perder peso. Incluso una pequeña cantidad de pérdida de peso puede marcar una gran diferencia en su salud. De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), perder solo del 5 % al 10 % de su peso corporal puede reducir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Permanezca activo

No tiene que ser miembro de un gimnasio ni comprar equipos sofisticados para hacer ejercicio. La clave es levantarse y moverse. Vaya a caminar. Tome las escaleras en el trabajo. Haga flexiones o abdominales. Baile.  El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos recomienda al menos 2 horas y 30 minutos de actividad aeróbica moderada para los adultos por semana. Los niños deben realizar al menos una hora de actividad todos los días.

El ejercicio aeróbico tiene un efecto directo en su corazón. El corazón es un músculo, y el ejercicio lo fortalece. Un corazón fuerte puede bombear sangre de manera más eficiente para entregar oxígeno y nutrientes a otras partes del cuerpo. El ejercicio puede reducir el riesgo de desarrollar placa en las arterias. La placa es una sustancia cerosa que puede obstruir las arterias y reducir el flujo sanguíneo al corazón. Si se acumula demasiada placa, incluso puede bloquear la arteria. Esto es lo que provoca un ataque cardíaco.

Conozca sus números

Todo adulto debe conocer su nivel de colesterol y presión arterial. A partir de los 18 años, debe controlar su presión arterial al menos cada 3 a 5 años. A menudo no hay síntomas relacionados con la presión arterial alta. La mejor manera de saberlo con seguridad es controlándola.

Los adultos jóvenes que tienen 20 años de edad o más y que fuman o tienen antecedentes familiares de enfermedades cardíacas deben someterse a pruebas regulares de colesterol. De lo contrario, las mujeres deberían comenzar a hacerse controles regulares de colesterol a partir de los 45 años. Los hombres deberían comenzar a los 35 años. Si le han diagnosticado presión arterial alta o colesterol alto, también debe hacerse un examen de diabetes.

Deje de fumar

No hay noticias nuevas aquí. Fumar es malo para usted. Provoca cáncer. Daña los pulmones. También es terrible para el corazón. Fumar aumenta su riesgo de padecer una enfermedad cardíaca. Además, daña el revestimiento de las arterias. Existen numerosos estudios que proporcionan evidencia de que fumar cigarrillos es una causa importante de enfermedad coronaria, lo que conduce a ataques cardíacos.

Si actualmente fuma, es un buen momento para dejar de hacerlo. Existen medicamentos que pueden ayudar, así como otras herramientas para «dejar de fumar», como chicles y parches de nicotina. Vapear no es una herramienta para ayudarlo a dejar de fumar, así que no cambie fumar por vapear. Pídale a su médico que le recomiende un recurso. También trate de mantenerse alejado del humo de segunda mano.

No subestime la salud bucal

Muchas personas no saben que existe un vínculo entre la salud bucal y las enfermedades cardíacas. De hecho, la enfermedad periodontal (enfermedad de las encías) se ha asociado con una serie de problemas de salud, incluidos el parto prematuro, la artritis y la diabetes.

No está claro si la enfermedad cardíaca causa enfermedad de las encías o viceversa. Algunos profesionales médicos creen que las bacterias que causan la enfermedad de las encías se propagan desde la boca a través del cuerpo. A medida que se propagan, empeoran la inflamación. Este aumento de la inflamación puede desencadenar o empeorar afecciones inflamatorias, como enfermedades del corazón. La prevención de la enfermedad de las encías puede ayudar con su salud general. El cepillado regular, el uso de hilo dental y los exámenes dentales son la mejor manera de mantener la salud bucal bajo control.

Si ya tiene enfermedad de las encías, debe programar limpiezas periódicas con un periodoncista (un dentista especializado en enfermedades de las encías e inflamación oral). Hay pruebas sólidas de que controlar la enfermedad de las encías puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca.

Deje de estresarse

Controlar su estrés puede ayudar a reducir su riesgo de tener un ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. El estrés a menudo se asocia con la presión arterial alta. El estrés crónico expone su cuerpo a niveles elevados de hormonas del estrés, que tampoco es saludable.

Todos lidian con el estrés de manera diferente. La forma en que reacciona puede afectar directamente su salud. Existen ejercicios de respiración que pueden ayudarlo a procesar el estrés. La meditación también ha demostrado ser una forma efectiva de controlar el estrés. El ejercicio también es una excelente manera de lidiar con el estrés. Las malas formas de reaccionar ante el estrés son fumar, beber alcohol o dejar que interfiera con el sueño.

Aspectos a tener en cuenta

La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en los Estados Unidos. Las enfermedades cardíacas a menudo provocan un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Ataque cardíaco

Un ataque al corazón (también llamado infarto de miocardio) ocurre cuando se bloquea el flujo de sangre al corazón. Este bloqueo es causado por una acumulación de placa (grasa y colesterol). Durante un ataque cardíaco, parte del músculo cardíaco se daña; en ocasiones se destruye.

Los ataques cardíacos pueden ser fatales. Si tiene un ataque al corazón, cuanto más rápido reciba atención médica, más probabilidades tendrá de sobrevivir. El tratamiento para un ataque cardíaco varía. En función de la gravedad del ataque, su médico tal vez deba realizar una cirugía. Durante la cirugía, intentará limpiar o reparar la arteria bloqueada. Su médico también puede recetarle anticoagulantes y medicamentos para disminuir la presión arterial.

Accidente cerebrovascular

Un accidente cerebrovascular se produce cuando se bloquea el suministro de sangre al cerebro. Esto puede suceder cuando una vena está bloqueada o cuando estalla. El bloqueo interrumpe el suministro de oxígeno al cerebro, lo que hace que las células cerebrales mueran.

Los accidentes cerebrovasculares pueden ser fatales. Si sufre un accidente cerebrovascular, cuanto más rápido reciba atención médica, más probabilidades tendrá de sobrevivir. Además, la atención médica rápida puede ayudar a prevenir los efectos secundarios de un accidente cerebrovascular. Los efectos secundarios incluyen parálisis temporal o permanente y problemas del habla. El tratamiento depende del tipo de accidente cerebrovascular. En algunos casos, se requiere cirugía. Otras veces, el accidente cerebrovascular responde a los medicamentos.

Cuándo consultar con un médico

En función de su edad, debe someterse a exámenes regulares con su médico para controlar la presión arterial y el nivel de colesterol. Estos son dos indicadores de enfermedad cardíaca. Si le han diagnosticado una enfermedad cardíaca, su médico le recetará un plan de tratamiento que incluya un estilo de vida saludable. También es probable que incluya medicamentos recetados para ayudar a controlar el colesterol o la presión arterial alta.

Si cree que está teniendo un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, debe llamar al 911 de inmediato. Los síntomas de ataque cardíaco varían, pero los signos comunes incluyen:

  • Molestias en el pecho. Puede sentir tensión, presión o dolor en el centro del pecho. Suele durar más de unos minutos. A veces desaparece y vuelve.
  • Dolor en uno o ambos brazos. A veces este dolor no se limita a los brazos. Puede sentir dolor en la mandíbula, el cuello, la espalda o el estómago.
  • Náuseas. Este síntoma aparecerá de repente y puede parecer una indigestión.
  • Dificultad para respirar.
  • Sudores fríos.
  • Mareos.

Los síntomas de un accidente cerebrovascular a menudo son más fáciles de reconocer que los de un ataque cardíaco. De acuerdo con la AHA, esta es la forma de detectar un accidente cerebrovascular RÁPIDAMENTE:

  • Cara caída: ¿un lado de la cara se cae o está entumecido? Pídale a la persona que sonría. ¿La sonrisa de la persona es desigual?
  • Debilidad en un brazo: ¿tiene brazo débil o adormecido? Pídale a la persona que levante ambos brazos. ¿Uno de los brazos se inclina hacia abajo?
  • Dificultad para hablar: ¿le cuesta hablar? ¿La persona no puede hablar o es difícil entenderle? Pídale a la persona que repita una oración simple, como «El cielo es azul». ¿Puede repetir la oración correctamente?
  • Hora de llamar al 911: si alguien muestra alguno de estos síntomas, incluso si los síntomas desaparecen, llame al 911 y lleve a la persona al hospital de inmediato. Verifique la hora para saber cuándo aparecieron los primeros síntomas.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Puedo heredar una enfermedad cardíaca?
  • ¿A qué edad debo comenzar a tomarme en serio la salud de mi corazón?
  • ¿Cuál es el mejor indicador de enfermedad cardíaca?
  • ¿Realmente puedo prevenir la enfermedad cardíaca?
  • ¿Cuál es la mejor manera de evaluar la salud de mi corazón?
  • ¿Cómo puedo dejar de fumar?

Recursos

Institutos Nacionales de la Salud: La vida después de un ataque cardíaco

Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.: Mantenga su corazón saludable