Ejercitando su dedo después de una lesión

La mano humana tiene 27 huesos, 3 en cada dedo, excepto el pulgar, que tiene 2. Cuando se lastima un dedo, ya sea una lesión en uno de esos huesos o en las articulaciones, tejidos conectivos o tendones, su médico puede recomendarle que realice ejercicios con los dedos.

Hacer ejercicio con el dedo después de una lesión puede fortalecerlo y hacer que sea más fácil de mover. Sin embargo, no debe comenzar estos ejercicios hasta que su médico le diga que es seguro.

El camino hacia una mejor salud

Ejercitar su dedo lesionado todos los días, puede ayudar a combatir el dolor y aumentar la flexibilidad. Realizar estos ejercicios regularmente puede ayudar a que su dedo vuelva a su estado saludable:

Haga ejercicios: Rango de movimiento

Este ejercicio puede ayudarlo a enderezar el dedo, lo que facilitará el movimiento.

Para hacer este ejercicio, use su mano sana para enderezar y doblar lentamente el dedo lesionado. Manténgalo recto y luego dóblelo lentamente.

Haga ejercicios: Extensión del dedo

Este ejercicio también hace que sea más fácil enderezar el dedo.

Para hacer este ejercicio, coloque la mano lesionada sobre la mesa, con la palma hacia abajo. Levante un dedo por vez.

Haga ejercicios: Fortalecimiento del agarre

Este ejercicio puede fortalecer su dedo.

Para hacer este ejercicio, haga un puño con la mano lesionada y manténgalo presionado durante varios segundos. Puede hacer este ejercicio solo con su mano, o puede apretar una pelota (por ejemplo, una pelota suave para el «estrés» o una pelota de tenis). Si usa una pelota de tenis, haga un corte en el lado de la pelota para que sea más fácil de apretar.

Haga ejercicios: Recoger objetos

Este ejercicio puede mejorar las habilidades de motricidad fina, como escribir o atarse los zapatos.

Para hacer este ejercicio, recoja objetos pequeños como monedas, canicas o botones con el dedo lesionado y el pulgar.

Aspectos a tener en cuenta

Es posible que no pueda completar todos los ejercicios anteriores, o que mover el dedo de ciertas maneras en realidad empeore su lesión. No intente hacer un autodiagnóstico de su dedo. Consulte a su médico para saber qué es lo que está mal y qué puede hacer para mejorar.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuándo debo empezar a ver una mejoría?
  • ¿Qué debo hacer si comienzo a sentir que mi dedo está peor?
  • ¿Todos estos ejercicios son apropiados para mi lesión?
  • ¿Hay alguna actividad diaria que deba dejar de hacer mientras mi dedo se cura?
  • ¿Cuándo podré moverlo normalmente?