Cuídese antes del embarazo

Ya sea que esté planeando quedar embarazada activamente o no piense en ello, el cuidado previo a la concepción durante su edad fértil es esencial. Una razón es que aproximadamente la mitad de todos los embarazos en este país no son planificados. Y los embarazos no planificados corren un mayor riesgo de nacimiento prematuro y de bebés con bajo peso al nacer.

El cuidado previo a la concepción significa cuidar bien el cuerpo y la mente durante el periodo en que puede tener un hijo. Todos pueden beneficiarse de este estilo de vida saludable. Entonces, si está tratando de tener un bebé o simplemente tiene un presentimiento de que podría querer tenerlo en el futuro cercano, aquí hay algunas cosas en las que debe centrarse.

El camino hacia un mejor bienestar

Los siguientes son pasos importantes para prepararse para un embarazo lo más saludable posible.

Aumente el nivel de ácido fólico. El ácido fólico es una vitamina B que nuestro cuerpo usa para producir nuevas células. El ácido fólico es especialmente importante durante los momentos en que las células se dividen y crecen rápidamente, como durante el embarazo. Obtener el ácido fólico adecuado puede ayudar a prevenir dos defectos comunes y muy graves del tubo neural (DTN): la espina bífida y la anencefalia. Ambos ocurren muy temprano en el embarazo (tan pronto como de 3 a 4 semanas después de la concepción), que es antes de que muchas mujeres sepan que están embarazadas.

  • La anencefalia ocurre cuando un bebé nace sin la parte frontal del cerebro (cerebro anterior) y la parte del cerebro que piensa y coordina (cerebro). Las partes restantes del cerebro a menudo no están cubiertas por hueso o piel.
  • La espina bífida puede presentarse en cualquier lugar de la columna si la columna vertebral que protege la médula espinal no se forma y cierra correctamente. Esto a menudo daña la médula espinal y los nervios. La espina bífida puede causar discapacidades físicas e intelectuales que varían de leves a graves.

El Servicio de Salud Pública de los Estados Unidos y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que todas las mujeres en edad de procrear (entre 15 y 45 años de edad) consuman 0,4 mg (400 microgramos) de ácido fólico todos los días.

Programe una consulta previa a la concepción. Es importante controlar las condiciones crónicas antes de quedar embarazada. Identificarlas ahora puede aumentar sus posibilidades de tener un embarazo saludable tanto para usted como para su bebé. Su visita debe incluir conversaciones sobre lo siguiente:

  • Su historial médico y familiar:Si tiene ciertas condiciones, como diabetes, hipertensión, asma, trastornos convulsivos o fenilcetonuria materna, deberá aprender a controlarlas durante el embarazo.
  • Cualquier vacuna o refuerzo que pueda necesitar:Algunas vacunas se pueden administrar durante el embarazo, pero las vacunas contra la rubéola (sarampión alemán) y la varicela se deben administrar antes de quedar embarazada.
  • Todos los medicamentos de venta libre y recetados que toma: Esto incluye vitaminas, suplementos dietéticos y herbales. Ciertos medicamentos pueden causar defectos de nacimiento graves, así que asegúrese de mencionar todo lo que está tomando.

Deje de fumar y beber alcohol. Ambos pueden aumentar el riesgo de nacimiento prematuro, DTN, trastornos del espectro alcohólico fetal y síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Si necesita ayuda para detenerse, hable con su proveedor de atención médica sobre qué tipos de apoyo hay en su área. También puede llamar al 1-800-QUIT-NOW para conectarse con la “línea para dejar de fumar” de su estado. Para obtener ayuda con el abuso de drogas, el 1-800-662-HELP (4357) proporciona referencias a centros locales de tratamiento, grupos de apoyo y organizaciones comunitarias. Tener apoyo en el lugar aumentará sus posibilidades de dejar de fumar con éxito.

Llegue a un peso saludable. Tener sobrepeso puede hacer que sea más difícil concebir. También aumenta el riesgo de ciertos problemas durante el embarazo, incluida la hipertensión arterial, la diabetes gestacional, la muerte fetal y el aumento de las posibilidades de necesitar un parto por cesárea. Bajar de peso antes de quedar embarazada puede ayudar a mejorar sus posibilidades de concebir y dar a luz a un bebé sano.

La calculadora del índice de masa corporal (IMC) para adultos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades puede ayudarlo a determinar su IMC y determinar si está en el rango saludable. Hable siempre con su médico sobre la mejor manera de lograr sus objetivos de pérdida de peso.

Evite ciertos peces. Algunos peces, como el pez espada, los blanquillos, la caballa real y el tiburón, contienen un metal llamado metilmercurio. La exposición a este metal puede ser perjudicial para un feto en desarrollo. Si come regularmente estos peces, el metilmercurio puede acumularse en el torrente sanguíneo. Como puede llevar un tiempo bajar a un nivel seguro, evite estos cuatro tipos de pescado mientras piensa quedar embarazada.

Consumir otros pescados y mariscos está bien siempre que coma una variedad de diferentes tipos. Elija hasta 12 onzas (2 comidas promedio) por semana de una variedad de pescados y mariscos con bajo contenido de metilmercurio. Estos incluyen camarones, atún liviano enlatado, salmón, abadejo y bagre. Tenga en cuenta que el atún blanco tiene más metilmercurio que el atún “liviano” enlatado. Entonces, al elegir sus 2 comidas, puede comer hasta 6 onzas de atún blanco por semana.

Aspectos para tener en cuenta

El asesoramiento genético puede ser algo en lo que desee pensar si ciertas afecciones se dan en tu familia o en la de su pareja. También querrá saber si un miembro de su familia nació con una condición genética, un defecto congénito, un trastorno cromosómico o cáncer. Otras razones para ver a un asesor genético incluyen haber tenido problemas para quedar embarazada, experimentar varios abortos espontáneos, muertes de bebés o un defecto de nacimiento con un embarazo anterior. O si usted o su pareja son mayores de 35 años.

Un asesor genético puede reunirse con usted para analizar los posibles riesgos genéticos. En su cita, conversarán sobre su historial médico, familiar y de embarazo. El asesor le explicará las afecciones genéticas que pueden implicar un riesgo para sus futuros hijos dependiendo de su historial y le recomendará pruebas que pueden ayudar a diagnosticar cualquier condición. Una vez que reúna toda la información, usted y su pareja podrán tomar una decisión informada sobre si las pruebas genéticas son adecuadas o no para usted.

Preguntas para su médico

  • ¿Qué tipos de vitaminas debo tomar que incluyen suficiente ácido fólico?
  • ¿Hay algún alimento que no debería comer mientras intento quedar embarazada?
  • ¿Hay alguna actividad que no debería hacer mientras intento quedar embarazada?
  • ¿Podría alguna de mis afecciones de salud actuales afectar mi embarazo?
  • ¿Podría alguno de mis antecedentes (ETS, abortos espontáneos, abortos) afectar mi futuro embarazo?
  • ¿Cuándo debo dejar de usar la planificación familiar?

Recursos

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades: Planificación para el embarazo

Institutos Nacionales de Salud, MedlinePlus: Pasos por seguir antes de quedar embarazada