Cuídese antes del embarazo

Cuídese antes del embarazo

Ya sea que esté planificando activamente quedar embarazada o no esté pensando en ello todavía, el cuidado previo al embarazo durante sus años reproductivos es esencial. Una de las razones es porque casi la mitad de todos los embarazos en este país no son planificados. Y los embarazos no planificados tienen un mayor riesgo de parto prematuro y bebés con bajo peso al nacer.

Y, además, cualquier persona puede beneficiarse con el cuidado previo a la concepción. En esencia, significa tener un buen cuidado de su cuerpo y mente durante el período en el que puede tener un niño. Y la vida sana es buena para todos.

Si usted está tratando de tener un bebé o simplemente tiene un indicio de desear uno en un futuro próximo, éstas son algunas de las cosas en las que debe centrarse.

Camino hacia el bienestar

Si este es su primer, segundo o sexto hijo, los siguientes son pasos importantes para ayudarla a prepararse para el embarazo más saludable posible.

Aumente su nivel de ácido fólico. El ácido fólico es una vitamina B que nuestro cuerpo utiliza para producir nuevas células. El ácido fólico es especialmente importante en los momentos en los que las células se dividen y crecen rápidamente, por ejemplo durante el embarazo. Obtener el ácido fólico adecuado puede ayudar a prevenir dos defectos del tubo neural (DTN, por sus siglas en inglés) comunes y muy graves: espina bífida y anencefalia. Ambas ocurren muy temprano en el embarazo (a las 3 a 4 semanas después de la concepción), que es antes de que muchas mujeres ni siquiera sepan de que están embarazadas.

  • La anencefalia es cuando un bebé nace sin la parte frontal del cerebro (cerebro anterior) y la parte del pensamiento y la coordinación del cerebro (cerebro). Las partes restantes del cerebro a menudo no están cubiertas de hueso o piel.
  • La espina bífida puede ocurrir en cualquier lugar a lo largo de la columna vertebral, si la columna vertebral que protege la médula espinal no se forma y se cierra correctamente. Esto a menudo ocasiona un daño a la médula espinal y los nervios. La espina bífida puede causar discapacidades físicas e intelectuales que van de leves a severas.

El Servicio de Salud Pública y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. recomiendan que todas las mujeres en edad fértil (entre 15 y 45 años de edad) consuman 0.4 mg (400 microgramos) de ácido fólico todos los días.

Programe un chequeo antes del embarazo. Es importante tener cualquier afección crónica bajo control antes de quedar embarazada. Identificar las afecciones ahora puede ayudar a incrementar sus posibilidades de tener un embarazo saludable tanto para usted como para su bebé. Su visita debe incluir discusiones sobre:

  • Sus antecedentes médicos y familiares. Si usted tiene ciertas afecciones, como diabetes, hipertensión, asma, trastornos convulsivos o fenilcetonuria materna, tendrá que aprender a controlarlas durante su embarazo.
  • Vacunas o refuerzos que puede necesitar. Algunas vacunas pueden administrarse durante el embarazo, pero las vacunas contra la rubeola y la varicela deben administrarse antes de que quede embarazada.
  • Todo medicamento con y sin receta que usted tome, incluidos los suplementos dietéticos o a base de hierbas. Ciertos medicamentos pueden causar defectos congénitos graves, así que asegúrese de mencionar todo lo que esté tomando.

Deje de fumar y beber alcohol. Ambos pueden aumentar el riesgo de parto prematuro, defectos del tubo neural, trastornos del espectro alcohólico fetal y síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS, por sus siglas en inglés). Si necesita ayuda para dejar de beber o fumar, hable con su médico acerca de qué tipos de apoyos existen en su área. También puede llamar al 1-800-QUIT-NOW para que lo comuniquen con la “línea para dejar de beber o fumar” de su estado. Para obtener ayuda con el abuso de drogas, 1-800-662-HELP (4357) proporciona referencias a los servicios locales de tratamiento, grupos de apoyo y organizaciones comunitarias. Tener respaldo en su lugar aumentará sus posibilidades de dejar de fumar con éxito.

Llegue a un peso saludable. El exceso de peso puede hacer que sea más difícil concebir. También aumenta el riesgo de ciertos problemas durante el embarazo, incluidos presión arterial alta, diabetes gestacional, parto con muerte fetal y aumento de las posibilidades de un parto por cesárea. Perder peso antes de quedar embarazada puede ayudar a mejorar sus posibilidades de concebir y tener un bebé sano.

El índice de masa corporal de adultos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades puede ayudarla a determinar su índice de masa corporal y averiguar si está dentro del rango saludable. Si no es así, hable con su proveedor de atención médica acerca de la mejor manera de alcanzar sus metas de pérdida de peso.

Manténgase alejado de ciertos pescados. Algunos pescados, incluidos pez espada, blanquillo, caballa y tiburón contienen un metal llamado mercurio metílico. La exposición a este metal puede ser perjudicial para el feto en desarrollo. Si usted come regularmente estos peces, el mercurio metílico puede acumularse en el torrente sanguíneo. Ya que puede llevar un tiempo reducir el nivel a un nivel seguro, manténgase alejado de estos cuatro pescados mientras esté pensando en quedar embarazada.

Otros pescados y mariscos cocidos están bien siempre y cuando usted coma una variedad de diferentes tipos de pescados. Elija un máximo de 12 onzas (2 comidas promedio) por semana de una variedad de pescados y mariscos con un bajo contenido de mercurio metílico. Estos incluyen camarón, atún claro enlatado, salmón, abadejo, y bagre. Tenga en cuenta, el atún blanco tiene más mercurio metílico que el atún “claro” enlatado. Por lo tanto, al momento de elegir sus 2 comidas, puede comer hasta 6 onzas de atún blanco por semana.

Cuestiones a considerar

La asesoría genética puede ser algo sobre lo que usted quiera pensar si existen ciertas afecciones en su familia o en la familia de su pareja. También querrá saber si un miembro de su familia nació con una enfermedad genética, defecto congénito, trastorno cromosómico o cáncer. Otras razones para ver a un asesor genético incluyen haber tenido problemas para quedar embarazada, experimentando varios abortos naturales, muertes de lactantes o un defecto congénito con un embarazo anterior. O si usted o su pareja son mayores de 35 años.

Un asesor genético puede reunirse con usted para discutir los riesgos genéticos potenciales. En su cita, hablará sobre sus antecedentes médicos, familiares y de embarazo. El asesor explicará las enfermedades genéticas que sus futuros hijos puedan correr el riesgo de tener dependiendo de sus antecedentes y recomendará las pruebas que pueden ayudar a diagnosticar cualquier condición. Una vez que reúna toda la información, usted y su pareja pueden tomar una decisión informada acerca de si se justifican o no las pruebas genéticas.

Preguntas para su médico

  • ¿Qué tipos de vitaminas debo tomar que incluyen suficiente ácido fólico?
  • ¿Hay algún alimento que no debería comer mientras intento quedar embarazada?
  • ¿Hay alguna actividad que no debería hacer mientras intento quedar embarazada?
  • ¿Podría alguna de mis afecciones de salud actuales afectar mi embarazo?
  • ¿Podría alguno de mis antecedentes (enfermedad de transmisión sexual, abortos espontáneos, abortos) afectar mi futuro embarazo?
  • ¿Cuándo debería dejar de usar métodos anticonceptivos?

Anuncio