Enviar mensajes de texto y conducir

Es difícil ignorar la necesidad de leer o enviar un mensaje de texto ni bien parpadea su teléfono. Enviar mensajes de texto mientras conduce puede ser mortal para usted u otra persona. Nunca debe enviar mensajes de texto y conducir. Enviar mensajes de texto y conducir es parte de la conducción distraída (quitar la vista de la carretera, sus manos del volante, y su atención de la conducción).

Camino hacia una mayor seguridad

Evitar lesiones graves e incluso la muerte debido a enviar mensajes de texto mientras conduce se inicia con dejar el hábito. No es necesario leer ni responder a un mensaje de texto ni bien lo recibe. Puede esperar. Mejores alternativas a responder instantáneamente a un mensaje de texto incluyen:

  • Estacionar en un lugar seguro. Si usted está esperando un mensaje de texto importante antes de entrar en su vehículo, planifique a futuro dónde leer y responder. Esto significa conducir hacia el área de estacionamiento seguro más cercana. Si usted está conduciendo en un pueblo o ciudad, busque una playa de estacionamiento. Si está en la carretera, es posible que tenga que esperar un poco más para encontrar una salida que lo lleve una zona segura para estacionar. Nunca estacione a un lado de la carretera.
  • Dígale a sus amigos y familiares que no va a leer ni responder mensajes de texto mientras está conduciendo.
  • Nunca envíe mensajes de texto a otros si sabe que están manejando.
  • Firme un contrato con su nuevo conductor adolescente con respecto a no enviar mensajes de texto y conducir. Incluya una consecuencia y aplíquela si se entera que su hijo envía mensajes de texto mientras conduce.
  • Apague su teléfono o póngalo en silencio. Esto hará que sea más fácil resistir la tentación de ver su teléfono.
  • Obtenga ayuda de los pasajeros. Si usted está esperando un mensaje de texto importante, pídale a un pasajero (hijo, cónyuge, amigo) que lea y responda al mensaje por usted.
  • Ponga el teléfono en algún lugar el cual no pueda alcanzar. Póngalo lo suficientemente lejos como para que sea difícil de alcanzar. Tenga cuidado si intenta alcanzarlo mientras conduce, si regresa a los viejos hábitos.
  • Evite toda conducción distraída. Los mensajes de texto son sólo una parte de la conducción distraída. Comer, hablar por teléfono, escuchar música alta, intentar alcanzar algo dentro del vehículo, afeitarse y aplicarse maquillaje son ejemplos de conducción distraída.
  • Consulte las leyes estatales. Cada día, más y más estados están creando leyes estrictas sobre la conducción distraída.
  • Sea un buen ejemplo. Si desea enseñar a sus hijos pequeños y conductores adolescentes a no enviar mensajes de texto y conducir, dé el ejemplo. Guarde el teléfono cada vez que viaje y sea consistente. Es como mostrarle a sus hijos el uso del cinturón de seguridad abrochándolo antes de viajar en el automóvil.
  • Anime a sus hijos a contarle si un amigo o familiar está enviando mensajes de texto mientras conduce. Asegúrese de decirle algo a esa persona. Si es necesario, no permita que su niño viaje con esa persona en el futuro. No tenga miedo o vergüenza de tocar el tema con cualquier persona que conduzca con su hijo a bordo. Es demasiado importante como para no hacerlo.

Aspectos a tener en cuenta

  • Si lo descubren enviando mensajes de texto mientras conduce, puede estar sujeto a una multa o incluso pena de cárcel. Esto es especialmente cierto si el accidente resulta en la lesión o muerte de otra persona.
  • Los daños a su vehículo también son caros. Incluso un accidente menor a causa de enviar mensajes de texto mientras conduce puede ser costoso de reparar. Mientras más grave es el daño, mayor será el costo de la reparación.
  • Las tasas de los seguros aumentan para una persona que envía mensajes de textos mientras conduce. Esto puede significar un aumento notable en sus gastos mensuales. Esto es especialmente cierto si el conductor es menor de 21 años.
  • Perder su licencia es perder su libertad. Si usted es acusado de enviar mensajes de texto mientras conduce, es probable que pierda su licencia por un período de tiempo. Esto depende del estado en el que vive. Puede que no parezca como una consecuencia grave. Pero cuando necesita llegar a la escuela, al trabajo o a algún lugar divertido, y no tiene un conductor, puede ser un problema real.
  • Enviar mensajes de texto y conducir se da a cualquier edad. Sin embargo, los conductores adolescentes y adultos jóvenes presentan un mayor riesgo de este comportamiento.