Descripción general

¿Pueden ser peligrosos los vómitos y la diarrea?

Los vómitos y la diarrea (evacuaciones intestinales líquidas y frecuentes) pueden ser dañinos debido a que pueden provocar deshidratación. La deshidratación ocurre cuando se pierden demasiados líquidos. Los niños pequeños y los adultos mayores pueden deshidratarse rápidamente, pero la deshidratación puede suceder a cualquier edad.

Señales de deshidratación

  • Poca orina o falta de orina, o bien, orina más oscura de lo normal
  • Orinar con menos frecuencia de lo normal (menos de 6 pañales mojados al día para bebés y para niños, 8 horas o más sin haber orinado)
  • Sed (los bebés podrían mostrarse sedientos y lo comunican llorando, estando irritados y con ansias de beber lo que se les ofrezca)
  • Irritabilidad
  • No comer como es usual
  • Pérdida de peso
  • Boca seca
  • No tienen lágrimas cuando lloran
  • En los bebés menores de 18 meses de edad, las fontanelas hundidas en su cabeza
  • La piel no es tan elástica como lo normal
  • Somnolencia

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa de los vómitos y la diarrea?

Los vómitos y la diarrea pueden ser causados por un sinnúmero de cosas, como, virus, bacterias, parásitos, algunos medicamentos, o alguna condición médica. Los alimentos difíciles de digerir (como, demasiados dulces) y, las carnes y pescados que no están bien cocidos (crudo o parcialmente crudo) también pueden ocasionar vómitos y diarrea.

Tratamiento

¿Cómo prevenir la deshidratación?

Cualquier persona que haya tenido varios episodios de vómitos o diarrea necesitará reemplazar los líquidos y electrolitos que ha perdido.

  • Para bebés: si está amamantando, continúe dándole leche materna a su bebé. La leche materna tiene los fluidos y electrolitos necesarios para prevenir una deshidratación. Es posible que su médico también quiera que le dé a su bebé una solución oral de rehidratación (ORS). Si alimenta a su bebé con fórmula, trate de cambiar a una fórmula sin lactosa mientras su bebé esté enfermo. La lactosa empeora la diarrea. Es posible que su médico también le recomiende que cambie la fórmula por una ORS durante unas 12 a 24 horas, y que luego regrese a la fórmula.
  • Para niños pequeños: Use una ORS que contenga la mezcla correcta de sal, azúcar, potasio y otros nutrientes para ayudar a reemplazar los líquidos corporales perdidos. Los niños mayores de 1 año de edad también podrían tomar sopas claras, refrescos o jugos claros mezclados con agua en partes iguales para ayudar a prevenir la deshidratación. Debe evitar darle a su hijo agua pura y bebidas carbonatadas. El agua pura no contiene suficientes sales y nutrientes para ayudar a la deshidratación. Las bebidas carbonatadas regularmente tienen un alto contenido de azúcar y pueden irritar el estómago de su niño.
  • Para adultos y adultos mayores: para reemplazar los líquidos perdidos debido a los vómitos y la diarrea, los adultos y las personas mayores deberán tratar de tomar al menos 7 vasos de 8 onzas de agua al día. Los adultos mayores también pueden tomar ORS o reemplazar líquidos en la comida para ayudar a reponer los líquidos perdidos.

¿Qué es una ORS?

Una solución de rehidratación oral, u ORS, es una muy buena forma de reemplazar los líquidos y nutrientes perdidos por los vómitos y la diarrea. La ORS es segura para los bebés, niños y adultos. Las ORS pueden tener diferentes presentaciones, que incluyen entre otros, un polvo que se mezcla con agua, un líquido ya mezclado y paletas congeladas. Entre las marcas de ORS se encuentra el Pedialyte, Ricelyte, Rehydralyte y la solución de rehidratación oral de la Organización Mundial de la Salud (WHO-ORS). Estos se pueden comprar en la mayoría de supermercados y farmacias.

Si usa una ORS para los vómitos, intente administrar pequeñas cantidades de ORS frecuentemente, como por ejemplo 1 cucharadita cada minuto. Si la persona es capaz de mantener el líquido en el estómago, aumente lentamente la cantidad que le administra. Si después de darle la ORS la persona vomita, espere entre 30 y 60 minutos después del último vómito y entonces dele algunos sorbos de ORS. Es más probable que pueda retener pequeñas cantidades cada pocos minutos que una gran cantidad de una sola vez. Cuando la persona deja de vomitar, puede aumentar las cantidades de ORS que le administra cada vez y puede agregar consomés o refrescos claros. Recuerde, es menos probable que pequeñas cantidades de líquidos causen malestar estomacal. Si una persona tiene únicamente diarrea y no está vomitando, puede tomar ORS o cualquier otro líquido, según sea necesario. Es posible que su médico le pida que lleve un registro de qué cantidad de líquidos ha bebido el niño o el adulto mayor. Puede usar un gotero, una cuchara o una taza medidora para facilitar el registro de este.

¿Debo administrar un medicamento para detener los vómitos y la diarrea?

Probablemente no. Los vómitos y la diarrea normalmente no duran mucho tiempo. Si estos son causados por una infección, los vómitos y la diarrea son la forma en que el cuerpo elimina la infección. Es posible que administrar medicamentos para detener los vómitos y la diarrea pueden realidad interferir con los esfuerzos que hace el cuerpo para sanar. Normalmente, tampoco los antibióticos son necesarios. Hable con su médico familiar si cree que usted o su hijo necesitan medicamentos.

Complicaciones

¿Cómo sé que mi hijo o mi ser querido están deshidratados?

Es difícil saber cuándo una persona está deshidratada. Normalmente, al momento en el que la persona tiene señales de deshidratación, es porque ha estado deshidratado durante algún tiempo. Si observa cualquiera de las siguientes señales de deshidratación, especialmente en bebés, niños y en adultos mayores, hable con su médico. Si la deshidratación es severa, su ser querido podría necesitar que le administren fluidos de forma intravenosa (por una vena a través de un tubo intravenoso) para reemplazar los líquidos perdidos mientras tuvo vómitos y diarrea.

¿Cuándo debo llamar a un médico?

Llame a su médico si los vómitos y la diarrea no parecen mejorar, o si la persona que tiene vómitos y/o diarrea:

  • Es menor de 6 meses de edad.
  • Es mayor de 6 meses de edad y tiene una fiebre mayor a 101.4 °F.
  • Tiene señales de deshidratación (consulte el cuadro que aparece anteriormente).
  • Ha estado vomitando por más de 8 horas o está vomitando con mucha fuerza.
  • Hay sangre en sus heces.
  • Vomita sangre.
  • No ha orinado en 8 horas.
  • Podría haber ingerido algo que podría ser venenoso.
  • Tiene el cuello rígido o un dolor de cabeza severo.
  • Está apática o inusualmente somnolienta.
  • Ha tenido dolor abdominal por más de 2 horas.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Los vómitos y la diarrea pueden ser signos de otra afección de la salud?
  • ¿Qué medicamentos, si los hay, pueden ayudar a tratar los vómitos y la diarrea?
  • ¿Qué debo hacer si pienso que mi hijo tiene intoxicación alimentaria?
  • Mi hijo tiene diarrea frecuente. ¿Debo estar preocupado?
  • Mi hijo tiene diarrea en ocasiones. ¿Debo estar preocupado?
  • ¿Qué debo hacer si mi hijo no come ni bebe nada cuando está vomitando o tiene diarrea?