Depresión posparto (PPD)

¿Qué es la depresión posparto?

La depresión posparto (DPP) es una enfermedad mental que afecta a las mujeres después de dar a luz. Para algunas mujeres, es normal sentir depresión posparto durante unas semanas después del parto. Con la depresión posparto, los sentimientos de tristeza, soledad, inutilidad, inquietud y ansiedad duran mucho más que unas pocas semanas.

Después de tener un bebé, varias mujeres tienen cambios de humor. Un minuto se sienten felices y al siguiente minuto comienzan a llorar. Pueden sentirse un poco deprimidas, tener dificultades para concentrarse, perder el apetito o descubrir que no pueden dormir bien, incluso cuando el bebé está dormido. Por lo general, estos síntomas comienzan aproximadamente de 3 a 4 días después del parto y pueden durar varios días.

Si es una nueva madre y tiene alguno de estos síntomas es posible que tenga depresión posparto. La depresión posparto se considera una parte normal de la maternidad temprana y generalmente desaparece dentro de los 10 días posteriores al parto.

 ¿Cuáles son los síntomas de la depresión postparto?

Los síntomas de la depresión posparto afectan su calidad de vida e incluyen:

  • Sentirse triste o deprimida a menudo.
  • Sollozo y llanto con frecuencia.
  • Sentirse inquieta, irritable o ansiosa.
  • Pérdida de interés o placer por la vida.
  • Pérdida del apetito.
  • Menos energía y motivación para hacer las cosas.
  • Dificultad para dormir, que incluye problemas para conciliar el sueño, problemas para permanecer dormida o dormir más de lo habitual.
  • Sentirse inútil, incompetente o culpable.
  • Pérdida o aumento inexplicable de peso.
  • Sentir que la vida no vale la pena.
  • Mostrar poco interés en su bebé.
  • No sentirse conectada a su bebé.

Aunque varias mujeres se deprimen inmediatamente después del parto, algunas no comienzan a sentirse deprimidas hasta varias semanas o meses después. La depresión que ocurre dentro de los 6 meses posteriores al parto puede ser depresión posparto.

En casos raros, una mujer puede desarrollar psicosis posparto. Esta es una enfermedad muy grave. Incluye todos los síntomas de la depresión posparto, así como pensamientos de lastimarse a sí misma o lastimar al bebé.

 ¿Qué causa la depresión posparto?

La causa exacta no se conoce. Los niveles hormonales cambian durante el embarazo e inmediatamente después del parto. Esos cambios hormonales pueden producir cambios químicos en el cerebro. Esto juega un papel en la causa de la depresión.

La depresión posparto es más probable que ocurra si ha tenido alguno de los siguientes síntomas:

  • Depresión posparto previa.
  • Depresión no relacionada con el embarazo.
  • Síndrome premenstrual (SPM) grave.
  • Matrimonio o relación difícil o muy estresante.
  • Pocos familiares o amigos con los que hablar o con los que puede contar.
  • Eventos estresantes en la vida durante el embarazo o después del parto (como una enfermedad grave durante el embarazo, un parto prematuro o un parto difícil).

 ¿Cómo se diagnostica la depresión posparto?

Programe una consulta con su médico si sospecha que tiene depresión posparto. Su médico le preguntará acerca de sus síntomas y sentimientos. Le preguntará cuánto tiempo ha estado deprimida. Su médico puede pedirle que complete un cuestionario sobre su depresión o puede ordenar un análisis de sangre para verificar sus niveles hormonales.

 ¿Se puede prevenir o evitar la depresión posparto?

La depresión posparto no puede prevenirse ni evitarse. Sin embargo, si tiene antecedentes de depresión o de depresión posparto después de que dio a luz a sus otros hijos, puede prepararse. La preparación puede incluir mantener la mente y el cuerpo saludables. Coma saludablemente durante su embarazo, haga ejercicio y aprenda estrategias para reducir el estrés. Una vez que nazca su bebé, manténgase alejada del alcohol y la cafeína. Continúe tomando decisiones para tener un estilo de vida saludable. Consulte a su médico a inicios del embarazo o antes de dar a luz si le preocupa desarrollar depresión posparto.

Además, la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda exámenes de detección de depresión en la población adulta general. Esto incluye a mujeres embarazadas y mujeres que han dado a luz. Los esfuerzos de los exámenes de detección deben centrarse en garantizar un diagnóstico preciso, un tratamiento efectivo y un seguimiento adecuado.

 Tratamiento de la depresión posparto

La depresión posparto se trata como cualquier otra depresión. El apoyo, el asesoramiento (terapia de conversación) y los medicamentos recetados (antidepresivos) pueden ayudar. Hable con su médico sobre cuál es el mejor tratamiento para usted. Si tiene pensamientos sobre lastimarse o lastimar a su bebé, busque ayuda de inmediato. Llame a una línea directa de suicidio, a un amigo, a un familiar o al 911.

Si está amamantando hable con su médico sobre los beneficios y riesgos de tomar un antidepresivo. Varios medicamentos antidepresivos son seguros para los bebés lactantes. Su médico puede decidir qué medicamento puede usar mientras amamanta a su bebé.

Lo más importante, no asuma que no hay nada que pueda hacer si sufre de depresión posparto. La ayuda está a su disposición y usted puede mejorar.

 Vivir con depresión posparto

Sentirse deprimida no significa que sea una mala persona. No significa que haya hecho algo malo o que se lo haya buscado. Tampoco significa que no ame a su bebé. Si ha dado a luz recientemente y se siente triste, deprimida, ansiosa, irritable, cansada, o tiene cualquiera de los otros síntomas de la depresión posparto, recuerde que muchas otras mujeres han tenido la misma experiencia.

No está «perdiendo la razón» ni «volviéndose loca». No debería sentir que solo tiene que padecerla. Estas son algunas actividades que puede hacer que otras madres con depresión posparto han encontrado útiles:

  • Encuentre a alguien con quien hablar y cuéntele sus sentimientos.
  • Póngase en contacto con personas que pueden ayudarla con el cuidado de los niños, las tareas domésticas y los mandados. Esta red de soporte la ayudará a encontrar tiempo para que pueda descansar.
  • Encuentre tiempo para hacer algo para usted misma, incluso si solo son 15 minutos al día. Intente leer, hacer ejercicio (caminar es excelente para la salud y es fácil de hacer), tomar un baño o meditar.
  • Lleve un diario todos los días. Escriba sus emociones y sentimientos. Esta es una manera de expresar sus pensamientos y frustraciones. Una vez que comience a sentirse mejor, puede regresar y volver a leer su diario. Esto le ayudará a ver cómo ha mejorado.
  • Celebre los pequeños logros. Incluso si solo puede hacer una cosa en un día determinado, recuerde que este es un paso en la dirección correcta. Puede haber días en que no logre hacer nada. Intente no enojarse consigo misma cuando esto suceda.
  • Está bien sentirse abrumada. El parto trae varios cambios y la crianza de los hijos es un desafío. Cuando se sienta extraña, estos cambios pueden parecer demasiado difíciles de manejar.
  • No se espera que sea una supermamá. Sea honesta sobre lo que puede hacer. Pídale a otras personas que la ayuden cuando lo necesite.
  • Encuentre un grupo de apoyo en su área. Pueden ponerla en contacto con personas cercanas a usted que tienen experiencia con la depresión posparto.
  • Hable con su médico sobre cómo se siente. Le puede ofrecer asesoramiento o medicamentos que pueden ayudar.

 Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Tendré que tomar antidepresivos de por vida?
  • Si tomo medicamentos, ¿tendré problemas para dejar de tomarlos cuando me sienta mejor?
  • ¿Cómo sabré si el medicamento me está haciendo sentir mejor o si naturalmente estoy mejorando?
  • ¿Tendré depresión posparto con cada embarazo?
  • ¿A quién debo llamar si tengo pensamientos suicidas o de lastimar a mi bebé?