Depresión posparto (PPD)

Depresión posparto (PPD)

¿Qué es depresión posparto?

La depresión posparto (PPD) es una enfermedad mental que afecta a las mujeres después del parto. Para algunas mujeres, es normal sentir “nostalgia posparto” durante unas semanas después de dar a luz. En la depresión posparto, los sentimientos de tristeza, soledad, inutilidad, inquietud y ansiedad duran mucho más que unas pocas semanas.

Después de tener un bebé, muchas mujeres experimentan cambios de humor. En un momento se sienten felices y al minuto siguiente empiezan a llorar. Pueden sentirse un poco deprimidas, tener dificultades para concentrarse, perder el apetito o darse cuenta de que no pueden dormir bien, incluso cuando el bebé duerme. Por lo general, estos síntomas comienzan alrededor de 3 a 4 días después del parto y pueden durar varios días.

Si usted es una madre primeriza y tiene alguno de estos síntomas, es posible que sufra de depresión posparto. La “nostalgia posparto” se considera una parte normal de la maternidad temprana y por lo general desaparece dentro de 10 días después del parto.

Síntomas de la depresión posparto

Algunas mujeres se sienten mejor en pocas semanas. Otras se sienten deprimidas o no se sienten como “ellas mismas” durante muchos meses. Las mujeres que tienen síntomas de depresión más graves o que han tenido depresión en el pasado pueden tardar más en recuperarse.

Los síntomas de la depresión posparto afectan su calidad de vida e incluyen:

  • Sentirse triste o abatida a menudo.
  • Llanto frecuente o lágrimas.
  • Sentirse inquieta, irritable o ansiosa.
  • Pérdida de interés o placer en la vida.
  • Pérdida del apetito.
  • Menos energía y motivación para hacer las cosas.
  • Dificultad para dormir, incluyendo problemas para conciliar el sueño, dificultad para quedarse dormida, o dormir más de lo habitual.
  • Sentirse inútil, sin esperanza o culpable.
  • Pérdida o ganancia de peso inexplicable.
  • Sentir que no vale la pena vivir la vida.
  • Mostrar poco interés en su bebé.

Aunque muchas mujeres se deprimen justo después del parto, algunas mujeres no empiezan a sentirse deprimidas hasta varias semanas o meses después. Una depresión que ocurre dentro de los 6 meses del parto puede ser considerada depresión posparto.

En casos raros, una mujer puede desarrollar psicosis posparto. Esta es una enfermedad muy grave. Incluye todos los síntomas de la depresión posparto, así como pensamientos de lastimarse a sí misma o lastimar al bebé.

¿Qué causa la depresión posparto?

La causa exacta se desconoce. Los niveles hormonales cambian durante el embarazo y después del parto. Esos cambios hormonales pueden producir cambios químicos en el cerebro. Esto es parte de las causas de la depresión.

Es más probable que padezca depresión posparto si usted ha tenido alguno de los siguientes síntomas:

  • posparto anteriormente.
  • Depresión no relacionada con el embarazo.
  • Síndrome premenstrual severo (PMS).
  • Un matrimonio o una relación difícil o muy estresante.
  • Pocos familiares o amigos con quienes hablar o buscar apoyo.
  • Eventos de vida estresantes durante el embarazo o después del parto (como enfermedad grave durante el embarazo, parto prematuro o parto difícil).

¿Cómo se diagnostica la depresión posparto?

Programe una visita con su médico si sospecha que tiene depresión posparto. Su médico hablará con usted acerca de sus síntomas y sentimientos. Le preguntará cuánto tiempo se ha sentido deprimida. Es posible que su médico le pida que complete un cuestionario sobre su depresión y que solicite un análisis de sangre para verificar sus niveles hormonales.

¿Se puede prevenir o evitar la depresión posparto?

La depresión posparto no puede prevenirse ni evitarse. Sin embargo, si usted tiene antecedentes de depresión o de depresión posparto después de dar a luz a otros niños, puede prepararse. La preparación podría incluir mantener la mente y el cuerpo sanos. Coma de manera saludable durante su embarazo, haga ejercicio y aprenda estrategias de reducción del estrés. Una vez que nace el bebé, manténgase alejada del alcohol y la cafeína. Continúe tomando decisiones de estilo de vida saludable. Consulte a su médico temprano en su embarazo o antes de dar a luz si le preocupa desarrollar depresión posparto.

Además, la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP) recomienda llevar a cabo pruebas de detección de depresión en la población adulta en general. Esto incluye mujeres embarazadas y que ya han dado a luz. Los esfuerzos de detección deben centrarse en asegurar un diagnóstico preciso, un tratamiento efectivo y un seguimiento adecuado.

Tratamiento para la depresión posparto

La depresión posparto se trata como cualquier otra depresión. El apoyo, la orientación (terapia de diálogo) y los medicamentos recetados (antidepresivos) pueden ayudar. Hable con su médico sobre qué tratamiento es mejor para usted. Si tiene pensamientos de hacerse daño a usted misma o a su bebé, busque ayuda de inmediato. Llame a una línea directa de suicidio, a un amigo, a un miembro de su familia o al 911.

Si está amamantando, hable con su médico acerca de los beneficios y riesgos de tomar un antidepresivo. Muchos medicamentos antidepresivos son seguros para los lactantes. Su médico puede decidir qué medicamento puede tomar mientras amamanta a su bebé.

Lo más importante, no asuma que no hay nada que pueda hacer si está sufriendo de depresión posparto. La ayuda está disponible y puede sentirse mejor.

Vivir con depresión posparto

Sentirse deprimido no significa que usted es una mala persona. No significa que usted hizo algo malo o que sucede por su culpa. Si ha dado a luz recientemente y se siente triste, abatida, ansiosa, irritable, cansada o tiene cualquiera de los otros síntomas de la depresión posparto, recuerde que muchas otras mujeres han tenido la misma experiencia.

No está “perdiendo la cabeza” o “volviéndose loca”. No debería sentir que tan solo debe atravesar esa fase. He aquí algunas cosas que puede hacer que otras madres con depresión posparto han encontrado útiles:

  • Encuentre a alguien con quien hablar y cuéntele a esa persona acerca de lo que está sintiendo.
  • Comuníquese con personas que puedan ayudarla con el cuidado de los niños, las tareas domésticas y los recados. Esta red de apoyo la ayudará a encontrar algo de tiempo para usted misma para que pueda descansar.
  • Encuentre tiempo para hacer algo por sí misma, aunque sea solo unos 15 minutos al día. Trate de leer, hacer ejercicio (caminar es excelente para su salud y es fácil de hacer), tomar un baño o meditar.
  • Mantenga un registro diario. Escriba sus emociones y sentimientos. Esta es una manera de dejar salir sus pensamientos y frustraciones. Una vez que empiece a sentirse mejor, puede volver y releer su diario. Esto le ayudará a ver cuánto ha mejorado.
  • Celebre los pequeños logros. Incluso si solo puede lograr una cosa en un día determinado, recuerde que ese es un paso en la dirección correcta. Puede haber días en los que no pueda hacer nada. Trate de no enojarse consigo misma cuando esto sucede.
  • Está bien sentirse abrumada. El parto trae muchos cambios y la crianza de los hijos es un desafío. Cuando no se siente bien, estos cambios pueden parecer más de lo que puede manejar.
  • No se espera que sea una super mamá. Sea honesta acerca de cuánto puede hacer. Pídale a otras personas que la ayuden cuando lo necesite.
  • Encuentre un grupo de apoyo en su área. Pueden ponerla en contacto con personas cercanas a usted que tengan experiencia con la depresión posparto.
  • Hable con su médico acerca de cómo se siente. Puede ofrecer orientación y/o medicamentos que pueden ayudar.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Tendré que tomar antidepresivos para toda la vida?
  • Si tomo medicamentos, ¿me costará dejar el medicamento cuando me sienta mejor?
  • ¿Cómo sabré si el medicamento me está haciendo sentir mejor o si estoy mejorando naturalmente?
  • ¿Tendré depresión posparto con cada embarazo?
  • ¿A quién debo llamar si tengo pensamientos de suicidio o de dañar a mi bebé?

Anuncio