Acaparamiento compulsivo

El acaparamiento compulsivo es un trastorno de ansiedad. Una persona con este trastorno es incapaz de deshacerse de las cosas, incluso de cosas sin valor. Estas podrían incluir recortes de periódico, recibos antiguos, contenedores, incluso basura. Una persona diagnosticada con este trastorno llega a un extremo para guardar cosas. No pueden tirar o donar artículos. Este trastorno puede interferir con las relaciones de una persona en el hogar y en el trabajo. Puede llevar a condiciones inseguras en su hogar. Incluso puede convertirse en un peligro de incendio.

Acaparar compulsivamente es diferente a coleccionar. Los coleccionistas guardan cosas de valor. Esto podría incluir monedas, carros antiguos y otras cosas que pueden vender o exhibir. El trastorno de acaparamiento es más común en hombres que en mujeres. Puede ser hereditario. Es común en adultos mayores de 55 años.

Los síntomas de acaparamiento compulsivo pueden incluir:

  • problemas para deshacerse de cosas que ya no necesita o usa;
  • la idea de deshacerse de las cosas le causa estrés excesivo;
  • su casa está arruinada o es insegura debido a los artículos que guarda;
  • amigos y familiares notan el problema;
  • el problema interfiere con las relaciones;
  • se tiene una percepción de que conservar las cosas lo mantendrá a salvo;
  • no estar de acuerdo con otros acerca de estar acaparando.

Camino hacia el bienestar mejorado

El tratamiento de un trastorno de acaparamiento compulsivo requiere de la ayuda de un proveedor de salud mental. Este querrá reunirse regularmente. Esto ayudará a su proveedor a conocer su situación, cómo enfrentarla, los desafíos de su vida y otras cosas.

Su proveedor puede hacerle una serie de preguntas, que incluyen:

  • ¿Tiene problemas para deshacerse de cosas (vender, reciclar o desechar)?
  • ¿Su desorden le impide caminar con facilidad y seguridad en su hogar?
  • ¿Con qué frecuencia añade cosas al desorden en su hogar?
  • ¿El comportamiento de acaparamiento ha afectado su hogar, trabajo o relaciones?
  • ¿Cuánta angustia le causa este comportamiento?

Las personas a quienes se les diagnostica un trastorno de acaparamiento pueden no reconocerlo. Es posible que no lo admitan, incluso ante el desorden mismo.

No existe un medicamento para tratar un trastorno de acaparamiento compulsivo. La terapia cognitiva conductual (terapia de diálogo) es el tratamiento común.

La terapia de diálogo le enseña a:

  • identificar y cambiar los pensamientos o creencias que asocia a guardar cosas;
  • ignorar el impulso de adquirir más cosas;
  • ordenar las cosas que tiene y decidir cuáles desechar;
  • desarrollar otros métodos de afrontamiento;
  • evitar el aislamiento social;
  • motivarse para mejorar el bienestar emocional;
  • asistir a reuniones familiares y grupales;
  • mantener el apoyo regular de su proveedor de salud mental.

Los amigos y familiares que brindan apoyo pueden hacer la diferencia. Son útiles para eliminar el desorden.

Cuestiones a considerar

El trastorno de acaparamiento compulsivo puede causar problemas con las relaciones, su vida social y el trabajo. También puede poner en riesgo su salud y seguridad. Esto lo expone a incendios, caídas y violaciones del código de salud. También contribuye al aislamiento y a la soledad. Evita que sus amigos y familiares entren en su casa. Puede interferir con las tareas cotidianas, como la cocina y la higiene.

Un trastorno de acaparamiento puede contribuir a la indecisión, el perfeccionismo, la dilación, la desorganización y la distracción.

El trastorno de acaparamiento compulsivo se asocia con otros trastornos mentales. Estos incluyen depresión, ansiedad, déficit de atención/hiperactividad, trastorno obsesivo compulsivo o abuso de sustancias.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuándo el desorden es demasiado?
  • ¿Cuánta terapia necesito para un trastorno de acaparamiento?
  • ¿Cómo puedo hacer que un amigo o familiar vea a un proveedor de salud mental?
  • ¿Qué debo hacer si vivo con una persona que tiene un trastorno de acaparamiento?