Diagnóstico de salud mental: ¿qué sigue?

Puede ser abrumador recibir un diagnóstico de cualquier afección, incluida la salud mental. Existen muchas cosas para tener en cuenta. Es importante tomarse el diagnóstico en serio y comenzar a actuar. Tome un respiro y tenga la esperanza de que puede mejorar.

El camino hacia una mejor salud

A continuación se detallan los pasos que puede seguir después de recibir un diagnóstico de salud mental.

  • Procese la información. Debe darse tiempo para pensar en lo que dijo su médico. El diagnóstico puede causar emociones nuevas o más fuertes. Puede estar enojado, asustado, aliviado, avergonzado, triste o en negación. Reconozca estos sentimientos, para que pueda analizarlos mejor.
  • Construya una red de apoyo. Recibir un diagnóstico no significa que deba ir a gritarlo desde la azotea. Sin embargo, debe decirle a quienes lo rodean. Ellos pueden proporcionar ayuda emocional y física.
  • Infórmese. Antes de su diagnóstico, puede o no haber sabido mucho sobre su afección. Ahora es el momento de investigar y aprender todo lo que pueda. ¿Cuáles son los aspectos médicos de su afección? ¿Qué opción de tratamiento tiene? Si necesita medicamentos, ¿cuáles son sus efectos secundarios? ¿Cuáles son los resultados esperados? Hable más con su médico y solicite otros recursos útiles.
  • Verifique su diagnóstico. Algunas personas eligen obtener una segunda opinión. No debería sentirse mal por esto. Explique a su médico que quiere estar seguro antes de comenzar el tratamiento.
  • Busque tratamiento. Al aceptar su diagnóstico, debe hablar con su médico sobre las opciones de tratamiento. No suponga que puede mejorar solo. Averigüe lo que es mejor para usted y su afección. Las opciones pueden incluir: medicamento, asesoramiento, terapia, grupos de apoyo y/u otros programas. El tratamiento puede ayudar a controlar, reducir o eliminar los síntomas. También puede mejorar bastante su calidad de vida. Además, debe hablar con su seguro. Le informarán sobre su plan (qué tratamientos pueden estar cubiertos) y los costos.
  • Adapte su estilo de vida. Además del tratamiento, existen cambios en el estilo de vida que puede hacer para ayudar a controlar su afección. Si está estresado o ansioso en el trabajo, hable con su jefe sobre cómo adaptarse para satisfacer sus necesidades. Esto no significa que necesiten saber todo sobre su problema, pero puede ayudar. Para muchas personas, una dieta saludable y ejercicio pueden hacer que se sientan mejor. Comenzar a tener un pasatiempo o una actividad también puede ayudar. Tómese un tiempo para descansar, relajarse y recuperarse emocional, física y espiritualmente.

Aspectos a tener en cuenta

Las afecciones de salud mental a menudo tienen un estigma. A veces, esto puede evitar que las personas que tienen un problema actúen. Recuerde que no está solo. La enfermedad mental es común y hay muchas personas que pueden ayudar. No tenga miedo ni se avergüence de buscar atención y apoyo. El tratamiento puede ayudarlo a superar una enfermedad mental.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo sé si tengo una afección de salud mental?
  • ¿Este es un problema temporal o permanente?
  • ¿Dónde puedo ir para saber más sobre mi afección? ¿Qué recursos recomienda?
  • ¿Mi afección de salud mental me pone en riesgo de otros problemas?
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿Voy a necesitar tratamiento por el resto de mi vida?
  • ¿Qué puedo hacer en casa para ayudar en mi recuperación?
  • ¿Dónde puedo encontrar apoyo que me ayude a enfrentar mi problema?
  • ¿Cómo puedo explicar a los demás mi afección de salud mental?