Seguridad en el manejo de las armas para niños

El camino hacia un mayor bienestar

Las historias sobre la violencia armada y los accidentes aparecen habitualmente en las noticias. En los Estados Unidos, aproximadamente un tercio de las familias con niños menores de 12 años tienen un arma de fuego en casa. Incluso si usted no tiene un arma, probablemente conozca a alguien que tenga. Antes de que sus hijos visiten otro hogar, pregunte a los adultos si hay un arma en la casa. Esto incluye las casas de amigos, familiares o incluso la de una niñera. Si tienen un arma en la casa, pregunte si está descargada y debidamente guardada. Esto puede parecer una conversación incómoda, pero es importante dar prioridad a la seguridad de su hijo.

Si tiene un arma en el hogar, asegúrese de educar a sus hijos. Tome todas las precauciones. Hable con frecuencia con sus hijos sobre qué hacer si encuentran un arma, incluso si no están seguros de si es real o un juguete. Enséñeles a recordar estas palabras y acciones si ven un arma:

  • ¡Detente!
  • ¡No la toques!
  • ¡Aléjate!
  • ¡Díselo a un adulto!

Asegúrese de que sus hijos sepan que es muy importante abandonar el área donde está el arma para que nadie más les haga daño accidentalmente. Dígales que hay una manera segura de usar armas, pero que es necesario que un adulto de confianza esté con ellos.

¿Qué debo hacer si tengo un arma para proteger a mi familia de lesiones?

Los niños son curiosos y les gusta explorar. Si hay un arma en su casa, ocultarla simplemente no es suficiente. Guárdela:

  • descargada y
  • trabada.

Las balas deben estar guardadas en un lugar separado. Solo los adultos responsables deben tener acceso a las llaves. El arma y las balas deben guardarse fuera del alcance de sus hijos y sus amigos. Además, mantenga el arma y las balas a resguardo de los miembros de la familia que:

  • Estén activa y seriamente deprimidos.
  • Sean abusivos con los demás.
  • Consuman drogas (incluido el alcohol).
  • Tengan la enfermedad de Alzheimer.

Cuando manipule o limpie un arma, suponga que está cargada. Nunca la deje desatendida.

¿Qué pasa con las pistolas de juguete y las armas en videojuegos, programas de televisión o películas?

Los niños que juegan videojuegos violentos o ven películas y programas de televisión violentos pueden tener problemas para comprender que la violencia en la vida real perjudica a las personas. Algunos padres optan por no permitir que sus hijos vean programas de televisión violentos, jueguen videojuegos violentos o jueguen con juguetes que son armas imaginarias.

Esta es una decisión personal. Es importante hablar a menudo con sus hijos sobre la diferencia entre la violencia real y la violencia en la televisión y en los juegos y las películas. Incluso si no permite que sus hijos tengan pistolas de juguete, sus amigos pueden tenerlas. Explique a sus hijos que, en la vida real, las armas pueden lastimar y matar personas.

Aspectos a tener en cuenta

La investigación ha demostrado que las armas se usan en una cantidad asombrosa de suicidios de adolescentes. Tener un arma en el hogar aumenta el riesgo de suicidio adolescente. Los adolescentes que están enojados o deprimidos tienen más probabilidades de matarse o hacerse daño si pueden obtener un arma fácilmente. Además, los adolescentes actúan muchas veces sin pensar primero. Es mejor no tener un arma en su casa si alguien que vive allí está deprimido, preocupado o pensando en suicidarse.

El fácil acceso a las armas en el hogar también contribuye a la violencia escolar y comunitaria. Según la Encuesta sobre las Conductas de Riesgo en los Jóvenes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés):

  • Casi el 9% de los estudiantes de secundaria habían estado en una pelea física en el establecimiento escolar una o más veces durante los 12 meses anteriores a la encuesta.
  • Alrededor del 6% de los estudiantes habían sido amenazados o heridos con un arma (pistola, cuchillo o garrote) en el establecimiento escolar, una o más veces durante los 12 meses anteriores a la encuesta.
  • Alrededor del 7% de los estudiantes no habían ido a la escuela al menos un día durante los 30 días anteriores a la encuesta porque sentían que no estarían seguros en la escuela o en el camino hacia o desde la escuela.

Cuándo consultar al médico

Según los Institutos Nacionales de Salud, aproximadamente 1 de cada 5 adolescentes tiene depresión en algún momento de sus vidas. ¿Cómo puede saber si su hijo adolescente está muy deprimido? Busque cambios en la actitud, el cronograma y el círculo de amigos de su hijo. Si su hijo adolescente parece más cansado, se está alejando de sus amigos y con frecuencia está irritable, podría padecer depresión. Si está preocupado, lleve a su hijo a ver a su médico. El médico puede descartar cualquier problema médico. También puede derivarlo a un consejero o psicólogo, de ser necesario.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué sucede si mi hijo o hija es producto de un hogar dividido (divorcio) y la crianza compartida no es amigable? ¿Cómo hago para que se cumpla en otra casa la seguridad en el manejo de armas?
  • ¿Realmente necesito esconder mi arma? ¿Por qué no puedo simplemente indicarle a mi hijo que no se acerque?
  • ¿No sería mejor enseñarle a mi hijo a manejar con seguridad un arma que esconderla y esperar a que mi hijo no la encuentre?
  • ¿Qué edad deben tener mis hijos antes de que pueda dejar de esconder mis armas?

Recursos

Institutos Nacionales de Salud, MedlinePlus: Seguridad en el manejo de armas

Institutos Nacionales de Salud, MedlinePlus: Reconocer la depresión adolescente