Seguridad en el manejo de las armas para niños

En los Estados Unidos, las lesiones por armas de fuego son una de las 10 principales causas de muerte relacionadas con accidentes en niños menores de 18 años de edad. Alrededor de 6 niños y adolescentes son hospitalizados cada día en los Estados Unidos debido a las lesiones accidentales por armas de fuego.

Probablemente ha escuchado historias acerca de niños que han muerto por una lesión accidental causada por un arma de fuego. Muchas veces, estas lesiones ocurren en el hogar o en la casa de un amigo. Estas tragedias se pueden evitar siguiendo algunas reglas simples de seguridad de las armas de fuego.

El camino hacia una mejor salud

Incluso si usted no es dueño de un revólver, probablemente conoce a alguien que lo es. En los Estados Unidos, alrededor de un tercio de las familias con hijos menores de 12 años de edad tienen un arma de fuego en casa. Antes de que sus hijos visiten otra casa, pregunte a los adultos si hay un arma de fuego en la casa. Esto incluye las casas de amigos, familiares, o incluso una niñera. Si tienen un arma de fuego en la casa, pregunte si está descargada y guardada bajo llave adecuadamente. Esto puede parecer una conversación incómoda, pero es importante poner en primer lugar la seguridad de su hijo.

Hable con sus hijos con frecuencia sobre qué hacer si encuentran un arma de fuego, incluso si no están seguros de si es real o un juguete. Enséñeles a recordar estas palabras y acciones si ven un arma de fuego:

  • ¡Alto!
  • ¡No la toques!
  • ¡Vete!
  • ¡Díselo a un adulto!

Asegúrese de que sus hijos sepan que es muy importante salir de la zona en la que está el arma de fuego, de manera que no se vean afectados accidentalmente por otra persona.

¿Qué debo hacer para proteger a mi familia de una herida si soy dueño de un arma de fuego?

Los niños son naturalmente curiosos y les gusta explorar. Si hay un arma de fuego en su casa, ocultarla solamente no es suficiente. Manténgala descargada y guardada bajo llave adecuadamente. Las balas se deben guardar bajo llave en un lugar separado. Haga que las llaves estén disponibles sólo para adultos responsables. El arma y las balas se deben mantener fuera del alcance de sus hijos y sus amigos. Además, mantenga el revólver y las balas lejos de los miembros de la familia que:

  • están deprimidos
  • son abusivos con otros
  • que abusan de las drogas (incluido el alcohol)
  • que tienen la enfermedad de Alzheimer.

Cuando esté manejando o limpiando un revólver, no lo pierda de vista.

¿Qué pasa con los juguetes y los revólveres en los videojuegos, programas de televisión o películas?

Los niños que juegan videojuegos violentos o ven programas de televisión y películas violentas pueden tener problemas para entender que la violencia en la vida real en realidad daña a las personas. Algunos padres optan por no permitir que sus hijos vean programas de televisión violentos, jueguen juegos de video que involucren a un jugador hiriendo a otro, o jueguen con juguetes que aparentan ser armas.

Haga o no esta elección personal, es importante que hable con sus hijos frecuentemente acerca de la diferencia entre la violencia real y la violencia en la televisión y en los juegos y películas. Recuerde que aunque usted no permita que sus hijos tengan armas de juguete, sus amigos pueden tenerlas. Explique a sus hijos que en la vida real, las armas pueden herir y matar a la gente.

Aspectos a tener en cuenta

La investigación ha demostrado que las armas se utilizan en aproximadamente el 40 % de los suicidios adolescentes. Tener un arma en el hogar aumenta el riesgo de suicidio en los adolescentes. Los adolescentes que están enojados o deprimidos son más propensos a matarse o dañarse a sí mismos si pueden conseguir fácilmente un arma. Además, los adolescentes a menudo actúan sin pensar. Es mejor no tener un revólver en su casa en absoluto si alguien que vive allí está deprimido, preocupado, o pensando en el suicidio.

Cuándo consultar al médico

Alrededor de 1 de cada 5 adolescentes tienen depresión en algún momento de sus vidas, de acuerdo con los Institutos Nacionales de Salud. ¿Cómo puede saber si su hijo adolescente está deprimido? Busque cambios en la actitud de su hijo, el horario y el círculo de amigos. Si su hijo parece más cansado, se aleja de los amigos, y está a menudo irritable, podría estar deprimido. Si está preocupado, lleve a su hijo a ver al médico. El médico puede descartar cualquier problema médico. También lo puede derivar a un consejero o psicólogo, si es necesario.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Es realmente necesario que oculte el arma? ¿Por qué no puedo simplemente instruir a mi hijo para que no se acerque a ella?
  • ¿No sería mejor enseñar a mi hijo cómo manejar con seguridad un arma de fuego que esconderla y esperar que mi hijo no la encuentre?
  • ¿Qué edad deben tener mis hijos antes de que pueda dejar de ocultar mis armas de fuego?