Qué hacer cuando su bebé se viene de nalgas

Justo antes del nacimiento, la mayoría de los bebés están en posición de cabeza en el útero de la madre. A veces, el bebé está en presentación de nalgas o podálica. Esto se llama parto de nalgas o bebé que se presenta de nalgas. Los bebés pueden tener una presentación de nalgas al principio del embarazo. La mayoría de ellos giran solos poniéndose de cabeza para el momento del parto. A medida que se acerca la fecha de parto, su médico podrá determinar si su bebé está de nalgas. Esto lo pueden verificar mediante un examen físico, una ecografía o ambos.

Los bebés son más propensos a tener una presentación de nalgas si:

  • Nacen de forma prematura.
  • Son parte de un nacimiento múltiple (dos o más bebés).
  • Hay un nivel anormal de líquido amniótico.
  • La madre tiene un útero con forma anormal.

El camino hacia una mejor salud

Es importante consultar a su médico regularmente durante todo el embarazo. Su médico puede determinar si su bebé está de nalgas y ayudar a planear qué hacer. Hay varias formas de intentar girar a su bebé. Su médico puede sugerir métodos para ayudar a girar al bebé de manera natural. Este podría ser el primer intento si todavía hay tiempo y no hay problemas de salud o preocupaciones. Otra opción es hacer un procedimiento llamado versión cefálica externa. O su médico puede querer programar un parto por cesárea.

Versión cefálica externa (VCE)

La VCE es una forma de girar a un bebé de presentación de nalgas a posición de cabeza hacia abajo mientras todavía está en el útero. Implica que el médico aplique presión en el estómago para girar al bebé desde el exterior. A veces, hace uso de la ecografía también.

Muchas mujeres que tienen embarazos normales pueden tener VCE. Usted no debe tener VCE si tiene:

  • Sangrado vaginal.
  • Una placenta que está cerca o que cubre la abertura del útero.
  • Un nivel bajo de líquido en el saco que rodea y protege al bebé.
  • Un ritmo cardíaco fetal anormal.
  • Rotura prematura de las membranas.
  • Gemelos u otro embarazo múltiple.

Por lo general, la VCE se realiza en un hospital hacia el final del embarazo, alrededor de las 37 semanas. Antes del procedimiento, el médico hará una ecografía para confirmar que su bebé está de nalgas. También controlará la frecuencia cardíaca de su bebé para asegurarse de que sea normal. El médico puede darle medicamentos para relajar los músculos de su útero. Esto puede ayudar a disminuir la incomodidad y aumentar el éxito de girar a su bebé. El medicamento puede administrarse en inyección o vía intravenosa (IV). Es muy seguro, sin riesgo para su bebé.

Durante la VCE, usted se acostará y el médico colocará sus manos sobre su estómago. Después de ubicar la cabeza del bebé, el médico tratará de girar suavemente al bebé hacia la posición de cabeza.

Después del procedimiento, su médico controlará el ritmo cardíaco de su bebé nuevamente. Si el procedimiento es exitoso, no debería tener que permanecer en el hospital. Su probabilidad de tener un parto vaginal normal es alta. Sin embargo, existe la posibilidad de que el bebé pueda regresar a la posición de nalgas. La tasa de éxito de la VCE depende de varios factores:

  • Qué tan cerca está de su fecha de dar a luz.
  • Cuánto líquido hay alrededor de su bebé.
  • Cuántos embarazos ha tenido.
  • Cuánto pesa su bebé.
  • Cómo está ubicada la placenta.
  • Cómo está posicionado su bebé.

Si el procedimiento no es exitoso, su médico le hablará sobre el parto. Hablará de las ventajas y desventajas de tener un parto vaginal o una cesárea. El médico puede sugerir que se repita la VCE.

Los riesgos de la VCE son mínimos, pero incluyen:

  • Inicio temprano del trabajo de parto.
  • Rotura prematura de las membranas.
  • Pérdida de sangre menor para el bebé o la madre.
  • Sufrimiento fetal que conduce a una cesárea de emergencia.

Métodos naturales

Algunas personas consideran formas naturales de intentar girar a su bebé. Estos métodos incluyen posiciones de ejercicio, ciertos estimulantes y medicina alternativa. Pueden ayudar pero no hay evidencia científica de que funcionen.

  • Inclinación pélvica: Acuéstese en el piso con las piernas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Eleve las caderas y la pelvis en una posición de puente. Manténgase en la inclinación durante unos 10 o 20 minutos. Puede hacer este ejercicio tres veces al día. Puede ser útil hacerlo en un momento en que su bebé se está moviendo activamente en su útero.
  • Inversión: Existen algunos movimientos que puede hacer que usan la gravedad para girar al bebé. Ayudan a relajar los músculos pélvicos y el útero. Una opción es descansar en la postura del niño de 10 a 15 minutos. Una segunda opción es balancearse suavemente sobre las manos y las rodillas. También puede hacer círculos con su pelvis para promover la actividad.
  • Música: Ciertos sonidos pueden ser atractivos para su bebé. Coloque auriculares o un parlante en la parte inferior de su útero para alentarlo a que gire.
  • Temperatura: Al igual que la música, su bebé puede responder a la temperatura. Intente colocar algo frío en la parte superior del estómago donde está la cabeza de su bebé. Luego, coloque algo tibio (no caliente) en la parte inferior de su estómago.
  • Técnica de Webster: Este es un enfoque quiropráctico. Está diseñado para alinear la pelvis y las caderas y relajar el útero. El objetivo es inducir a que su bebé gire.
  • Acupuntura: Esta es una forma de medicina china. Implica colocar agujas en puntos de presión para equilibrar la energía de su cuerpo. Puede ayudar a relajar el útero y estimular el movimiento de su bebé.

Aspectos a tener en cuenta

No siempre es posible girar a su bebé desde la posición de nalgas. Algunos bebés en posición de nalgas pueden nacer con seguridad a través de la vagina, pero generalmente los médicos eligen la cesárea. Los riesgos relacionados con una cesárea incluyen hemorragia e infección. También puede haber una estancia hospitalaria más prolongada tanto para la madre como para su bebé.

Se pueden presentar otros riesgos para los bebés de nalgas que nacen por vía vaginal. Estos incluyen:

  • Una lesión durante o después del parto.
  • Una lesión donde el alvéolo de la cadera y el hueso del muslo del bebé se separan.
  • Problemas con el cordón umbilical. Por ejemplo, el cordón umbilical puede aplanarse durante el parto. Esto puede causar daño nervioso y cerebral debido a la falta de oxígeno.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo saber si mi bebé está en posición de nalgas?
  • Si mi bebé está en posición de nalgas, ¿significa que algo está mal?
  • ¿Cuáles son los beneficios y riesgos de la VCE?
  • ¿Cuáles son mis opciones de parto si mi bebé permanece en posición de nalgas?
  • ¿Cuáles son los riesgos de salud para mi bebé y para mí si nace de nalgas?