Mantener a su hijo activo

Cada vez son más los niños y adolescentes que tienen sobrepeso u obesidad. Es importante que su hijo se mantenga activo. Esta es una lección que debe enseñar a sus hijos a una edad temprana. Recuerde que usted es un modelo a seguir para su hijo y él o ella seguirá su ejemplo.

La actividad física ayuda a prevenir o reducir los problemas de salud. También ayuda a controlar el peso de su hijo. A continuación se mencionan otros beneficios de mantener activo a su hijo.

  • Quema calorías en lugar de almacenarlas como grasa corporal.
  • Mantiene los niveles de azúcar en sangre. Esto es vital para los niños que tienen o están en riesgo de diabetes.
  • Reduce la presión arterial y los niveles de colesterol.
  • Ayuda a fortalecer los huesos y los músculos.
  • Desarrolla fuerza y resistencia.
  • Alivia el estrés y ayuda con la concentración.
  • Mejora el sueño y la salud mental.
  • Impulsa la autoestima al ayudar a los niños a sentir seguridad acerca de sus cuerpos y su apariencia.

El camino hacia una mejor salud

Los niños de 6 años de edad y mayores deben estar activos durante 60 minutos o más por día. Esto no tiene que hacerse todo de una vez. Pueden estar activos varias veces el mismo día. Al igual que los adultos, los niños necesitan 3 tipos de ejercicio. Deben hacer una combinación de ejercicios aeróbicos, de fortalecimiento muscular y fortalecimiento óseo. Algunas actividades cuentan como más de un tipo de ejercicio.

El ejercicio aeróbico («cardio») aumenta la frecuencia cardíaca y fortalece el corazón y los pulmones. Los tipos de actividades aeróbicas son:

  • andar en patineta;
  • patinar;
  • correr;
  • hacer senderismo;
  • bailar;
  • andar en bicicleta;
  • nadar;
  • jugar baloncesto.

El fortalecimiento muscular construye y mantiene los músculos. Además, mejora el equilibrio. Los ejemplos incluyen:

  • escalada;
  • hacer gimnasia;
  • hacer flexiones, dominadas y abdominales.

El fortalecimiento óseo ayuda a que los huesos crezcan y se mantengan fuertes. Los ejemplos incluyen:

  • correr;
  • saltar;
  • bailar;
  • saltar la cuerda;
  • jugar baloncesto, fútbol, tenis o voleibol.

Cuando se trata de mantenernos activos, hay actividades para todos los gustos. Pruebe diferentes actividades para ver qué le gusta a su hijo. Encuentre cosas divertidas para hacer juntos.

Anime a su hijo a probar actividades físicas en equipo o en grupo. Estos pueden ser fútbol, béisbol para niños, gimnasia o baile. Pertenecer a un equipo ayuda a su hijo a desarrollar habilidades sociales. Tenga en cuenta que algunos niños disfrutan de los deportes, mientras que a otros no les gusta la competencia. En su lugar, pueden preferir juegos grupales, como atrapadas o las escondidas. Averigüe qué funciona mejor de acuerdo con la personalidad de su hijo. A veces también está bien que su hijo juegue solo. Esto lo ayuda a desarrollar la independencia.

Sea un modelo a seguir saludable para su hijo. Planifique salidas familiares activas. Permita lo vea disfrutando del ejercicio. Cuando su hijo es pequeño, puede empujarlo en un cochecito mientras corre. Otra forma de incorporar el ejercicio al estilo de vida de su familia es celebrar con acción. En lugar de recompensar a su hijo con comida, permítale elegir una actividad.

Aspectos a tener en cuenta

Los niños de 8 a 18 años deben limitar su tiempo de exposición a la pantalla fuera de la escuela a entre 1 o 2 horas diarias de ver televisión y películas, jugar en la computadora o jugar videojuegos.

Dos de cada 3 niños tienen un televisor en su habitación. Estos niños miran televisión aproximadamente 1 hora y media más que los niños que no tienen televisión en su habitación. Los profesionales de la salud recomiendan que los niños no tengan un televisor en su habitación.

Por lo general, usted se sienta cuando está frente a la pantalla. Dé un buen ejemplo limitando su propio tiempo de pantalla.

Hay formas de hacer que el tiempo frente a la pantalla sea más activo. Haga que su hijo practique saltos de tijera durante los comerciales. O pueden pararse o trotar en el lugar cuando juegan videojuegos. Algunos videojuegos incluso incluyen bajos niveles de actividad física. Pueden imitar movimientos de baile, juego de bolos, tenis y otros deportes. Si bien jugar estos juegos son mejor que estar sentado, igualmente cuentan como tiempo frente a la pantalla. Por el contrario, haga que su hijo realice los movimientos en la vida real. Organice una fiesta de baile, jueguen bolos o al tenis.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tan activo debe estar mi hijo cada día si tiene sobrepeso u obesidad?
  • ¿Qué tipo de actividades puede hacer un niño que tiene una discapacidad física?
  • ¿Cómo puedo mantener a mi hijo activo y prevenir lesiones?