Formula infantil

Formula infantil

La leche materna es la mejor fuente de nutrición para su bebé. Sin embargo, algunas mujeres no pueden o deciden no amamantar. En estos casos, las fórmulas para bebés son una opción. Las fórmulas para bebés están especialmente diseñadas para satisfacer las necesidades nutricionales de los bebés. Si va a utilizar una fórmula, aquí hay algunos consejos importantes para hacer que funcione para usted y su bebé.

Camino hacia una mejor salud

Su médico de familia probablemente le recomendará una fórmula a base de leche de vaca. Algunas fórmulas son fortificadas con hierro. Esto significa que contienen una cantidad adicional de hierro. Algunas fórmulas tienen muy poco o nada de hierro. La mayoría de los médicos recomiendan el uso de una fórmula fortificada con hierro.

Algunas fórmulas están hechas a base de leche de soja en lugar de leche de vaca. Si su bebé parece ser alérgico a la fórmula de leche de vaca, el médico puede sugerir el uso de una fórmula de leche de soja.

Si no está amamantando, utilice la fórmula infantil durante el primer año de vida de su bebé. La leche de vaca común y la leche de soja común no son lo mismo que la fórmula infantil preparada a base de leche de vaca o de leche de soja. La leche de vaca común y leche de soja común no contienen todos los nutrientes que su bebé necesita para crecer y desarrollarse. Los bebés menores de un año que toman leche de vaca común o leche de soja común están en riesgo de problemas asociados con la deficiencia de hierro.

Su médico le dará una idea de la cantidad necesaria para alimentar a su bebé cuando empiece a usar la fórmula. La mayoría de los bebés necesitan 2.5 onzas de fórmula por libra de peso corporal cada día. Esto significa que un bebé de ocho libras puede beber aproximadamente 20 onzas de fórmula por día. Sin embargo, esto es solo una estimación. Lo más importante a la hora de alimentar a su bebé es prestar atención a las señales de su bebé. Aparte de llorar, signos de que su bebé puede tener hambre incluyen relamerse, chupar y enraizarse (el bebé gira la cabeza hacia su mano cuando le toca la cara).

Alimente a su bebé con la frecuencia que quiera ser alimentado. Podría ser más al principio. Esto puede ser de 8 a 12 veces al día. Es posible que su bebé desee ser alimentado con menor frecuencia a medida que crece y puede tomar más fórmula en cada alimentación. La frecuencia con la que su bebé desea comer cambiará a medida que atraviesa los períodos de crecimiento acelerado. Los períodos de crecimiento acelerado ocurren normalmente alrededor de las 2 y 6 semanas de edad. Esto puede volver a ocurrir alrededor de los 3 y 6 meses de edad.

Probablemente su bebé está recibiendo suficiente fórmula si:

  • Se siente satisfecho después de cada alimentación.
  • Aumenta de peso regularmente después de los primeros 3 a 7 días posteriores al nacimiento. Su bebé puede perder un poco de peso durante la primera semana después del nacimiento.
  • Tiene alrededor de 6 a 8 pañales mojados al día.
  • Tiene alrededor de 2 a 5 o más deposiciones al día al principio. Luego, el bebé tiene dos o menos deposiciones al día a medida que crece. Las heces de su bebé serán líquidas cuando comience a tomar la fórmula.

La fórmula de bebé se vende en varias formas:

  • Listo para usar: Este es el tipo más caro de fórmula, pero no es necesario mezclarla.
  • Líquido concentrado: Esta es una fórmula menos costosa. Usted mezcla la fórmula líquida con una parte igual de agua.
  • Polvo: Esta es la fórmula menos costosa. Usted mezcla una cucharada rasa de fórmula en polvo con dos onzas de agua y agita bien.

La mayoría de las veces, usted puede alimentar a su bebé con un biberón sin tener que calentarlo primero. Está bien que la fórmula esté fría o a temperatura ambiente. Si su bebé parece preferir la fórmula tibia, puede poner el biberón lleno en un recipiente con agua tibia y dejar reposar durante unos minutos. Pruebe si la temperatura de la fórmula está tibia colocando unas gotas en su muñeca antes de dar el biberón a su bebé.

Aspectos a tener en cuenta

Lo más importante a saber cuándo da la fórmula a su bebé es seguir las instrucciones en el recipiente de la fórmula. Mida con cuidado y no añada más agua a la fórmula. También debe lavarse las manos antes de preparar la fórmula.

Si utiliza agua de pozo o si hay problemas con el agua en su ciudad, hierva el agua primero. También puede usar agua embotellada. Si hierve el agua, deje que se enfríe antes de mezclarla con la fórmula. Siempre use una taza limpia para medir el agua.

A veces puede ser necesario cambiar el tipo de fórmula que da a su bebé. Si su bebé es siempre muy exigente, necesita más hierro o sufre ciertas alergias a los alimentos, su médico puede sugerir cambiar la fórmula de su bebé por un tipo diferente. Algunos de los signos de que su bebé es alérgico al tipo de fórmula con la que lo está alimentando son:

  • Llanto excesivo o irritabilidad después de comer.
  • Más gases.
  • Deposiciones muy sueltas y acuosas. Sin embargo, si usted está preocupado acerca de los hábitos intestinales de su bebé, el color o la consistencia de las heces, el cambio de las fórmulas no es necesariamente la respuesta. La frecuencia con la que los bebés ensucian los pañales, y el color y la consistencia de las heces es diferente de un bebé a otro. Hable con su médico antes de cambiar la fórmula de su bebé. Puede que no necesite cambiarla después de todo.

Otros síntomas incluyen:

  • Piel seca, roja y escamosa.
  • Diarrea.
  • Fatiga extrema o debilidad.
  • Vómitos fuertes.

Nunca dé a su bebé la fórmula caliente. Compruebe la temperatura de la fórmula colocando unas gotas en su piel para asegurarse de que no esté demasiado caliente antes de alimentar a su bebé. La fórmula solo debe estar tibia. Nunca caliente los biberones en el microondas. Los microondas calientan alimentos y líquidos de manera desigual. Esto puede causar puntos calientes en la fórmula que pueden quemar a su bebé.

Esterilice (limpie) los biberones y las tetinas antes de utilizarlos por primera vez. Puede hacerlo poniéndolos en agua hirviendo durante cinco minutos. Después de esa primera vez, es probable que no necesite volver a esterilizarlos. En su lugar, lave el biberón, las tetinas y las tapas con agua caliente y jabón. Enjuague con cuidado para eliminar cualquier residuo de jabón. También puede lavarlos en la lavadora de platos, que mata más gérmenes que el lavado a mano.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuánto tiempo debo tratar de amamantar antes de comenzar con la fórmula?
  • ¿Puede la fórmula ayudar a reducir las alergias a los alimentos y otras alergias?
  • ¿Debo estar preocupada por los retiros de fórmulas del mercado?
  • ¿Está bien darle a mi hijo la fórmula después del año de vida?

Anuncio