Lactancia materna: consejos que lo ayudan a tener a un buen comienzo

La lactancia materna tiene muchos beneficios para su bebé. La leche materna es rica en nutrientes. Tiene anticuerpos que ayudan a proteger al bebé contra las infecciones. También puede ayudar a prevenir el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL, por sus siglas en inglés). Los bebés que son amamantados son menos propensos a tener alergias, asma, diabetes, o tener sobrepeso.

La lactancia materna tiene beneficios para usted también. Es más barato que usar fórmula. Usted no tiene que lavar biberones o mezclar la fórmula. Ayuda a que el útero recupere su tamaño normal después de expandirse durante el embarazo. Esto puede ayudarle a perder peso más rápido. Puede retrasar el regreso de la menstruación. Sin embargo, no se debe contar con ello para prevenir un embarazo. La lactancia materna hace que dedique tiempo para poder estar cerca de su bebé. Las mujeres que amamantan tienen menos riesgo de diabetes tipo 2, cáncer de mama, cáncer de ovario, presión arterial alta y enfermedades del corazón.

El camino hacia una mejor salud

La lactancia materna promueve el bienestar para usted y su bebé. A pesar de que es una parte natural del proceso de parto, no siempre es fácil. Muchas mujeres necesitan ayuda para aprender a amamantar. La Academia Americana de Médicos de Familia (AAFP) recomienda que todos los médicos proporcionen asistencia a las mujeres durante el embarazo y después del nacimiento para apoyar la lactancia materna.

A continuación encontrará consejos útiles para ayudarle a empezar bien.

Antes de dar a luz

Durante el embarazo, las siguientes cosas pueden prepararla para la lactancia materna.

  • Atención prenatal. Es importante cuidar muy bien de sí misma y de su bebé. A los bebés que nacen antes de tiempo (prematuros) se les hace más difícil la lactancia materna.
  • Hable con su médico. Asegúrese de que su médico sepa que usted planea amamantar. Ellos le pueden brindar algunos recursos. Haga preguntas acerca de qué tipo de atención proporciona el hospital después del nacimiento. Algunos ofrecen consultores de lactancia, que son especialistas en lactancia.
  • Clases de lactancia. Algunas mujeres encuentran que tomar una clase puede ayudarles a practicar para lo real.
  • Artículos de lactancia. Planifique a futuro mediante la compra de los elementos que necesita. Estos pueden incluir un cojín de lactancia, un sostén de lactancia, y cubiertas. Algunos hospitales y planes de seguros ofrecen extractores de leche gratuitos.

Lactancia materna 101

Una vez que nazca su bebé, sus senos comenzarán a llenarse. Al principio, su cuerpo producirá una “pre-leche” llamada calostro. Esto podría ser ligero y acuoso o espeso y más bien de un color amarillento. La pre-leche tiene un flujo más lento para ayudar a su bebé a aprender a amamantase. Después de 3 a 4 días de lactancia, aparecerá la verdadera leche materna.

La mayoría de los bebés están listos para comer 1 a 2 horas después del nacimiento. A continuación se muestra una guía paso a paso sobre cómo amamantar.

  1. Lávese las manos antes de cada comida.
  2. Coloque al bebé en una de las posiciones de amamantamiento (descritas a continuación).
  3. Ponga el dedo pulgar de su mano libre en la parte superior de su pecho y sus otros dedos por debajo.
  4. Coloque su pezón sobre los labios del bebé hasta que el bebé abre la boca.
  5. Ponga el pezón bien adentro de la boca del bebé y acerque el bebé hacia usted. Esto permite que la mandíbula del bebé apriete los conductos de la leche debajo de la areola (pezón).

¿Cómo sé si mi bebé está prendido?

Cuando el bebé está “prendido” de la manera correcta, ambos labios deben estar hacia afuera y cubrir casi la totalidad de la areola. La mandíbula del bebé debe empezar a moverse hacia atrás y adelante. El bebé puede emitir sonidos de deglución de un tono bajo en lugar de sonidos de golpeteo. Si siente dolor mientras amamanta al bebé, podrían no estar prendidos.

La nariz del bebé puede tocar el pecho durante la lactancia. La nariz del bebé está diseñados para permitir que el aire entre y salga. Si usted está preocupada de que el bebé no puede respirar con facilidad, presione suavemente el seno hacia abajo cerca de la nariz del bebé para darles más espacio para respirar. Su bebé no debería tener que girar la cabeza o forzar su cuello para que pueda amamantarlo.

¿Cómo debo sostener a mi bebé durante la lactancia?

Puede cargar a su bebé de varias maneras. Algunas de las posiciones más comunes son:

  • Cuna. Ponga la cabeza del bebé en el interior del brazo. Brinde apoyo a la espalda y la cola del bebé con el antebrazo. El bebé debe estar acostado de frente a usted. Su seno debe estar justo en frente de la cara del bebé.
  • Acostada de lado. Mientras está acostada, coloque a su bebé junto a usted. El bebé debe estar de frente a usted. Acerque al bebé hacia usted para que pueda prenderse. Se puede utilizar una almohada para levantarlo, de ser necesario. Esta posición puede ayudarle si ha tenido una cesárea. No debe dormirse durante la lactancia en esta (o cualquier otra) posición. Dormir con el bebé puede ser peligroso para él. Esto aumenta el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).
  • Balón de fútbol. Coloque al bebé debajo del brazo, extendido a su lado. Su cabeza debe estar descansando en su mano. Brinde apoyo al cuerpo del bebé con el antebrazo. El bebé debe estar de frente a usted. Esta posición puede ayudarle si ha tenido una cesárea. Esto también puede ayudar si las mamas son grandes, el bebé es pequeño, o si tiene un embarazo múltiple.
  • Cuna cruzada. Mantenga al bebé con el brazo opuesto al seno que está utilizando. Brinde soporte a la cabeza y la parte inferior del bebé con la palma de la mano y el antebrazo. El bebé debe estar acostado de frente a usted. Esta posición puede ayudar a los bebés prematuros o bebés que tienen una succión débil. Proporciona soporte adicional para la cabeza.

¿Qué es el reflejo de bajada?

El reflejo de bajada significa que su leche está lista para fluir. Esto hace que la lactancia materna sea más fácil para usted y su bebé. Se puede sentir un cosquilleo en su seno(s) a medida que empieza a amamantar. La leche puede gotear de la mama si no se utiliza. Estas son señales de que su leche ha “bajado”. El reflejo de bajada también puede ocurrir si ha pasado el horario de alimentación, si escucha un llanto de un bebé, o si piensa en su bebé.

El reflejo puede ser lo suficientemente fuerte como para hacer que su bebé tosa. Si esto es un problema, trate de descargar parte de la leche antes de alimentarlo.

¿Con qué frecuencia debo alimentar a mi bebé?

Alimente a su bebé cada vez que tenga hambre. Aprenda a darse cuenta cuando tienen hambre. El llanto puede ser una señal de hambre, pero puede ser demasiado tarde. Los bebés que lloran o están molestos tienen más dificultades para prenderse. Esté atenta a los primeros signos de hambre. Su bebé puede:

  • hacer movimientos de succión;
  • gire hacia el pecho si están en brazos;
  • poner sus manos en la boca;
  • excitarse o estar alertas.

Después del nacimiento, pueden sentir hambre de 8 a 12 veces al día o más. Este número puede disminuir con el tiempo o aumentar durante un período de crecimiento. Los periodos de crecimiento se producen a alrededor de las 2 semanas y las 6 semanas de edad, y de nuevo en aproximadamente a los 3 meses y a los 6 meses de edad.

Deje que su bebé coma hasta que esté satisfecho. Esto puede ser durante aproximadamente 15 a 20 minutos en cada seno. Trate de que su bebé se alimente de ambos pechos en cada toma. Asegúrese de que su bebé termine un pecho antes de comenzar con el otro. El bebé debería soltarlo por su cuenta una vez que haya terminado.

No limite el tiempo que le lleva amamantar a su bebé. Eso podría hacer que sus conductos mamarios no se vacíen por completo. Esto puede disminuir el flujo de leche y hacer que sea más difícil para el bebé prenderse. También puede causar hinchazón y dolor. La aplicación de una compresa fría antes de amamantar puede ayudar a aliviar el malestar.

¿Cómo sé si mi bebé está recibiendo suficiente leche?

Su bebé está recibiendo suficiente leche si:

  • se siente satisfecho después de cada alimentación;
  • aumenta de peso constantemente después de los primeros 3 a 7 días después del nacimiento (el bebé puede perder un poco de peso durante la primera semana después del nacimiento);
  • moja alrededor de 6 a 8 pañales al día;
  • tiene alrededor de 2 a 5 o más deposiciones al día al principio. Este número puede disminuir a alrededor de 2 deposiciones o menos al día.

A veces los bebés se duermen durante la lactancia. Puede exprimir su seno para hacer fluir más leche. Esto puede despertarlos. Si no está segura de que recibieron suficiente leche, ofrezca su otro pecho para ver si se prenden de nuevo.

¿Cómo puedo aumentar mi producción de leche?

Si cree que su bebé necesita más leche, aumente el número de comidas al día. Es importante que usted descanse lo suficiente y coma bien. Dele a su cuerpo tiempo para ponerse al día con las demandas de su bebé.

No reemplace la leche materna con fórmula para bebés o cereales. Esto puede hacer que pierdan el interés en la leche materna. También disminuirá su producción de leche. No debe darle alimentos sólidos a su bebé hasta los 6 meses de edad.

Aspectos a tener en cuenta

¿Qué alimentos debo comer durante la lactancia?

La mejor dieta es equilibrada y con mucho calcio. Una dieta equilibrada incluye comer de los 5 grupos de alimentos. Usted debe consumir 5 porciones de leche o productos lácteos al día. Puede comer los alimentos que estaban restringidos mientras estaba embarazada. Estos harán que su bebé no se enferme.

Si usted no come carne o productos lácteos, puede obtener calcio de los alimentos como el brócoli, semillas de sésamo, tofu, y la col rizada. Hable con su médico acerca de tomar un suplemento de calcio si usted no obtiene suficiente de su dieta.

Debe comer alrededor de 500 calorías adicionales por día. A su vez, asegúrese de beber más líquidos. Siga tomando las vitaminas prenatales para que su cuerpo reciba los nutrientes suficientes.

¿Qué debo evitar durante la lactancia?

Ciertos alimentos pueden molestar a su bebé. Pueden ponerlos molestos o generarles gases. Preste atención a lo que come y cómo actúa su bebé después de alimentarlo. Deje de comer los alimentos que le afectan. Estos pueden incluir alimentos picantes, brócoli, o leche.

Algunos bebés reaccionan a la leche de vaca que se encuentra en su dieta. Los síntomas pueden incluir gases, vómitos, diarrea, sarpullido, o cólicos. Su bebé también puede tener una reacción alérgica a algo que usted come. Los alimentos comunes son los huevos y los cacahuetes. Pueden tener una erupción o tener dificultad para respirar. Póngase en contacto con su médico de inmediato si su bebé tiene alguno de estos síntomas.

Limite su ingesta de cafeína y alcohol. Estos pueden entrar en su leche. No consuma más de un par de tazas de café, té, refrescos, u otra cafeína. No tome más de una bebida alcohólica. Evite beber al menos de 2 horas antes de una comida.

Algunos medicamentos pueden entrar en su leche. Esto incluye los medicamentos de venta libre y recetados, como los antidepresivos y anticonceptivos. No tome nada sin consultar primero con su médico. Fumar también es malo para la lactancia materna. Los productos químicos y el humo pueden entrar en su leche. El fumar puede hacer que usted produzca menos leche. Si fuma, trate de dejar.

Si es posible, evite el uso de biberones o chupetes después del nacimiento. Esto puede confundir a su bebé y hacer más difícil la lactancia materna.

¿Qué puedo hacer si me duelen los pezones?

Es más fácil prevenir el dolor en los pezones de lo que es tratarlo. La principal causa de dolor en los pezones es cuando el bebé no se prende de la manera correcta. Es necesario empezar de nuevo para corregir esto. Para sacar a su bebé del pecho, libere la succión poniendo el dedo en la comisura de la boca del bebé entre las encías. Cambie de pecho y trate de amamantar de nuevo.

Otras maneras de ayudar a prevenir y curar el dolor en los pezones son:

  • Asegurarse de que su bebé esté succionando de la manera correcta. Si la succión duele, es posible que la boca de su bebé esté en la posición correcta.
  • Ofrezca al niño el pezón que menos le duela primero. La succión de su bebé puede ser menos vigorosa después de los primeros minutos.
  • Si es posible, posicione las partes agrietadas o sensibles de la mama en la esquina de la boca del bebé. De esta manera, estos puntos reciben menos presión durante la lactancia.
  • Cambie de posición.
  • Deje que los pezones se sequen al aire entre comidas. Deje que la leche se seque sobre los pezones en vez de limpiarla.
  • Lávese los pezones diariamente con agua tibia. No use jabón ni loción que pueda contener alcohol. Esto puede secar la piel.
  • Frote lanolina en los pezones para ayudar a aliviarlos.
  • Evite los sostenes forrados con plástico. Cambie las almohadillas de su sostén entre comidas para mantener los pezones secos.
  • Descargue la leche con la mano hasta que se produzca el reflejo de bajada. Esto puede ayudar a que la leche fluya más fácil para que su bebé succione con más suavidad.

Cuándo consultar a su médico

Póngase en contacto con su médico si presenta:

  • una área roja, sensible o dolorosa en su seno;
  • congestión dolorosa (senos demasiado llenos);
  • fiebre o si se siente adolorida. Estos pueden ser síntomas de una infección.

También, debe llamar a su médico si su bebé está perdiendo peso sin razón aparente.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Dónde puedo tomar una clase de lactancia?
  • ¿Qué tipo de cuidado de lactancia materna e información se proporcionará en el hospital después del nacimiento?
  • ¿Qué debo hacer si mi bebé no se prende?
  • ¿Qué puedo hacer si mi cuerpo no produce suficiente leche?
  • ¿Está bien darle a mi bebé biberones o chupetes?