La nutrición y el ejercicio cuando tiene el VIH

Una buena nutrición y ejercicio pueden mejorar su salud y retrasar la progresión de la infección por VIH. Comer bien y hacer ejercicio pueden mantener su nivel de energía y reducir su riesgo de infección aguda.

Es posible que tenga problemas para comer si tiene llagas en la boca, diarrea, náuseas o simplemente falta de apetito (que son complicaciones comunes relativas al avance de la infección por VIH). Si tiene problemas para comer o hacer ejercicio, hable con su médico.

Si está recibiendo tratamiento para el VIH, debe seguir pautas dietéticas y de ejercicio periódicas, que incluyen muchas de las ideas mencionadas a continuación. Si su afección avanza, es posible que deba seguir los pasos recomendados aquí para mejorar su salud.

El camino hacia una mejor salud

Algunos pasos simples pueden ayudarlo a asegurarse de que su comida sea saludable y segura:

  • Lávese las manos con agua y jabón antes de comer para evitar la transmisión de una infección por gérmenes en las manos.
  • Lave las frutas y verduras crudas antes de comerlas o cocinarlas.
  • Lávese las manos con agua y jabón después de tocar pescado, pollo o carne crudos para ayudar a prevenir infecciones.
  • Asegúrese de que la carne, los huevos y el pescado estén bien cocidos antes de comerlos.

Aquí hay algunas formas de añadir nutrición a su dieta:

  • Tome bebidas o malteadas de proteínas con alto contenido calórico. Agregar leche en polvo puede aumentar el valor nutritivo de otras bebidas.
  • Beba de 8 a 10 vasos de agua filtrada por día.
  • Tenga a la mano refrigerios nutritivos, como nueces y palitos de zanahoria.
  • Consuma alimentos con alto contenido calórico si está perdiendo peso.
  • Llame a su médico si pierde 5 libras o más sin tener la intención de bajar de peso.
  • Hable con su médico acerca de tomar un multivitamínico todos los días. Tome el multivitamínico con una comida para ayudar a prevenir el malestar estomacal.

¿Cómo puedo aumentar mi fuerza?

El ejercicio aeróbico (como caminar) lo hará más fuerte. Además, mejora su salud mental. Comenzar a hacer ejercicio lentamente es una buena idea. Poco a poco, aumente la cantidad de tiempo de su caminata. Por ejemplo, puede comenzar a caminar durante 20 minutos 3 veces a la semana. Luego, después de adquirir un poco de fuerza, puede aumentar el tiempo de la caminata a 30 minutos 4 veces por semana. Hable con su médico antes de comenzar.

El levantamiento de pesas también es una buena manera de aumentar la fuerza. Comience tratando de hacer un ejercicio de levantamiento de pesas con un peso lo suficientemente ligero como para poder levantarlo 10 veces. Levantarlo una vez se llama «repetición». Realizar un conjunto de repeticiones se llama una «serie». Intente hacer 2 series de 10 repeticiones cada una. Descanse 90 segundos entre cada serie.

No necesita tener equipos de ejercicio sofisticados para levantar pesas. Puede usar latas de sopa o jugo, libros y otros objetos que tenga en su casa. Comience levantando un peso que sea cómodo para usted y que no cause demasiada tensión.

Haga 1 o 2 ejercicios diferentes de levantamiento de pesas para cada parte del cuerpo una o dos veces durante la primera semana. Comience con un peso pequeño en cada mano, tal vez entre 10 y 15 onzas (una lata de sopa o una lata de frijoles), en función del ejercicio. Cada semana, aumente la cantidad de ejercicios que hace y la cantidad de veces que entrena. Descanse 1 o 2 días entre cada sesión de ejercicio. Cuando se sienta enfermo, haga menos ejercicio o detenga el entrenamiento por un tiempo.

Press de banca con mancuernas (para trabajar el pecho, los hombros y la parte posterior de los brazos)

Recuéstese en un banco boca arriba. Sostenga una pesa en cada mano, y mantenga las manos alineadas a la altura de los hombros. Mantenga la palma de las manos hacia abajo (hacia los dedos de los pies). Baje las pesas hasta que los codos estén debajo del banco (imagen izquierda). No relaje los brazos al final del movimiento. Tan pronto como los codos estén lo más abajo posible, alce los brazos hacia arriba nuevamente a la posición inicial. No bloquee la articulación de los codos al levantar los brazos. (Esto significa que no debe extender los brazos completamente; los codos deben quedar levemente flexionados).

Recuerde: Puede usar latas de sopa en lugar de pesas para hacer estos ejercicios.

Abdominales (para el abdomen)

Acuéstese boca arriba en el suelo. Mantenga los pies en el suelo y las rodillas flexionadas. Cruce los brazos a la altura del pecho. Levante solo la cabeza y los hombros del suelo. Este es un movimiento corto y lento, como un bucle. La espalda debe permanecer en el suelo. Baje lentamente la cabeza y los hombros hacia el suelo. Al inclinar la cabeza hacia adelante, mantenga la barbilla levantada y los ojos mirando hacia arriba. Puede agregar resistencia a este ejercicio sosteniendo peso sobre el pecho.

Remo vertical (para los hombros, la parte superior de la espalda y la parte delantera de los brazos)

Sostenga una pesa en cada mano. Deje los brazos casi extendidos y descansando en la parte delantera de los muslos. Las palmas deben mirar hacia las piernas. Luego levante las pesas hasta el nivel de los hombros. Primero debe levantar los codos. Cuando los codos estén casi al nivel de las orejas, baje las pesas hasta los muslos nuevamente. Mantenga las rodillas levemente flexionadas. No se incline hacia atrás.

Estocada (para la parte delantera y trasera de las piernas y las nalgas)

Sostenga una pesa en cada mano. Mantenga los brazos a los costados. Las palmas deben mirar hacia las piernas. Los pies deben estar abiertos a la altura de los hombros. De un gran paso hacia adelante con la pierna izquierda. Baje la rodilla derecha hasta que quede 1 pulgada del piso. Luego estire nuevamente la pierna izquierda y retroceda a la posición inicial. Repita con la otra pierna. Recuerde que el movimiento es hacia arriba y hacia abajo, no realmente hacia adelante. Mantenga la espalda recta y la cabeza erguida. No se incline hacia adelante.

Aspectos a tener en cuenta

¿Qué puedo hacer si tengo problemas para comer?

  • Si no tiene apetito: intente comer sus comidas favoritas. En lugar de comer 3 comidas grandes cada día, coma de 6 a 8 comidas pequeñas. Beba malteadas de proteínas altos en calorías con sus comidas o entre comidas.
  • Si tiene diarrea: no coma alimentos fritos ni otros alimentos ricos en grasa, como las papas fritas. Evite los alimentos ricos en fibra. En cambio, coma alimentos blandos, como pan, arroz y puré de manzana. Pregúntele a su médico acerca de tomar suplementos nutricionales, como Ensure.
  • Si tiene llagas en la boca: evite las frutas cítricas, como las naranjas y las toronjas. Evite los alimentos demasiado calientes o fríos. No coma comidas picantes. Evite comer alimentos duros, como papas fritas y pretzels. Use un popote para beber líquidos.
  • Si tiene náuseas y vómitos: evite beber líquidos con las comidas. Coma de 6 a 8 comidas pequeñas cada día en lugar de 3 comidas grandes. Coma alimentos con un sabor suave. Coma alimentos a una temperatura media, no demasiado calientes ni fríos. Beba suplementos nutricionales y bebidas deportivas. Siéntese y relájese durante 30 minutos después de comer.

Evite:

  • fumar y vapear
  • alcohol
  • drogas

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Estoy lo suficientemente sano como para comenzar un programa de ejercicios?
  • ¿Hay ciertos alimentos que debería comer?
  • ¿Hay algún suplemento que deba tomar?
  • ¿Hay otras cosas que debería hacer para mejorar mi salud?
  • ¿Hay algo más que pueda hacer para prevenir complicaciones/infecciones?
  • ¿Los medicamentos que tomo afectarán mi apetito?