Comprender la salud emocional de su hijo adolescente

La adolescencia es una época de transición de la infancia a la edad adulta. Los adolescentes a menudo tienen un fuerte deseo de ser independientes. Entonces pueden tener dificultades para seguir dependiendo de sus padres. También pueden sentirse abrumados por los cambios emocionales y físicos que están experimentando.

Los adolescentes también pueden enfrentar otras presiones, que incluyen:

  • Encajar en la escuela y entre amigos.
  • Que le vaya bien en la escuela y sacar buenas notas.
  • Sobresalir en actividades como el deporte.
  • Participar como miembro de la familia.
  • Trabajar medio tiempo.
  • Prepararse para la universidad o su próximo paso en la vida después de la secundaria.

La adolescencia es importante ya que su hijo afirma su individualidad. Muchos padres se preguntan qué pueden hacer para ayudar a su hijo adolescente.

El camino hacia una mejor salud

Comunicar su amor por su hijo es lo más importante que puede hacer para ayudarlo durante su adolescencia. Los niños deciden cómo se sienten sobre sí mismos en gran parte según cómo reaccionan sus padres ante ellos. Por esta razón, es importante que los padres ayuden a sus hijos a sentirse bien consigo mismos. Puede hacer esto al:

  • Desarrollar su confianza y autoestima. Elógielos, y sea específico. Dígales exactamente por qué está impresionado o orgulloso de ellos. Pase tiempo con ellos y hágales saber cuánto los valora.
  • Apoyarlos emocionalmente. Anímelos a hablar con usted. Escuche y ayúdelos a comprender sus sentimientos.
  • Brindarles seguridad y protección. Deles amor incondicional. Mantenga las rutinas para que se sientan seguros. Asegúrese de que sepan que el hogar es un lugar seguro para ellos.
  • Enseñarles resiliencia. Enséñele a su hijo cómo superar los tiempos difíciles. Ayúdelos a enfrentar el cambio, manejar el estrés y aprender de los contratiempos.

También es importante comunicar sus valores con su hijo. Establezca expectativas y límites para él o ella. Esto podría incluir insistir en la honestidad, el autocontrol y el respeto por los demás en todo momento. Al mismo tiempo, permita que su adolescente tenga su propio espacio y sea su propia persona.

Los padres de los adolescentes a menudo se dan cuenta solo de los problemas. Pueden adquirir el hábito de dar comentarios y críticas en su mayoría negativos. Los adolescentes necesitan comentarios, pero responden mejor a los comentarios positivos. Recuerde alabar el comportamiento apropiado. Esto ayudará a que su hijo sienta una sensación de logro y reforzará los valores de su familia.

Establecer una relación amorosa desde el principio puede ayudarlo a usted y a su hijo durante los años de la adolescencia.

La Academia Estadounidense de Psiquiatría Infantil y Adolescente (AACAP) sugiere las siguientes formas para que los padres se preparen para la adolescencia de sus hijos:

  • Proporcionar un ambiente hogareño seguro y amoroso.
  • Crear una atmósfera de honestidad, confianza y respeto.
  • Permitir independencia y asertividad apropiada para la edad.
  • Desarrollar una relación que anime a su hijo a hablar con usted cuando esté molesto.
  • Enseñar la responsabilidad de las pertenencias de su hijo y las suyas.
  • Enseñar la responsabilidad básica de las tareas domésticas.
  • Enseñar la importancia de aceptar límites.
  • No olvide la importancia de las reglas. Los adolescentes aún necesitan reglas que afecten su salud, seguridad y educación. Haga que las reglas sean fáciles de entender. Cuando ponga una regla, asegúrese de que las razones estén claras.
  • Escuche las inquietudes, opiniones y solicitudes de su hijo. Si puede comprometerse, hágalo.

Aspectos a tener en cuenta

Recuerde que su hijo adolescente puede experimentar al tratar de definirse a sí mismo. Pueden cambiar sus valores, ideas, peinados o ropa para hacer esto. Este es un comportamiento normal. No debería preocuparse. Sin embargo, el comportamiento inapropiado o destructivo puede ser un signo de un problema.

Algunos adolescentes corren el riesgo de una serie de comportamientos autodestructivos. Estos adolescentes a menudo tienen baja autoestima o problemas familiares. Pueden experimentar con el uso de drogas o alcohol, o tener relaciones sexuales sin protección. La depresión y los trastornos alimentarios son otros problemas de salud comunes que enfrentan los adolescentes. Las siguientes pueden ser señales de advertencia de que su hijo tiene un problema:

  • comportamiento agitado o inquieto;
  • pérdida o aumento de peso;
  • bajas calificaciones;
  • problemas de concentración;
  • sentimientos de tristeza;
  • no preocuparse por las personas y las cosas;
  • falta de motivación;
  • fatiga, pérdida de energía y falta de interés en las actividades;
  • baja autoestima;
  • problemas para conciliar el sueño;
  • enfrentamiento con la ley.

¿Qué debo hacer si hay un problema?

Trabajen juntos para mantener una comunicación abierta. Si sospecha que hay un problema, pregúntele a su hijo qué le está molestando. No ignore un problema con la esperanza de que desaparezca. Es más fácil hacer frente a los problemas cuando son pequeños. Esto también les brinda a usted y a su hijo adolescente la oportunidad de aprender a resolver problemas juntos. No tenga miedo de pedir ayuda para tratar con su hijo adolescente. Muchos recursos, incluido su médico de cabecera, están disponibles.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué puedo hacer para mantener a mi adolescente emocionalmente saludable?
  • ¿Es normal el comportamiento de mi adolescente?
  • ¿Qué signos debo buscar si creo que mi hijo adolescente podría estar teniendo problemas?
  • Tengo baja autoestima y estoy deprimido. ¿Es más probable que mi hijo desarrolle esos mismos problemas?
  • ¿Mi adolescente necesita ver a un terapeuta o un psiquiatra?
  • ¿Mi adolescente necesita medicamentos?
  • ¿Mi adolescente «crecerá» de estos comportamientos?