Tics y síndrome de Tourette

¿Qué es el síndrome de Tourette?

El síndrome de Tourette es un trastorno del movimiento que comienza en la infancia. Provoca que una persona haga movimientos o sonidos repetidos sobre los que tiene poco o ningún control. Estos se denominan tics. Pueden ocurrir varios tics diferentes al mismo tiempo, pero no siempre pueden ocurrir juntos.

En la televisión, en las películas y en las noticias, el síndrome de Tourette a menudo se relaciona con maldiciones o comentarios ofensivos. Sin embargo, solo un pequeño porcentaje de personas con síndrome de Tourette tiene este síntoma.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de Tourette?

El principal síntoma del síndrome de Tourette son los tics. Los tics son movimientos o sonidos rápidos que se repiten una y otra vez sin ningún motivo. Una persona con un tic no puede controlar el movimiento o los sonidos. Los ejemplos de tics comunes incluyen:

  • carraspeo;
  • parpadeo;
  • olfateo;
  • gruñidos;
  • encogimiento de hombros;
  • saltar;
  • patear;
  • sacudir el brazo.

Algunos tics son menores y no son tan notables. Otros pueden ser movimientos o sonidos constantes que no se pueden controlar. Los tics a menudo empeoran cuando una persona se siente estresada, cansada, ansiosa o emocionada. Pueden mejorar cuando una persona está tranquila o concentrada en una actividad. Por lo general, no representan un problema grave.

Si un niño tiene síndrome de Tourette, los tics generalmente comienzan entre los 5 y los 10 años de edad. A menudo comienzan con un tic en el área de la cabeza o el cuello. Luego pueden surgir otros tics. Los movimientos y los sonidos pueden cambiar con el tiempo. Algunos tics desaparecen después de unos meses. A veces una persona puede tener 1 o 2 tics durante muchos años. Los niños que tienen síndrome de Tourette generalmente sufren sus peores síntomas entre los 9 y los 13 años de edad. Después de ese tiempo, los tics pueden ser menos intensos o desaparecer por completo. Menos de la mitad de las personas que padecen el síndrome de Tourette en la infancia sufren tics de moderados a severos en la edad adulta.

Es posible que su hijo tenga un tic, pero no el síndrome de Tourette. Hable con su médico de familia si cree que su hijo puede tener un tic o padecer el síndrome de Tourette.

¿Qué causa el síndrome de Tourette?

Los médicos no saben exactamente qué causa los tics y el síndrome de Tourette. Sí explican que el síndrome de Tourette parece darse en familias. Es más común en los niños que en las niñas.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de Tourette?

No hay pruebas de laboratorio para diagnosticar el síndrome de Tourette. El médico de su hijo puede hacer un examen o realizar pruebas para descartar otras causas de los síntomas. Para ser diagnosticado con el síndrome de Tourette, una persona debe:

  • Tener tics motores (movimiento corporal) y vocales (que involucran la voz). No necesariamente ocurren al mismo tiempo.
  • Tener tics que ocurren regularmente o de vez en cuando durante al menos 1 año.
  • Haber comenzado a tener tics antes de los 18 años.

¿Se puede prevenir o evitar el síndrome de Tourette?

No hay nada que pueda hacer para prevenir o evitar tener tics o padecer el síndrome de Tourette.

Tratamiento del síndrome de Tourette

No existe cura para el síndrome de Tourette. Sin embargo, hay medicamentos que pueden ayudar. En la mayoría de los casos, las personas con síntomas leves no reciben tratamiento. Los efectos secundarios de los medicamentos pueden ser peores que los síntomas mismos. Sin embargo, si los tics afectan la vida diaria, las personas pueden ser tratadas con medicamentos. El tipo de medicamento utilizado depende de los síntomas y de si la persona tiene algún otro problema médico. La terapia conductual también puede ayudar.

Vivir con el síndrome de Tourette

El síndrome de Tourette puede afectar todos los aspectos de la vida de una persona. Esto incluye su salud, educación, empleo y relaciones. También tiene un efecto en su bienestar físico, mental y emocional.

Muchos niños con síndrome de Tourette también padecen otras afecciones. Estas incluyen:

  • trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH);
  • trastorno obsesivo compulsivo (pensamientos o comportamientos que se repiten una y otra vez);
  • depresión;
  • ansiedad;
  • otros problemas de conducta o comportamiento.

Su médico puede ayudarlo a averiguar si su hijo sufre alguna de estas otras condiciones.

Es importante diagnosticar el síndrome de Tourette lo antes posible. Esto ayudará a garantizar que su hijo reciba el tratamiento y el apoyo adecuados para que pueda llevar una vida productiva y saludable.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a adaptarse a la escuela y a otros niños?
  • ¿Hay algún medicamento que pueda ayudar a mi hijo?
  • ¿Podría mi hijo también tener un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)?
  • ¿Existen otras terapias que podrían ayudar a mi hijo?
  • ¿Tendrá mi hijo problemas cuando comience la escuela?
  • ¿Hay algún material que pueda compartir conmigo para entregarle al maestro/proveedor de cuidado infantil de mi hijo?