Síndrome HELLP

Síndrome HELLP

¿Qué es el síndrome de HELLP?

El síndrome HELLP es una enfermedad rara pero grave en el embarazo. Esto causa problemas en la sangre y el hígado de la madre. Su nombre se refiere a los 3 indicadores del síndrome:

  • Hemolysis (Hemolisis) – descomposición de los glóbulos rojos. Estos transportan el oxígeno desde los pulmones al resto del cuerpo.
  • Elevated Liver enzyme levels (niveles Elevados de las enzimas del Hígado) – Los altos niveles pueden indicar que hay problemas en el hígado.
  • Low Platelet counts (conteos Bajos de Plaquetas) – Las plaquetas ayudan a la coagulación de la sangre.

Esta enfermedad puede comenzar rápidamente. Ocurre con mayor frecuencia en los últimos 3 meses de embarazo (el tercer trimestre). También puede comenzar poco después de tener a su bebé. Las mujeres que tienen el síndrome de HELLP pueden tener problemas de sangrado, problemas hepáticos, y problemas de presión arterial. Cualquiera de ellos puede significar un daño para la madre y el bebé.

Síntomas del síndrome de HELLP

Los síntomas del síndrome de HELLP incluyen:

  • sensación de cansancio;
  • dolor en la parte superior derecha del abdomen;
  • dolores de cabeza fuertes;
  • náuseas o vómitos;
  • hinchazón, especialmente en la cara y las manos;
  • visión borrosa;
  • retención de líquidos y aumento de peso.

En raras ocasiones, es posible que observe sangrado que no se detiene con facilidad, incluyendo de nariz, encías o en otros lugares. Pueden ocurrir ataques o convulsiones, pero también son raros.

Muchas mujeres embarazadas sanas también tienen algunos de estos síntomas al final del embarazo. Puede ser difícil saber con seguridad si usted tiene el síndrome de HELLP. Llame a su médico de inmediato si experimenta estos síntomas.

¿Qué causa el síndrome HELLP?

Los médicos no saben exactamente qué causa el síndrome de HELLP. Asimismo, no se puede predecir quién lo padecerá. Cualquier mujer embarazada puede contraer esta enfermedad.

La mayoría de las mujeres que se enferman tienen problemas de presión arterial antes de contraer el síndrome de HELLP. (No obstante, puede contraer el síndrome de HELLP aún si su presión arterial es normal.)

Es más probable que le dé síndrome de HELLP si es blanca y mayor de 25 años de edad. Usted está en mayor riesgo si ha tenido hijos antes o si ha tenido un problema con un embarazo anterior.

¿Cómo se diagnostica el síndrome HELLP?

Su médico le hará un examen físico. Él o ella revisarán la sensibilidad en el abdomen, en especial la parte superior derecha. Verificarán si su hígado está agrandado, si las piernas están hinchadas, y si su presión arterial es alta. Todos estos son signos de que usted podría tener el síndrome de HELLP.

Su médico probablemente solicitará exámenes de sangre. Estos mostrarán si sus enzimas hepáticas se encuentran altas o si su recuento de plaquetas es bajo. Estos son indicadores comunes del síndrome de HELLP.

¿Se puede prevenir o evitar el síndrome de HELLP?

No hay manera de prevenir esta enfermedad. Lo mejor que puede hacer es ver a su médico con regularidad. Coméntele acerca de los síntomas que está teniendo en cada visita prenatal.

Si usted tiene el síndrome de HELLP durante un embarazo, puede contraerlo nuevamente durante su próximo embarazo. La enfermedad suele ser menos grave la segunda vez.

Tratamiento del síndrome de HELLP

El principal tratamiento para el HELLP es dar a luz a su bebé tan pronto como sea posible. Es posible que tenga que hacerlo antes de su fecha de parto programada. Por este motivo, su bebé podría nacer de forma prematura. Pero las complicaciones a raíz del HELLP pueden desarrollarse rápidamente, poniendo tanto usted como a su bebé en peligro.

Si no está demasiado enferma, el médico puede esperar unos días antes de recibir a su bebé. Él o ella le pueden dar medicamentos corticosteroides. Esto ayudará a que los pulmones del bebé se desarrollen más rápido antes de que nazca. Otros tratamientos que puede recibir en el hospital incluyen:

  • Una transfusión de sangre si tiene sangrado severo.
  • Medicamentos para la presión arterial.
  • Una infusión de sulfato de magnesio para prevenir las convulsiones.

Algunas mujeres que contraen el síndrome de HELLP se enferman mucho. En raras ocasiones, la enfermedad puede ser fatal. La mayoría de las mujeres que tienen esta enfermedad comienzan a mejorar un par de días después de que nacen sus bebés.

Vivir con el síndrome de HELLP

Si se obtiene un diagnóstico temprano, lo más probable es que estará bien. Si usted no recibe el tratamiento temprano, puede desarrollar complicaciones. Estas son algunas de ellas:

  • problemas de coagulación que pueden conducir a hemorragia (sangrado excesivo);
  • líquido en los pulmones;
  • insuficiencia renal;
  • hemorragia y falla hepática;
  • desprendimiento de placenta (cuando la placenta se separa de la pared del útero).

Una vez que nazca su bebé, la enfermedad generalmente desaparece. Si usted la contrae una vez, es más propensa a tenerla de nuevo en futuros embarazos.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Tengo hipertensión arterial. ¿Estoy en riesgo de contraer el síndrome de HELLP?
  • ¿Qué pruebas de sangre necesito?
  • ¿Tendré que dar a luz a mi bebé antes de tiempo? ¿Qué riesgos supone esto para la salud de mi bebé?
  • ¿Qué pasaría si decido esperar para dar a luz?
  • Tuve el síndrome de HELLP durante otro embarazo. ¿Lo tendré de nuevo? ¿Puedo hacer algo para prevenir el síndrome de HELLP durante este embarazo?