Resfriados y gripe

Descripción general

¿Qué son el resfriado común y la gripe?

El resfriado común y la gripe son infecciones virales del tracto respiratorio, el cual incluye la garganta, la nariz, las vías respiratorias y los pulmones.

Síntomas

¿Cómo puedo determinar si tengo resfriados o gripe?

A pesar de que el resfriado común y la gripe tienen muchos síntomas similares, son 2 afecciones distintas.

Los síntomas de un resfriado se desarrollan en forma lenta y pueden incluir:

Los síntomas del resfriado generalmente son más leves que los síntomas de la gripe.

Por lo general, los síntomas de la gripe aparecen en forma repentina y pueden incluir:

  • Fiebre de hasta 102 °F.

  • Goteo o congestión nasal (a menudo con secreciones de color verde o amarillo).

  • Dolor de garganta.

  • Tos.

  • Estornudos.

  • Fatiga.

  • Dolores musculares.

  • Dolor de cabeza.

  • Lagrimeo en los ojos.

  • Fiebre superior a 102 °F.

  • Congestión nasal.

  • Náuseas.

  • Escalofríos y sudoración.

  • Fatiga.

  • Dolores musculares, en especial, en la espalda, los brazos y las piernas.

  • Tos.

  • Dolor de cabeza.

  • Pérdida del apetito.

¿Debo llamar a mi médico?

En la mayoría de los casos, usted no necesita consultar a su médico cuando tiene resfriados o gripe. Sin embargo, si usted tiene alguno de los síntomas que se indican en el recuadro a continuación, llame a su médico.

Llame a su médico si tiene estos síntomas de resfriado y de gripe:

En los niños:

En los adultos:

  • Fiebre alta (superior a 103 °F) o fiebre que dure más de 3 días.

  • Síntomas que duran más de 10 días.

  • Problemas para respirar, respiración acelerada o respiración sibilante.

  • Color de piel azulado.

  • Dolor de oído o drenaje del oído.

  • Cambios en el estado mental (como no despertarse, irritabilidad o convulsiones).

  • Síntomas parecidos a los de la gripe que mejoran, pero regresan con fiebre y una tos peor.

  • Empeoramiento de una afección médica crónica (como la diabetes o una enfermedad cardíaca).

  • Vómitos o dolor abdominal.

  • Fiebre alta y prolongada (superior a 102 °F) con fatiga y dolores por todo el cuerpo.

  • Síntomas que duran más de 10 días o que empeoran, en lugar de mejorar.

  • Problemas para respirar o falta de aire.

  • Dolor o presión en el pecho.

  • Desmayos o sensación de que está a punto de desmayarse.

  • Confusión o desorientación.

  • Vómitos intensos o persistentes.

  • Dolor intenso de los senos paranasales en la cara o en la frente.

  • Glándulas muy hinchadas en el cuello o la mandíbula.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa de los resfriados y de la gripe?

Los virus provocan resfriados y gripe. Hay más de 200 virus distintos que pueden provocar resfriados. No hay tantos virus que provoquen gripe. Por este motivo, hay una inyección disponible para la gripe y no para los resfriados.

Tratamiento

¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?

No existe una cura para el resfriado común. Todo lo que puede hacer para sentirse mejor es tratar los síntomas mientras el cuerpo combate el virus.

Para la gripe, es probable que su médico le recomiende tratar los síntomas hasta que usted se sienta mejor. En casos graves, su médico podría recetarle un medicamento antiviral. Los medicamentos antivirales pueden acortar el tiempo durante el cual esté enfermo con gripe. Estos medicamentos se encuentran disponibles en forma de píldoras o jarabe o en un inhalador. El tipo de medicamentos que es para inhalación podría provocar problemas en algunas personas que tienen asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

¿Qué medicamentos puedo darle a mi hijo?

No existe una cura para el resfriado ni para la gripe, y los antibióticos no funcionan contra los virus que provocan los resfriados y la gripe.

Los analgésicos como el acetaminofén (una marca: Children’s Tylenol) pueden ayudar a aliviar los dolores de cabeza, los dolores musculares y los dolores de garganta, así como también tratar la fiebre. Asegúrese de que le está dando la dosis correcta a su hijo, de acuerdo con su edad y peso.

Los aerosoles nasales y los descongestivos no son recomendables para niños pequeños, debido a que podrían provocar efectos secundarios. Los medicamentos para la tos y los resfriados no son recomendables para los niños, en especial, para aquellos menores de 2 años. También existe poca evidencia de que los medicamentos para la tos y los resfriados, y los descongestivos nasales sean eficaces para tratar a los niños.

Para tratar los resfriados o la gripe, asegúrese de que su hijo descanse y beba abundante cantidad de líquido. Usted puede utilizar un humidificador para ayudar a humedecer el aire en el dormitorio de su hijo. Esto puede ayudar a aliviar la congestión nasal. Usted también puede utilizar un aerosol nasal de solución salina para diluir la mucosidad nasal y una pera de succión para succionar la mucosidad y sacarla de la nariz de su bebé o hijo.

¿Qué medicamentos de venta libre puedo tomar para los resfriados o la gripe?

Los medicamentos de venta libre no pueden curar los resfriados ni la gripe. Sin embargo, los medicamentos pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas de los resfriados o de la gripe. Consulte a su médico antes de darle algún medicamento a un niño.

Muchos de los productos para los resfriados y para la gripe se encuentran disponibles sin receta médica.

Prevención

¿Puedo evitar los resfriados o la gripe?

Usted puede reducir el riesgo de tener resfriados o gripe lavándose las manos con frecuencia, lo que detiene la propagación de los gérmenes. Tener una alimentación saludable, hacer ejercicio y dormir lo suficiente también desempeñan un rol en la prevención de los resfriados y de la gripe debido a que ayudan a estimular el sistema inmunitario.

Tosa y estornude en la parte interna del codo (en lugar de la mano). Limpie las superficies comunes, como la mesa y las encimeras, los juguetes de su hijo, los picaportes de las puertas y los cuartos de baño, con un desinfectante antibacteriano. Esto puede ayudar a detener la propagación de los gérmenes.

La mejor manera de evitar contraer gripe es recibir la vacuna contra la gripe. Usted debería recibir la vacuna cuando esta se encuentre disponible cada otoño (en octubre o noviembre), pero usted también puede recibirla en cualquier momento durante la temporada de gripe (en diciembre, enero y más adelante). La vacuna se encuentra disponible en forma de inyección o aerosol nasal. Las vacunas funcionan exponiendo al sistema inmunitario al virus de la gripe. El cuerpo desarrollará anticuerpos contra el virus para protegerlo a usted, a fin de que no tenga gripe. La vacuna inyectable contra la gripe contiene virus muertos. La vacuna inyectable contra la gripe es segura para los adultos y para todos los niños de 6 meses o más, y se recomienda enérgicamente que todos los niños de 6 a 59 meses reciban la vacuna inyectable anual contra la gripe. La vacuna en aerosol nasal contiene virus vivos pero debilitados. Es segura para los adultos y para todos los niños de 2 años o más que no tengan asma ni problemas respiratorios. Usted no puede contraer gripe a partir de la vacuna inyectable contra la gripe ni a partir de la vacuna en aerosol nasal.

Algunas personas que reciban la vacuna tendrán gripe de todos modos pero, por lo general, tendrán un caso más leve que las personas que no están vacunadas. La vacuna se recomienda, en especial, a las personas que tienen más probabilidades de enfermarse en forma grave por complicaciones relacionadas con la gripe.

Bibliografia

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuánto tiempo estaré enfermo?

  • ¿Por cuánto tiempo debo hacer que mi hijo permanezca en el hogar sin enviarlo a la guardería o a la escuela?

  • ¿Qué puedo hacer para sentirme más cómodo?

  • ¿Existe algún medicamento que pueda recomendar?

  • ¿Debo recibir la vacuna contra la gripe? ¿Debo hacer vacunar a mi hijo?

  • ¿Cuándo debo llamar a mi médico?

  • ¿Cuánto tiempo durará el período de contagio?

  • Estoy embarazada. ¿Existe algún peligro para mi bebé a causa de la gripe?

  • ¿El vapor ayudará a aliviar mi congestión?

  • ¿Los medicamentos para la tos son seguros para mi hijo?

Infecciones respiratorias durante el embarazo

¿Qué es una infección respiratoria viral?

Una infección respiratoria viral es una enfermedad contagiosa que puede afectar el tracto respiratorio (la respiración) y provocar otros síntomas. La gripe y el resfriado común son ejemplos de infecciones respiratorias virales. Otros ejemplos de virus respiratorios son:

  • Varicela (viruela boba).

  • Quinta enfermedad.

  • Citomegalovirus.

  • Rubéola (que también se llama sarampión alemán).

¿Qué sucede si me veo expuesta a una infección respiratoria viral cuando estoy embarazada?

Las mujeres embarazadas pueden verse expuestas a personas con infecciones virales en el trabajo y en el hogar. La mayoría de las veces, la mujer no contrae la infección. Incluso si contrae la infección, la mayoría de los virus no dañarán al bebé. Sin embargo, algunos virus pueden provocar un aborto espontáneo o defectos de nacimiento en el bebé.

Si usted, mientras está embarazada, se ve expuesta a una persona que tiene varicela, la quinta enfermedad, citomegalovirus o rubéola debe informar a su médico de inmediato. Su médico querrá saber qué grado de contacto ha tenido con la persona que tiene la infección.

A continuación se enumeran algunas preguntas que podría hacerle su médico:

  • ¿Tocó o besó a la persona que tiene la infección?

  • ¿Por cuánto tiempo estuvo en contacto con la persona que tiene la infección?

  • ¿Cuándo se enfermó la persona que tiene la infección?

  • ¿Un médico diagnosticó la enfermedad de la persona que tiene la infección? ¿Se realizó alguna prueba?

¿Qué debo hacer si me veo expuesta a la varicela?

La varicela es provocada por un virus y es muy contagiosa. Puede ser grave durante el embarazo. A veces, la varicela puede provocar defectos de nacimiento. Si usted ha tenido varicela en el pasado, es poco probable que la contraiga de nuevo y su bebé estará bien. Si usted no ha tenido varicela o no está segura de esto, debe consultar a su médico de inmediato. Su médico le hará un análisis de sangre para ver si es inmune.

Muchas personas que no recuerdan haber tenido varicela son inmunes de todos modos. Si el análisis de sangre muestra que no es inmune, usted puede tomar medicamentos para hacer que la enfermedad sea menos grave y posiblemente ayudar a proteger a su bebé de la varicela.

¿Qué debo hacer si me veo expuesta a la quinta enfermedad?

La quinta enfermedad es un virus común en los niños. La mitad de los adultos es susceptible de tener la quinta enfermedad y puede contraerla de los niños.

Los niños que tienen la quinta enfermedad, por lo general, desarrollan un sarpullido en el cuerpo y tienen síntomas parecidos a los del resfriado. Podrían tener mejillas rojas que tienen el aspecto de haber sido abofeteadas o pellizcadas. Los adultos que tienen la quinta enfermedad, por lo general, no tienen el sarpullido tipo "mejilla abofeteada". Los adultos que contraen la quinta enfermedad, por lo general, tienen mucho dolor en las articulaciones.

Si usted tiene la quinta enfermedad en la primera etapa del embarazo, podría tener un aborto espontáneo. La quinta enfermedad también puede provocar defectos de nacimiento en su bebé (como anemia grave). Si usted se ve expuesta a la quinta enfermedad, llame a su médico. Es posible que su médico le realice un análisis de sangre para ver si es inmune. Es posible que usted también necesite realizarse una ecografía para ver si el bebé ha contraído la infección.

¿Qué sucede si me veo expuesta al citomegalovirus?

Por lo general, el citomegalovirus no provoca ningún síntoma, por lo que probablemente usted no sepa que lo tiene. Es la infección más común que se puede transmitir de la madre al bebé. El citomegalovirus afecta a 1 de cada 100 mujeres embarazadas. Puede provocar defectos de nacimiento (como pérdida de audición, discapacidades del desarrollo o, incluso, la muerte del feto).

Es importante prevenir el citomegalovirus debido a que no existe una manera de tratarlo. Las mujeres que trabajan en guarderías y en un entorno de atención médica tienen el riesgo más alto de contraer la infección. Las mujeres embarazadas que tienen estos trabajos deben lavarse las manos después de manipular pañales y evitar frotar su cara con la de los bebés o besarlos. Si usted piensa que se ha visto expuesta a una persona que tiene el citomegalovirus, debe consultar a su médico de inmediato.

¿Qué sucede si me veo expuesta a la rubéola (sarampión alemán)?

A partir de 1969, casi todos los niños han recibido la vacuna contra la rubéola, por lo que, hoy en día, es una enfermedad poco frecuente. En la primera visita prenatal, todas las mujeres embarazadas deben realizarse una prueba para ver si son inmunes a la rubéola. Las mujeres que no son inmunes a la rubéola deben recibir la vacuna después de que nazca el bebé. Es incluso mejor realizarse la prueba antes de quedar embarazada, a fin de poder recibir la vacuna si la necesita.

Si usted se ve expuesta a la rubéola cuando está embarazada y no es inmune, pueden producirse defectos de nacimiento graves o la muerte del feto. Los síntomas de la rubéola en los adultos son, por lo general, dolor articular y, en ocasiones, una infección del oído. Hable con su médico si usted está experimentando estos síntomas.

¿Qué sucede si me veo expuesto a la gripe?

La gripe casi nunca provoca defectos de nacimiento. Puede ser más grave para la madre si tiene gripe mientras está embarazada. Usted podría enfermarse gravemente. Si usted estará embarazada durante la temporada de gripe (desde octubre hasta marzo), debe recibir la vacuna inyectable contra la gripe en otoño.

Nota sobre las vacunas

A veces, la cantidad de una vacuna determinada no alcanza para la cantidad de personas que la necesitan. Lea aquí sobre la escasez de vacunas.

¿Qué sucede con otras infecciones virales?

La mayoría de los demás virus respiratorios (como el sarampión común, las paperas, la roséola, la mononucleosis y la bronquiolitis) no parecen aumentar el riesgo normal de tener defectos de nacimiento. En los embarazos normales, el riesgo de tener defectos de nacimiento graves es solo del 2% al 3%. Para protegerse de todos los virus infecciosos, lávese las manos con frecuencia (en especial, después de utilizar el baño o antes de una comida).

H1N1

¿Qué es la influenza H1N1?

La influenza H1N1 (también conocida como gripe porcina) es una infección causada por un virus. La influenza H1N1 empezó en los Estados Unidos en la primavera de 2009. Al principio, la infección se conoció como gripe porcina porque las primeras pruebas mostraron que el virus se parecía a los virus de gripe que ocurrían en los cerdos (ganado porcino). El virus H1N1 afecta a los humanos..

¿En qué se diferencia la influenza H1N1 de la gripe estacional?

La influenza H1N1 se parece a la gripe estacional ya que ambas infecciones son causadas por virus.

La influenza H1N1 es más común en personas menores de 25 años de edad. La gripe estacional tiende a infectar a las personas mayores de 65 años de edad.

La influenza H1N1 también está activa más temprano en el año. Empezó a aparecer en la primavera de 2009. La gripe estacional aparece posteriormente en el invierno, siendo diciembre, enero y febrero los meses pico.

¿Puedo contraer la influenza H1N1 por comer carne de cerdo?

No, el virus H1N1 no se contagia al comer cerdo o productos porcinos.

¿Cuáles son los síntomas de la influenza H1N1?

Los síntomas empiezan de 3 a 5 días después de haber estado expuesto al virus y duran aproximadamente 8 días. Los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre

  • Dolor de garganta

  • Tos

  • Dolor muscular

  • Dolor de cabeza

  • Escalofríos

  • Fatiga

  • Secreción nasal o nariz congestionada

  • Vómitos

  • Diarrea

¿Quién debe recibir la vacuna de H1N1?

Existen 2 tipos de vacuna para la gripe. La vacuna trivalente para la gripe protege contra las 3 cepas de gripe que se espera que sean las más comunes durante esta temporada de gripe. La vacuna cuadrivalente protege contra 4 cepas. La vacuna de la gripe ha protegido contra H1N1 desde 2010 y la vacuna de la gripe 2014-2015 también protegerá contra H1N1.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) recomiendan que cualquier persona mayor de 6 meses de edad reciba la vacuna de la gripe, especialmente los grupos con mayor riesgo de padecer complicaciones de la gripe. Estos incluyen:

  • Mujeres embarazadas

  • Personas que viven o cuidan niños menores de 6 meses de edad

  • Personas que trabajan en servicios de emergencia o de cuidado de la salud

  • Niños y adultos jóvenes entre las edades de 6 meses y 24 años de edad

  • Personas entre 25 y 64 años de edad que están en riesgo de tener complicaciones del virus H1N1, como personas que tienen sistemas inmunes débiles o problemas de salud crónicos como el asma o enfermedad cardíaca

¿Es segura la vacuna?

Sí, la vacuna para la gripe estacional que también protege contra H1N1 se considera muy segura. Rara vez, algunas personas pueden tener una reacción alérgica a la vacuna. Informe a su médico si alguna vez ha tenido una reacción alérgica después de recibir una vacuna de la gripe, ha tenido una reacción alérgica a la proteína del pollo o de los huevos, o tiene fiebre o alguna enfermedad que sea más que "solo un resfriado".

¿Cuándo debo consultar a mi médico?

Si usted no está dentro de uno de los grupos en riesgo que se enumeran antes, su cuerpo probablemente combatirá el virus por su cuenta. Si considera que podría tener la influenza H1N1, llame a su médico para saber si debe o no realizar una visita al consultorio. Los signos de que la influenza H1N1 requiere la atención de su médico incluyen:

En niños, las inquietudes incluyen:

  • Problemas para respirar

  • Dificultad para respirar

  • Confusión

  • No beber suficientes líquidos

  • Problemas para despertar

  • Síntomas parecidos a los de la gripe que desaparecen y regresan con fiebre y tos

  • Fiebre combinada con sarpullido

  • Irritabilidad extrema que hace que el niño se resista si lo quiere cargar

¿Cómo sabrá mi médico que tengo H1N1?

Sus síntomas por sí solos podrían ser una alerta para su médico de que tiene la influenza H1N1. La mayoría de pruebas rápidas pueden indicar que tiene la gripe, pero estas buscan muchos virus, no solo los virus de H1N1. Se puede realizar una prueba que indicará si tiene el virus de H1N1 específicamente, pero obtener resultados toma varios días. Es posible que su médico desee empezar a darle tratamiento de inmediato. Es por eso que muchos médicos no se preocupan por hacer prueba si sus síntomas indican que tiene influenza H1N1. Esto es especialmente cierto si su comunidad se encuentra en medio de un brote de H1N1 con una gran cantidad de personas infectadas.

Si tengo H1N1, ¿necesito recibir una receta médica para mejorar?

La mayoría de personas que tienen la influenza H1N1 mejorarán sin necesidad de una receta médica. Su médico podría decidir que necesita una receta médica si está en riesgo de tener complicaciones por la gripe o si:

Si tiene alguno de estos factores de riesgo, es posible que su médico le recete un medicamento antiviral, como oseltamivir o zanamivir. Los medicamentos antivirales disminuyen la capacidad del virus para reproducirse. Estos medicamentos pueden reducir el tiempo que está enfermo, aminorar la intensidad de los síntomas y prevenir problemas que la gripe puede causar. Estos medicamentos funcionan mejor si se empiezan a tomar al inicio de los síntomas de gripe.

  • Tiene una enfermedad grave o está en el hospital a causa de la gripe.

  • Tiene la gripe y está en riesgo de tener problemas a causa de la gripe, como niños menores de 2 años de edad, adultos mayores de 65 años de edad, mujeres embarazadas y personas que tienen problemas de salud crónicos o sistemas inmunes débiles.

  • Tiene la gripe y tiene signos de una infección más grave, como dificultad para respirar.

  • Es menor de 19 años de edad y está en una terapia de aspirina a largo plazo.

¿Qué más puedo hacer para sentirme mejor?

Si tiene fiebre, puede tratarla con medicamentos para bajar la fiebre. Estos incluyen medicamentos como acetaminofén (un nombre de marca: Tylenol), ibuprofeno (algunos nombres de marca: Advil, Motrin) o naproxeno (un nombre de marca: Aleve). Estos medicamentos también alivian las molestias y dolores. Nunca dé aspirina a los niños o adolescentes menores de 18 años de edad debido al síndrome de Reye. El síndrome de Reye es una enfermedad grave que puede ocasionar la muerte.

También debe tomar muchos líquidos para mantenerse hidratado y descansar suficiente. El descanso ayuda a su cuerpo a combatir la infección.

¿Qué más puedo hacer para evitar contraer la influenza H1N1?

Detenga el contagio:

  • Tápese la boca y la nariz con un pañuelo cuando tosa o estornude.

  • Si no tiene un pañuelo, tosa o estornude en la parte superior de su codo, no en sus manos.

  • Coloque los pañuelos de papel usados en la basura.

  • Lávese las manos con frecuencia con jabón y agua o con un desinfectante a base de alcohol.

  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca.

  • Evite estar con personas que están enfermas.

  • No comparta artículos personales, como maquillaje, utensilios para comer y beber o equipo deportivo o de oficina.

  • Si se enferma, quédese en casa y no vaya a la escuela o al trabajo, y evite estar con otras personas. Quédese en casa al menos 24 horas después de ya no tener fiebre.

Enterovirus D68

¿Qué es la gripe H1N1?

La gripe H1N1 (que también se llama gripe porcina) es una infección respiratoria provocada por un virus que se encuentra en cerdos. La gripe H1N1 puede infectar a los seres humanos. Para obtener más información, vea gripe H1N1.

Maneras de tratar los síntomas del resfriado y de la gripe

  • Descanse mucho, en especial, mientras tenga fiebre. Descansar ayuda al cuerpo a combatir las infecciones.

  • Deje el hábito de fumar y evite el humo de segunda mano, que pueden empeorar los síntomas del resfriado.

  • Beba mucho líquido, como agua y sopas claras. Los líquidos ayudan a aflojar la mucosidad. Los líquidos también son importantes debido a que ayudan a prevenir la deshidratación.

  • Haga gárgaras con agua salada tibia algunas veces al día para aliviar el dolor de garganta. Los aerosoles o las pastillas para la garganta también podrían ayudar a aliviar el dolor.

  • Evite consumir alcohol.

  • Utilice gotas nasales de solución salina (agua salada), a fin de ayudar a aflojar la mucosidad y humedecer la piel de la nariz que esté sensible al tacto.

¿Cómo están compuestos los medicamentos de venta libre para los resfriados y para la gripe?

Los ingredientes mencionados a continuación se encuentran en muchos medicamentos para los resfriados y para la gripe. Lea las etiquetas con cuidado. Si tiene preguntas, hable con su médico o farmacéutico.

  • Los analgésicos alivian las molestias y los dolores, y reducen la fiebre. Entre los ejemplos se incluyen el acetaminofén, la aspirina, el ibuprofeno, el ketoprofeno y el naproxeno. Advertencia: No se debe dar aspirina a los niños ni a los adolescentes debido a que puede provocar el síndrome de Reye.

  • Los antitusivos (que también se llaman antitusígenos) le indican al cerebro que deje de toser. No tome un antitusivo si está tosiendo con mucosidad. Advertencia: No se deben dar medicamentos para la tos a niños menores de 4 años.

  • Los expectorantes ayudan a diluir la mucosidad para que pueda expulsarse con más facilidad al toser.

  • Los aerosoles nasales descongestivos encogen las fosas nasales y reducen la congestión. Los adultos solo deben utilizar estos medicamentos durante pocos días. El uso excesivo puede hacer que los síntomas empeoren cuando la persona deje de utilizar el aerosol nasal. Advertencia: Los niños no deben utilizar estos medicamentos.

Nota sobre las vacunas

A veces, la cantidad de una vacuna determinada no alcanza para la cantidad de personas que la necesitan. Lea aquí sobre la escasez de vacunas.

Las Citas

  • Appropriate Use of Antibiotics for URIs in Children: Part II. Cough, Pharyngitis and the Common Cold by SF Dowell, M.D., M.P.H., B Schwartz, M.D., WR Phillips, M.D., M.P.H., and The Pediatric URI Consensus Team ( 10/15/98, http://www.aafp.org/afp/981015ap/dowell.html)

  • Evaluation of Pregnant Women Exposed to Respiratory Viruses by John W. Ely, M.D., M.S.P.H., Jerome Yankowitz, M.D., and Noelle C. Bowdler, M.D. ( 05/15/00, http://www.aafp.org/afp/20000515/3065.html)