Proteger a su familia durante la época de resfriados y gripe

La época de resfriados y gripe a menudo comienza en octubre, ya que el clima exterior comienza a ser más frío. Puede durar hasta marzo o, a veces, hasta mayo. Cada año, es importante preparar y proteger a su familia.

El resfriado y la gripe son similares, pero son dos enfermedades diferentes. Ambos son causados ​​por virus contagiosos. El resfriado a menudo es leve, comienza lentamente y puede durar más. La gripe (influenza) a menudo es más grave, aparece de repente y no dura mucho.

Camino hacia una mejor salud

Hay varias cosas que puede hacer para evitar enfermarse. Es posible que aún contraiga un resfriado o y gripe, pero estos consejos pueden ayudar a prevenir o disminuir los síntomas.

Cuidado personal

  • Lávese las manos con frecuencia. Esto puede ayudar a detener la propagación de gérmenes.
  • Coma saludablemente, manténgase activo y duerma lo suficiente. Esto ayuda a estimular su sistema inmunológico y mantener su cuerpo fuerte.
  • Tosa y estornude en el codo. ¡Piense en todos los gérmenes que puede transmitir si utiliza las manos!
  • Use productos antibacterianos para limpiar superficies. Estos productos desinfectan los gérmenes y se deben usar en toda la casa. Las áreas comunes son mesas y encimeras. No se olvide de limpiar las manijas de las puertas, los interruptores de luz y los juguetes de su hijo.
  • Permanezca en su casa cuando esté enfermo.Usted puede contagiar antes de empezar a mostrar síntomas y después de que empiece a sentirse mejor. Evite lugares donde pueda propagar el virus.
  • Manténgase alejado de las personas en riesgo. Trate de evitar a niños pequeños y bebés, mujeres embarazadas, personas de 65 años o más y cualquier persona con una afección crónica, como asma. Las personas de estos grupos tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con la gripe.

Vacuna contra la gripe

La mejor manera de evitar la gripe es vacunarse contra la gripe estacional. Las personas de 6 meses de edad o mayores deben vacunarse contra la gripe. Esto es lo que recomiendan la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Puede vacunarse en el consultorio de su médico o en una farmacia local.

La vacuna es especialmente importante para las personas que se consideran en alto riesgo respecto de las complicaciones relacionadas con la gripe. Entre ellas, se encuentran las siguientes:

  • Niños menores de 2 años.
  • Personas mayores de 65 años.
  • Mujeres embarazadas, que intentan quedar embarazada o que están amamantando.
  • Personas que tienen cáncer o un sistema inmunológico débil.
  • Personas que viven en hogares de ancianos o centros de cuidado de largo plazo.
  • Personas que trabajan en un entorno de atención médica o son cuidadores.

Aspectos que se deben tener en cuenta

Incluso con protección, usted o sus hijos pueden terminar con resfriado o gripe. Existen maneras de sentirse mejor mientras su cuerpo lucha contra el virus.

  • Descanse lo suficiente. Esto es especialmente importante si tiene fiebre. El descanso ayuda a su cuerpo a combatir las infecciones.
  • Deje de fumar y evite el tabaquismo pasivo. El humo puede empeorar los síntomas.
  • Beba mucho líquido. Trate de beber agua, té y sopas claras. Los líquidos ayudan a aflojar el moco y también previenen la deshidratación.
  • Evite el alcohol. El alcohol puede deshidratarlo y empeorar los síntomas.
  • Hacer gárgaras con agua tibia con sal varias veces al día puede aliviar el dolor de garganta. Los aerosoles o las pastillas para la garganta también pueden ser útiles. Tenga cuidado con las pastillas. Pueden representar un peligro de asfixia para los niños pequeños.
  • Utilice gotas para la nariz de solución salina (agua salada). Le ayudarán a aflojar el moco y a humedecer la piel sensible dentro de la nariz. Son seguras para usar en niños pequeños y bebés. También puede utilizar una pera de goma para succionar la mucosidad de la nariz en los niños pequeños.
  • Use un humidificador. Esto añade humedad al aire, lo que puede aflojar la congestión en el pecho y la nariz.
  • Tome medicamentos. Los adultos pueden tomar medicamentos de venta libre. No curarán el resfriado o la gripe, pero pueden aliviar algunos de sus síntomas. Hable con su médico antes de administrar cualquier medicamento a un niño. Algunos medicamentos son dañinos para bebés y niños pequeños. Sin embargo, si usted tiene gripe, el médico puede recetarle un medicamento antiviral. Estos medicamentos pueden reducir la duración de la enfermedad.

Cuándo consultar al médico

Hable con su médico antes de vacunarse contra la gripe en los siguientes casos:

  • Si tiene el síndrome de Guillain-Barré.
  • Si ha tenido reacciones alérgicas graves a la vacuna.
  • Si ha tenido efectos secundarios adversos a la vacuna.
  • Si se trata de niños menores de 6 meses.

Si tiene gripe o resfriado y los síntomas continúan o está en alto riesgo, comuníquese con su médico de inmediato. Puede someterlo a un examen y pruebas para confirmar la gripe o descartarla.

Las señales de que está empeorando incluyen:

  • Fiebre alta y prolongada.
  • Dificultad para respirar.
  • Piel azulada (en bebés).
  • Dolor de pecho grave.
  • Desmayos.
  • Vómitos prolongados.
  • Dolor grave en la cara (senos paranasales).
  • Ganglios inflamados en el cuello o la mandíbula.
  • Dolor o secreción de los oídos.
  • Cambios en el estado mental, como no despertarse o estar confundido o desorientado.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué puedo hacer para proteger a mi bebé, que es menor de 6 meses, del frío y la gripe?
  • Si a mi hijo le da gripe o resfriado, ¿cómo puedo protegerme a mí mismo y a otros niños?
  • ¿Cuándo es el mejor momento para vacunarse contra la gripe?
  • ¿Qué tipos de problemas podría tener si tengo un alto riesgo de complicaciones relacionadas con la gripe?