Otitis Media (Exudativa)

Family Doctor Logo

Descripción General

¿Qué es la otitis media?

La otitis media es un término genérico que se refiere a una inflamación del oído medio sin indicar una causa específica ni el origen de la afección. Las condiciones específicas de otitis media que afectan al oído medio incluyen la otitis media aguda y la otitis media exudativa.

¿Qué es la otitis media exudativa?

Otitis media exudativa significa que hay líquido (derrame) en el oído medio. Esto puede suceder debido a una infección del oído medio o simplemente debido a una disfunción de las trompas de Eustaquio sin infección. El oído medio es el espacio que se encuentra detrás del tímpano. El líquido en el oído medio puede dar pocos síntomas, especialmente si se desarrolla lentamente. Casi siempre desaparece por sí solo en unas pocas semanas o al cabo de unos meses. Por lo tanto, este tipo de problema en el oído por lo general no necesita tratarse con antibióticos, a menos que sea causado por una infección dolorosa o que el líquido no desaparezca.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de las infecciones de oído?

Los síntomas más comunes de una infección aguda del oído medio (otitis media) son dolor de oído y fiebre. Si su hijo es demasiado pequeño como para decirle qué le duele, es posible que llore o se jale la oreja. Su hijo también puede estar irritable o desanimado, tener dificultad para oír o no tener ganas de comer o dormir.

¿Cuáles son los síntomas de la otitis media exudativa?

Los niños que tienen otitis media exudativa pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Sentir que tienen el oído tapado
  • Audición amortiguada
  • Líquido que drena de los oídos (si el tímpano se ha perforado)
  • Un poco de dolor dentro del oído (si el niño es demasiado pequeño como para hablar y decirle que le duele el oído, es posible que se jale la oreja con frecuencia)
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Irritabilidad
  • Fiebre
  • Dolor de cabeza

A veces la otitis media exudativa no causa ningún síntoma.

Causas y Factores de Riesgo

¿Qué causa la otitis media exudativa?

Se puede acumular líquido en el oído medio por varias razones. Cuando un niño tiene un resfriado, el oído medio puede producir líquido tal como lo hace la nariz. Un tubo llamado trompa de Eustaquio conecta el oído medio con la parte posterior de la nariz. Normalmente, la trompa de Eustaquio permite drenar el líquido del oído medio. Sin embargo, las bacterias o los virus pueden infectar la mucosa de la trompa de Eustaquio de su hijo, haciendo que se hinche. Las adenoides (glándulas cerca de la oreja) también pueden agrandarse y bloquear las trompas de Eustaquio. Tampoco es buena idea dejar que su bebé se duerma con un biberón ni dejar un biberón en la cuna. El hecho de beber mientras uno está acostado en realidad puede hacer que el agua arrastre las bacterias de la garganta directo hacia las trompas de Eustaquio y el espacio del oído medio, lo que aumenta el riesgo de obstrucción de la trompa y de infección. Si las trompas de Eustaquio están bloqueadas, el líquido del oído no puede drenar normalmente. Si crecen bacterias en el líquido del oído medio, un derrame puede convertirse en una infección del oído medio (otitis aguda). Esto suele aumentar la presión detrás del tímpano y causar mucho dolor. El tímpano se pondrá de color rojo y se inflamará. Si esto ocurre, es posible que tenga que tratar a su hijo con antibióticos. Los niños que tienen infecciones de oído frecuentes también pueden desarrollar otitis media exudativa después de que la infección haya desaparecido si el líquido permanece en el oído medio.

Advertencia de la FDA

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) desaconseja el uso de velas para el oído. Las velas para el oído pueden causar lesiones graves y no hay evidencia que demuestre su eficacia. Para obtener más información, visite el sitio web de la FDA.

Tratamiento

¿Cómo se trata la otitis media exudativa?

Si su hijo tiene más de 6 meses de edad y sólo tiene síntomas leves, el mejor tratamiento es dejar que el líquido desaparezca por sí solo. Si su hijo siente malestar, puede darle un analgésico de venta libre, tal como acetaminofén (una marca: Tylenol para niños). Colocar un paño caliente y húmedo sobre la oreja también puede ayudar. Por lo general, el líquido desaparece luego de 2 o 3 meses y la audición vuelve a la normalidad. Llegado ese momento, es posible que su médico desee revisar a su hijo para ver si todavía hay líquido presente.