La quinta enfermedad

¿Qué es la quinta enfermedad?

La quinta enfermedad es una infección viral leve causada por el parvovirus humano B19. Es más común en niños que en adultos. Se llama quinta enfermedad porque ocupó el quinto lugar en una lista de enfermedades que causaron erupciones en niños en el pasado. La quinta enfermedad a veces se denomina «enfermedad de la mejilla abofeteada». El sarpullido rojo brillante que provoca la enfermedad parece como si el niño hubiera recibido una bofetada en la cara.

Aproximadamente la mitad de las personas contraen la quinta enfermedad en algún momento durante la infancia o la adolescencia. Una vez que la haya tenido, es poco probable que corra el riesgo de volver a contagiarse.

Síntomas de la quinta enfermedad

Los primeros signos de la quinta enfermedad son síntomas leves de gripe o resfriado, que incluyen:

  • Fiebre baja.
  • Dolor de garganta.
  • Dolor de cabeza.
  • Congestión o secreción nasal.
  • Fatiga.

Después de unos días de estos síntomas, su hijo puede desarrollar una erupción elevada de color rojo brillante en la cara. La erupción puede luego extenderse a los brazos, las piernas y el tronco del cuerpo. Después de 5 a 10 días, la erupción suele desaparecer. Se desvanece desde el centro hacia afuera, lo que lo hace lucir manchado o con aspecto de “encaje». Podría volver a aparecer cuando su hijo tenga calor o esté expuesto al sol. Esto podría continuar durante varias semanas o meses después de la enfermedad.

Los adultos que contraen el virus generalmente no desarrollan la erupción. En cambio, es más probable que experimenten dolor o inflamación en las articulaciones. Esto suele ocurrir en las manos, muñecas, rodillas y tobillos. Puede durar varios meses, pero generalmente mejora después de 1 a 2 semanas. Algunos adultos que contraen la quinta enfermedad no experimentan ningún síntoma.

Los síntomas suelen aparecer de 4 a 14 días después del contagio. Es posible que la erupción no aparezca hasta por 3 semanas. Una vez que su hijo tiene la erupción, ya no contagia la enfermedad.

¿Qué causa la quinta enfermedad?

La quinta enfermedad es causada por el parvovirus B19. No es el mismo parvovirus que puede infectar a perros y gatos. Se transmite cuando usted o su hijo entran en contacto con la saliva o la mucosidad portadora del virus. Se puede contagiar al toser, estornudar o compartir elementos. También se puede transmitir a través de la sangre. Una mujer embarazada que tenga la quinta enfermedad podría transmitirla a su bebé.

¿Cómo se diagnostica la quinta enfermedad?

Por lo general, su médico puede saber si su hijo tiene la quinta enfermedad al ver el sarpullido de la “mejilla abofeteada”. Se puede usar un análisis de sangre, pero generalmente no es necesario.

¿Se puede prevenir o evitar la quinta enfermedad?

No hay vacuna para la quinta enfermedad. Puede evitar que su hijo la contraiga ayudándole a practicar buenos hábitos de higiene. Estos incluyen:

  • Lavarse las manos a menudo con agua y jabón.
  • Cubrirse la boca y la nariz con el codo al toser o estornudar.
  • No tocarse los ojos, la nariz o la boca.
  • Evitar el contacto cercano con cualquier persona enferma.
  • Quedarse en casa cuando están enfermos.

Tratamiento de la quinta enfermedad

La mayoría de los casos de quinta enfermedad son leves. A menudo desaparece sin tratamiento. Puede tratar los síntomas de la fiebre y la gripe de su hijo con acetaminofeno (nombre de marca: Tylenol).

Los adultos que tienen dolor o inflamación en las articulaciones pueden necesitar descansar y restringir la actividad. Es posible que deseen tomar medicamentos como acetaminofeno (nombre de marca: Tylenol), o ibuprofeno (marcas: Advil o Motrin) para el dolor.

Vivir con la quinta enfermedad

La mayoría de los niños y adultos que contraen la quinta enfermedad se recuperan por completo y no presentan complicaciones. Pero la quinta enfermedad puede causar problemas en ciertos casos:

  • Las mujeres embarazadas que han estado expuestas a la quinta enfermedad deben llamar a su médico. En aproximadamente el 5% de las mujeres embarazadas, el bebé puede desarrollar anemiaCuando esto sucede, puede ocurrir un aborto espontáneo o muerte fetal. La madre puede tomar medicamentos para tratar el virus. En algunos casos, el feto puede necesitar una transfusión de sangre. Si está embarazada, hable con su médico sobre la quinta enfermedad. Puede decirle si necesita tomar alguna medida especial para evitar el virus. La infección no causa defectos de nacimiento ni problemas de desarrollo.
  • Sistema inmunológico debilitado.Las personas que tienen problemas del sistema inmunológico pueden necesitar un tratamiento especial para ayudar a combatir la quinta enfermedad. Esto incluye a personas que han tenido trasplantes de órganos o que tienen cáncer o VIH.
  • Anemia crónica. Las personas con anemia de células falciformes u otros tipos de anemia crónica podrían tener problemas si contraen la quinta enfermedad. Podrían desarrollar una anemia grave que requiera transfusiones de sangre.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Estoy embarazada. ¿Qué debo hacer para proteger a mi bebé?
  • ¿Qué tratamiento es el mejor para mí?
  • ¿Por cuánto tiempo podré contagiar?
  • ¿Cuánto tiempo debo mantener a mi hijo en casa, sin ir a la escuela?
  • ¿Qué puedo hacer para que mi hijo se sienta más cómodo?
  • ¿Debo avisar a la escuela que mi hijo tiene la quinta enfermedad?
  • Mi erupción vuelve a aparecer cuando paso tiempo al aire libre. ¿Eso es normal?