Hipercoagulación

¿Qué es la hipercoagulación?

La hipercoagulación es el nombre que se da a la coagulación sanguínea excesiva. Cuando se corta, su cuerpo forma una masa espesa de tejido sanguíneo  llamada coágulo de sangre, esta masa detiene el sangrado. Las proteínas en la sangre ayudan a formar el coágulo. Este proceso se llama coagulación. La coagulación ayuda al lastimarse porque reduce la velocidad de la pérdida de sangre.

Algunas veces su sangre forma un coágulo cuando no debería. El coágulo se forma mientras la sangre se mueve a través del cuerpo. Esta tendencia de la sangre a coagularse demasiado se llama hipercoagulación. Puede ser muy peligroso. Los coágulos de sangre pueden formarse en órganos vitales o viajar a ellos, incluidos el corazón y el cerebro. Esto puede causar graves problemas de salud, incluso la muerte.

Síntomas de la hipercoagulación

Los síntomas que puede experimentar dependen del lugar donde se forma el coágulo de sangre o al que viaja.

En el corazón o los pulmones, un coágulo de sangre podría causar un ataque cardíaco o una embolia pulmonar (coágulo de sangre en los pulmones). Otros síntomas podrían incluir:

  • dolor de pecho
  • falta de aire
  • incomodidad en la parte superior del cuerpo, incluido el pecho, la espalda, el cuello o los brazos.

En el cerebro, un coágulo de sangre podría causar un derrame cerebral. Otros síntomas podrían incluir:

  • dolor de cabeza
  • cambios en el habla
  • mareos
  • parálisis en uno o ambos lados del cuerpo.

En la parte inferior del cuerpo, un coágulo puede causar trombosis venosa profunda o enfermedad arterial periférica. Los síntomas incluyen dolor, enrojecimiento, calor e hinchazón en la parte inferior de la pierna.

¿Qué causa la hipercoagulación?

Algunas personas nacen con una tendencia a desarrollar coágulos. Esta tendencia se hereda (lo cual significa que se hay antecedentes familiares). Es posible que no tengan suficientes proteínas que impidan que la sangre se coagule demasiado. O estas proteínas pueden no estar haciendo su trabajo correctamente.

Ciertas situaciones o factores de riesgo pueden hacer que sea más probable que la sangre se coagule demasiado. Estas situaciones incluyen:

  • Sentarse en un avión o en un automóvil durante mucho tiempo.
  • Reposo en cama prolongado (varios días o semanas seguidas), como después de una cirugía o durante una larga estadía en el hospital.
  • Cirugía (que puede disminuir el flujo sanguíneo).
  • Cáncer (algunos tipos de cáncer aumentan las proteínas que coagulan la sangre).
  • Embarazo (que aumenta la presión en la pelvis y las piernas y puede causar que se formencoágulos).
  • Tomar píldoras anticonceptivas o recibir terapia de reemplazo hormonal (que puede ralentizar el flujo sanguíneo).
  • Tabaquismo.

Además de estas situaciones, puede estar en riesgo de hipercoagulación si:

  • Usted tiene parientes con coágulos anormales o excesivos.
  • Tuvo un coágulo anormal a una edad temprana.
  • Tuvo coágulos cuando estaba embarazada, estaba tomando píldoras anticonceptivas o estaba siendo tratada con terapia de reemplazo hormonal.
  • Usted ha tenido múltiples abortos espontáneos inexplicables.

¿Cómo se diagnostica la hipercoagulación?

Si su médico sospecha que tiene hipercoagulación, le hará un examen físico. Le preguntará sobre sus antecedentes familiares para ver si alguien más tuvo problemas de coagulación. Puede indicar un análisis de sangre para chequear los niveles de proteínas y plaquetas en la sangre. Las pruebas también mostrarán si sus proteínas están funcionando de la manera que deberían hacerlo para coagular su sangre adecuadamente.

¿Se puede prevenir o evitar la hipercoagulación?

No hay nada que pueda hacer para evitar la hipercoagulación si se hereda. Para reducir su riesgo de desarrollar coágulos de sangre, puede:

  • Dejar de fumar.
  • Mantener un peso saludable.
  • Evitar los medicamentos que contienen la hormona femenina estrógeno (como las píldoras anticonceptivas).
  • Mantenerse activo durante viajes largos en automóvil o avión para que la sangre no deje de fluir.
  • Tratar las afecciones que podrían llevar a una coagulación excesiva, como la diabetes.

Tratamiento de hipercoagulación

La hipercoagulación generalmente se trata con medicamentos. Algunas personas solo necesitan tomar el medicamento cuando están en una situación que las hace más propensas a formar coágulos. Ello podría ocurrir cuando están en el hospital recuperándose de una cirugía. Podría ocurrir cuando están en un automóvil o avión durante mucho tiempo, o cuando están embarazadas. Otras personas necesitan tomar medicamentos de forma continua durante el resto de sus vidas. Su médico decidirá qué tratamiento es adecuado para usted.

¿Qué medicamentos se usan para tratar la hipercoagulación?

La mayoría de los pacientes con hipercoagulación se tratan con medicamentos llamados anticoagulantes. Estos también se conocen como diluyentes sanguíneos. Los mismos hacen que sea más difícil que se formen coágulos. También pueden evitar que los coágulos existentes crezcan más. Los ejemplos incluyen heparina, warfarina, dabigatrán, apixabán y rivaroxabán.

¿Estos medicamentos tienen efectos secundarios?

Algunos anticoagulantes tienen efectos secundarios. Los anticoagulantes pueden hacer que usted sangre más fácilmente. Si se corta, es posible que note que la sangre tarda más de lo normal en coagularse. También es posible que se produzcan hematomas con mayor facilidad. Si tiene sangrado inusual o abundante, llame a su médico de inmediato.

Si su médico le receta un anticoagulante, usted debe:

  • Seguir sus instrucciones con atención.
  • Hacerse análisis de sangre periódicos si toma heparina o warfarina. Esto mostrará cómo está funcionando el medicamento.
  • No tome aspirina mientras toma un anticoagulante a menos que su médico se lo indique. La aspirina también puede diluir su sangre.
  • Dígale a otros médicos a los que consulta que está tomando un anticoagulante.
  • Informe a su médico de inmediato si está embarazada o si queda embarazada. Algunos anticoagulantes pueden causar defectos de nacimiento.
  • Consulte con su médico antes de tomar cualquier otro medicamento o suplemento. Esto incluye cualquier nuevo medicamento de venta libre o con receta, vitaminas o suplementos herbales. Algunos de estos medicamentos pueden fortalecer o debilitar su anticoagulante.
  • Hable sobre su dieta con su médico si toma warfarina. Los alimentos con mucha vitamina K pueden reducir su efectividad. Estos alimentos incluyen verduras de hoja verde, pescado, lentejas, soja y algunos aceites vegetales.
  • Dígale a su familia que toma medicamentos anticoagulantes. Lleve con usted una tarjeta de identificación médica de emergencia en todo momento.

Vivir con hipercoagulación

La hipercoagulación puede ser muy peligrosa. Un coágulo dentro de un vaso sanguíneo puede viajar en el torrente sanguíneo. Se puede atascar en los órganos vitales del cuerpo. Un coágulo que se atasca en los pulmones (embolia pulmonar) impide que la sangre llegue a los pulmones. Un coágulo que bloquea un vaso sanguíneo en el cerebro puede causar un derrame cerebral. Un coágulo en un vaso sanguíneo en el corazón puede causar un infarto de miocardio. Los coágulos de sangre pueden causar que algunas mujeres tengan abortos espontáneos. Todas estas condiciones pueden ser potencialmente mortales. Por lo tanto, es muy importante que la hipercoagulación o los coágulos anormales se traten de inmediato.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Mi padre tuvo problemas con la hipercoagulación. ¿Estoy en riesgo?
  • ¿Cuáles son los síntomas de la hipercoagulación?
  • ¿Es peligrosa la hipercoagulación? ¿Estoy en riesgo de un accidente cerebrovascular?
  • ¿Se puede tratar y curar la hipercoagulación?
  • ¿Qué puedo hacer para prevenir los coágulos de sangre?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de los medicamentos que se utilizan para tratar la hipercoagulación?