Enfermedad Respiratoria Ocupacional

Enfermedad Respiratoria Ocupacional

Descripción general

¿Qué es la enfermedad respiratoria ocupacional?

La enfermedad respiratoria ocupacional es toda afección pulmonar que se puede contraer en el trabajo. Ciertos lugares de trabajo se prestan a la enfermedad. Los más comunes son las minas de carbón y las fábricas o zonas con cantidades elevadas de toxinas. Estas incluyen el amianto y el polvo de sílice así como también el humo, los vapores, los gases y otras partículas.

Los tipos de enfermedad respiratoria ocupacional incluyen:

  • neumoconiosis de los mineros del carbón, también conocida como la enfermedad del pulmón negro
  • asbestosis
  • silicosis
  • pulmón de granjero, también conocida como alveolitis alérgica.

También incluye formas de asma, bronquitis o enfisema.

Síntomas

Síntomas de la enfermedad respiratoria ocupacional

Los síntomas de la enfermedad respiratoria ocupacional varían. Estos dependen de su entorno de trabajo, tipo de enfermedad y su estado de salud. Fumar puede empeorar sus síntomas.

Los síntomas pueden ser similares a los de un resfriado, gripe o alergias, tales como:

  • garganta seca o áspera, o dolor de garganta
  • goteo nasal
  • tos
  • fiebre
  • opresión en el pecho
  • dolor de pecho
  • dolores en el cuerpo o musculares
  • problemas respiratorios, tales como falta de aliento o respiración anormal.

Póngase en contacto con su médico si los síntomas persisten y parecen ocurrir en el trabajo. Puede ayudar a mantener un registro de sus síntomas.

¿Qué ocasiona la enfermedad respiratoria ocupacional?

Muchas sustancias que se encuentran en el lugar de trabajo pueden causar la enfermedad. Esto ocurre cuando las toxinas irritan el revestimiento de los pulmones. Las causas comunes incluyen:

  • Polvo de cosas tales como la madera, el algodón, el carbón, el amianto, el sílice y el talco. Los pesticidas, los polvos de drogas o de enzimas y la fibra de vidrio también pueden dañar los pulmones. Incluso los granos de cereales y las partículas de café pueden causar daños.
  • Los humos de metales que se calientan y se enfrían rápidamente. Este proceso resulta en partículas sólidas finas que se transportan en el aire. Los ejemplos de trabajo incluyen soldadura, fundición, trabajo de horno, alfarería, fabricación de plásticos y operaciones de caucho.
  • El humo de materiales en combustión. El humo puede contener una variedad de partículas, gases y vapores. Los bomberos tienen un mayor riesgo.
  • Los gases tales como formaldehído, amoníaco, cloro, dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno. Estos gases se encuentran en puestos de trabajo con operaciones de alta temperatura, tales como soldadura, soldadura con cobre, fundición, horno de secado y trabajo de horno. También está en riesgo si trabaja en un laboratorio utilizando productos químicos.
  • Los vapores son una forma de gas despedidos por todo tipo de líquidos. Los vapores usualmente irritan la nariz y la garganta antes de que afecten los pulmones.
  • Los rocíos o aerosoles de pinturas, lacas (tales como barnices, lacas para el cabello), pesticidas, productos de limpieza, ácidos, aceites y disolventes (tales como aguarrás).

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica la enfermedad respiratoria ocupacional?

Hable con su médico si usted piensa que tiene una enfermedad respiratoria ocupacional. El médico revisará sus síntomas y le hará preguntas, tales como:

  • ¿Cuándo aparecieron por primera vez sus síntomas?
  • ¿Con qué frecuencia tiene síntomas?
  • ¿A qué hora del día empeoran sus síntomas?
  • ¿Con qué tipo de materiales está en contacto en el trabajo?
  • ¿Se siente peor cuando está en el trabajo?

Su médico también le preguntará acerca de su entorno laboral y exposición. Es posible que sirva de utilidad la siguiente información:

  • Un registro de los síntomas, con el día, la hora y la duración.
  • Una lista de trabajos anteriores, pasatiempos y hábitos de fumar, si los hubiere.
  • Los formularios de historial de salud ocupacional completos.
  • Una lista de precauciones y medidas en su lugar de trabajo.
  • Las hojas de datos de seguridad de los materiales (MSDS, por sus siglas en inglés) de su empleador. Estas hojas contienen información acerca de los productos utilizados en su lugar de trabajo. Todos los empleadores están obligados por ley a completar y proporcionar estos formularios.

La enfermedad respiratoria ocupacional se puede diagnosticar con exámenes. El médico puede ordenar un examen de respiración para escuchar sus pulmones y ver cómo funcionan. Una radiografía de tórax o una tomografía computarizada puede detectar masas, fluido o inflamación en sus pulmones. Su médico puede realizar exámenes más detallados para determinar el tipo de enfermedad y la gravedad. Esto puede incluir una broncoscopía, una biopsia o una cirugía.

¿Se puede prevenir o evitar la enfermedad respiratoria ocupacional?

Según su línea de trabajo, es posible que no pueda evitar la enfermedad respiratoria ocupacional. Usted puede tratar de limitar la exposición para reducir el riesgo de enfermedades. Puede hacer lo siguiente:

  • Dejar de fumar.
  • Usar una máscara.
  • Aumentar la ventilación en el área de trabajo.
  • Usar un respirador. Este es un dispositivo que cubre la nariz y la boca. Limpia el aire antes de que entre a su cuerpo. El respirador se debe limpiar después de cada uso.
  • Conocer y seguir las precauciones de seguridad del lugar de trabajo y los procesos de primeros auxilios.

Los lugares de trabajo deben tener programas para controlar y limitar la exposición.

Tratamiento

Tratamiento de la enfermedad respiratoria ocupacional

No hay cura para la enfermedad respiratoria ocupacional. El tratamiento puede ayudar a reducir los síntomas y evitar daños mayores. También puede ayudar a mejorar su calidad de vida. Los tipos de tratamiento varían y pueden incluir el uso de medicamentos, inhaladores y oxígeno. Las afecciones severas pueden requerir un trasplante de pulmón.

Vivir con enfermedad respiratoria ocupacional

Hable con su empleador si se le diagnostica este tipo de enfermedad. Es posible que necesite crear nuevas medidas para reducir o eliminar la exposición. Un cambio en los elementos, las máquinas o los procesos de trabajo puede disminuir las toxinas en el aire. Puede que directamente tenga que cambiar de trabajo.

Si su caso es leve, debería poder llevar una vida normal. Su médico puede ayudarle a controlar su afección. Hablará con usted acerca de los exámenes de rutina y las vacunas, tales como la vacuna contra la gripe. Debe evitar fumar y el tabaquismo pasivo. Trate de mantener un peso saludable. Si tiene dificultad para respirar cuando hace ejercicio, es posible que necesite rehabilitación pulmonar.

La enfermedad respiratoria ocupacional puede conducir al cáncer de pulmón y a otras enfermedades. Las personas expuestas al amianto están en riesgo de desarrollar mesotelioma. Las personas expuestas al polvo de sílice están en riesgo de desarrollar tuberculosis. También pueden desarrollar artritis reumatoidea.

Preguntas

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué debo hacer si creo que algo en el trabajo me está enfermando?
  • ¿La enfermedad respiratoria ocupacional afectará mi esperanza de vida?

Anuncio