Exposición ocupacional al plomo

El plomo es un metal venenoso. Puede morir por demasiada exposición. Solía ​​estar en muchos productos, como pintura y cerámica. Ahora, hay regulaciones sobre el uso del plomo. Sin embargo, puede existir en algunos lugares de trabajo. Usted puede estar en riesgo si trabaja en las siguientes áreas:

  • construcción
  • fabricación
  • minería
  • transporte
  • descontaminación
  • medio ambiental
  • comercio al por mayor.

Usted puede estar expuesto al plomo de tres maneras. Puede aspirar polvo o humos. Estos a menudo son inodoros. Puede ingerirlo o consumirlo. El plomo puede dejar un sabor metálico en su boca. También puede estar expuesto a través del contacto con la piel. Esto ocurre si manipula el plomo o productos que lo contienen.

Es importante conocer su entorno laboral. Esto puede ayudarlo a mantenerse a salvo si corre riesgo de exposición al plomo. Aprenda cómo detectar síntomas y prevenir o minimizar la exposición.

El camino hacia la seguridad

Su empleador es responsable del lugar de trabajo. La Norma de Plomo es una regulación federal y estatal. La ley exige que los empleadores sigan ciertas pautas. Estas protegen a los trabajadores de la exposición dañina al plomo. La ley establece que los niveles de plomo en el aire deben ser menores de 50 μg (microgramos) por metro, promediados durante 8 horas.

Según la Norma de Plomo, los trabajadores tienen derecho a lo siguiente:

  • A un lugar de trabajo seguro y saludable.
  • A recibir una copia de las pautas.
  • A recibir una copia de los resultados de supervisión del aire.
  • A recibir pruebas de salud si está expuesto a niveles de plomo en el aire superiores a 30 μg por metro durante más de 30 días al año. Si esto ocurre, el empleador debe proporcionar supervisión médica. Este programa incluye análisis de sangre, un examen específico del plomo y tratamiento, si es necesario. También es posible que necesite autorización médica para usar un respirador. En algunos casos, se puede remover a los trabajadores por razones médicas. Esto le permite trasladarse a un trabajo que no lo exponga al plomo, sin perder salario o beneficios.

Hable con el funcionario de seguridad de su empleador. Debe decirle si su lugar de trabajo ha sido revisado para detectar niveles altos de plomo. También puede proporcionarle equipo de protección.

Siga las prácticas básicas de seguridad laboral, que incluyen:

  • Usar otro tipo de ropa y zapatos en el trabajo.
  • No usar su ropa y zapatos de trabajo camino a su hogar o fuera del trabajo.
  • Lavar, secar y guardar su ropa de trabajo por separado. No mezclarla con su otra ropa o la de su familia.
  • Lávese las manos y la cara antes de comer, beber o fumar. Trate de no tocarse la cara o el cabello a menos que se haya lavado las manos.
  • No coma, beba ni fume en áreas que tengan polvo y humos de plomo.
  • Evite remover el polvo de plomo con un barrido seco. El barrido o limpieza en húmedo es más seguro.
  • Si usa un respirador en el trabajo, asegúrese de que sea el tamaño adecuado. Límpielo después de cada uso.

El plomo permanece en su cuerpo por un largo tiempo. Se acumula con el tiempo, incluso si está expuesto a pequeñas cantidades. El plomo puede dañar el cerebro, los riñones, el corazón, los nervios y las células sanguíneas. Cuando afecta su sangre, se llama envenenamiento por plomo. Las exposiciones altas pueden provocar la muerte. El riesgo de problemas de salud aumenta con el tiempo y la cantidad de plomo en su cuerpo. No existe una cantidad establecida de plomo que conduzca a la intoxicación. Esto se debe a que los efectos del plomo difieren según la persona.

Los síntomas de la exposición al plomo incluyen:

  • cansancio o debilidad
  • dolor muscular y articular
  • dolores de cabeza
  • dolores de estómago y calambres
  • irritabilidad
  • problemas para concentrarse
  • disminución del apetito
  • pérdida de memoria.

Si le preocupa la exposición al plomo, hable con su empleador y su médico. Su médico realizará un análisis de sangre para verificar la presencia de plomo. Puede informarle sobre los niveles de plomo y los efectos en la salud. Es importante que su médico conozca su exposición al plomo. Esto aplica incluso si no nota ningún síntoma.

Aspectos a tener en cuenta

Además de su lugar de trabajo, el plomo puede existir en su hogar. Se encuentra en pintura a base de plomo y en suelo contaminado por plomo. Mientras más viejo sea su hogar, mayor es la probabilidad de que tenga pintura a base de plomo. El plomo de la pintura puede ingresar a su cuerpo a través del polvo o las cascarillas de pintura. El suelo alrededor de su casa puede recoger plomo de fuentes como la pintura. Un inspector certificado puede verificar el plomo en su casa.

El plomo puede entrar en su agua potable a través de su plomería. Si cree que las tuberías de su casa pueden contener plomo, comuníquese con un profesional para analizar el agua. Él puede verificar la presencia de plomo. Solo use agua fría para beber y cocinar. Deje correr el agua durante 30 segundos antes de usarla. Si su agua arroja resultados positivos de plomo, es posible que deba reemplazar la tubería.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué debo hacer si creo que estoy expuesto al plomo?
  • ¿Con qué frecuencia debo obtener una prueba de nivel de plomo en la sangre?
  • ¿Los efectos de la exposición al plomo, como el envenenamiento por plomo, desaparecerán alguna vez?