Enfermedad del hígado graso no alcohólico

Descripción general

¿Qué es la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD)?

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus iniciales en inglés) es una acumulación de grasa en el hígado. Es una afección común. La NAFLD puede ser inofensiva, pero a veces puede causar que el hígado se hinche. Con el tiempo, esta hinchazón puede causar cicatrices en el hígado (cirrosis). Cuantas más cicatrices tenga su hígado, peor funcionará.

Síntomas de enfermedad del hígado no alcohólico

Muchas personas no tienen ningún síntoma de NAFLD. Si tiene NAFLD, puede sentir plenitud o dolor en el lado derecho medio o superior del abdomen. Puede sentirse extremadamente cansado. Su vientre puede estar hinchado. Puede tener la piel y los ojos amarillentos.

Si su NAFLD ha progresado a cirrosis, puede tener síntomas más graves, que incluyen retención de líquidos, hemorragia interna y confusión mental.

Causas y factores de riesgo

¿Qué causa la enfermedad del hígado graso no alcohólico?

Los médicos no saben exactamente qué causa la NAFLD. Sí se sabe que la NAFLD está relacionada con la resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina se produce cuando el cuerpo no responde bien a la insulina. Esto hace que sea más difícil para su cuerpo regular la glucemia.

No es causada por la ingesta de alcohol.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica la enfermedad del hígado graso no alcohólico?

Para diagnosticar la NAFLD, el médico puede controlar su sangre y ordenar un examen hepático. Si su médico cree que puede tener una enfermedad hepática más grave, es posible que necesite una biopsia de hígado. En este procedimiento, su médico inserta una aguja a través de la piel y extraerá una pequeña porción de tejido del hígado. Este tejido se examina con un microscopio para detectar signos de enfermedad hepática grave.

¿Se puede prevenir o evitar la enfermedad del hígado graso no alcohólico?

Hay varios factores que pueden aumentar su riesgo de NAFLD, incluidos ciertos medicamentos y trastornos genéticos. Los factores de riesgo más comunes para la NAFLD son la obesidad, la diabetes y el colesterol alto.

Tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico

Las personas que tienen NAFLD generalmente no necesitan tratamiento. Lo más importante es concentrarse en lo que ha causado su NAFLD. Perder peso gradualmente (de medio kilo a un kilo por semana) puede reducir la cantidad de grasa en el hígado. Sin embargo, perder peso rápidamente puede empeorar la NAFLD. Pídale consejos a su médico sobre cómo perder peso de manera segura y saludable. Si sus niveles de colesterol y glucemia son altos, el médico puede recetarle medicamentos para bajarlos. Si un medicamento que toma está causando su NAFLD, el médico puede considerar cambiarlo por otro.

 

Vivir con la enfermedad del hígado graso no alcohólico

Para la mayoría de las personas, la NAFLD es inofensiva y no causa serios problemas de salud. La NAFLD por lo general no afecta qué tan bien funciona el hígado. Sin embargo, en algunos casos, la NAFLD puede impedir que el hígado funcione como debería. No se puede predecir quién tendrá problemas hepáticos derivados de la NAFLD. Es más probable que suceda en personas que tienen diabetes o que tienen mucho sobrepeso.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es el mejor tratamiento para mí?
  • ¿Qué complicaciones puedo esperar?
  • ¿Qué cambios debo hacer en mi dieta?
  • ¿Qué ejercicios son buenos para mí?
  • ¿Existen medicamentos que deba evitar?
  • ¿Tendré algún daño en el hígado?
  • ¿Qué tan rápido debería perder peso?
  • ¿Qué está causando mi enfermedad del hígado graso no alcohólico?
  • ¿Debería dejar de beber alcohol?
  • ¿Hay medicamentos que debo evitar?