Anuncio

Adicción a los opioides

Última actualización octubre 2022 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Deepak S. Patel, MD, FAAFP, FACSM

¿Qué es la adicción a los opioides?

La adicción a los opioides es un impulso poderoso de consumir ciertos medicamentos llamados opioides. ¿Qué son los opioides? ¿Y qué es una adicción?

Los opioides son medicamentos que suele recetar un médico para ayudar a aliviar el dolor. Una adicción es un fuerte deseo de hacer algo. En este caso, es un fuerte deseo de consumir opioides. La adicción es una enfermedad que afecta su cerebro y su comportamiento. Al principio, usted tiene control sobre su decisión de consumir opioides. Pero si no sigue las instrucciones de su médico para el medicamento, su efecto hará que eventualmente desee seguir usándolo. Con el tiempo, su cerebro cambia para que usted desarrolle un poderoso impulso de consumir opioides.

Los opioides se recetan para tratar muchos problemas, que incluyen:

  • Dolor de muelas y procedimientos odontológicos
  • Lesiones
  • Cirugías
  • Afecciones crónicas como el cáncer

Algunos medicamentos para la tos con receta también contienen opioides.

Los opioides trabajan mediante la reducción del número de señales de dolor que su cuerpo envía al cerebro. También cambian la forma en que su cerebro responde al dolor. Cuando se usan correctamente, los opioides son seguros. Pero cuando las personas abusan del medicamento (trastorno por abuso de opioides), pueden volverse adictas. Las personas también pueden volverse adictas a los opioides al consumir la droga de forma ilegal.

Entre los medicamentos opioides están:

  • Opio
  • Codeína
  • Fentanilo
  • Heroína
  • Hidrocodona y oxicodona
  • Hidromorfona y oximorfona
  • Metadona
  • Morfina
  • Tramadol

Síntomas de la adicción a los opioides

La adicción a los opioides también se llama abuso de sustancias. Los signos y síntomas del abuso de sustancias pueden ser físicos, conductuales y psicológicos. Una clara señal de adicción es no poder dejar de consumir opioides. Otro signo es si una persona no puede dejar de consumir más de la cantidad recetada por su médico.

Otros signos y síntomas de abuso de opioides incluyen:

  • Rango de respiración superficial o lento
  • Agitación física
  • Toma de decisiones desacertadas
  • Abandono de las responsabilidades
  • Altibajos emocionales
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Baja motivación
  • Ataques de ansiedad

Puede tener una adicción a los opioides si siente ansías por el medicamento o si siente que no puede controlar el impulso de consumir el medicamento. También puede ser adicto si continúa consumiendo el medicamento sin el consentimiento de su médico, inclusive si el medicamento está causándole problemas. El problema puede ser con su salud, con el dinero, con el trabajo o los estudios, con la ley o con sus relaciones con familiares y amigos. Es posible que sus amigos y familiares tomen consciencia de su problema de adicción antes que usted. Pueden advertir los cambios en su comportamiento.

Si toma demasiados opioides, puede experimentar una sobredosis de opioides. Ésta es una afección médica muy grave. Los síntomas incluyen:

  • Falta de respuesta (no puede despertar)
  • Respiración lenta, irregular o sin respiración en absoluto
  • Pulso lento y errático (irregular) o nada de pulso
  • Vómitos
  • Pérdida de la conciencia (desmayo)
  • Pupilas pequeñas

Una sobredosis de opioides requiere tratamiento médico de emergencia. Si sospecha que alguien ha sufrido una sobredosis, llame al 9-1-1 de inmediato. En algunos estados, se vende un aerosol nasal con receta llamado naloxona (Narcan) que puede tener a mano en caso de una sobredosis de opioides. Hable con su médico para ver si podría necesitar este medicamento.

¿Qué causa la adicción a los opioides?

Los medicamentos opioides alteran su cerebro mediante la creación de endorfinas artificiales. Además de bloquear el dolor, estas endorfinas hacen que se sienta bien. El exceso de consumo de opioides puede hacer que su cerebro confíe en estas endorfinas artificiales. Una vez que su cerebro hace esto, incluso puede dejar de producir sus propias endorfinas. Mientras más tiempo use los opioides, más probabilidades hay de que esto ocurra. También necesitará más opioides con el tiempo debido a la tolerancia a la droga.

La tolerancia a la droga se produce cuando su cuerpo, con el tiempo, se acostumbra a los efectos de un medicamento. A medida que esto sucede, es posible que tenga que tomar una dosis más alta del medicamento para obtener el mismo efecto. Cuando toma opioides durante mucho tiempo, necesita una dosis mayor para obtener el mismo alivio del dolor.

Si deja de consumir un opioide durante un período de tiempo, su tolerancia comenzará a desvanecerse. Si necesita comenzar a tomarlo de nuevo, lo más probable es que ya no necesite tomar una dosis más alta. Eso puede ser demasiado para su cuerpo. Si deja de tomar un medicamento, y luego vuelve a tomarlo, hable con su médico sobre la dosis.

¿Qué es la dependencia de la droga?

La dependencia de la droga se produce cuando la forma en que su cuerpo trabaja cambia porque ha tomado un medicamento por un largo tiempo. Estos cambios hacen que tenga síntomas de abstinencia cuando deja de consumir el medicamento. Los síntomas de abstinencia pueden ser leves o graves, y pueden incluir:

  • Sudor
  • Náuseas o vómitos
  • Escalofríos
  • Diarrea
  • Temblores
  • Dolor
  • Depresión
  • Insomnio
  • Fatiga

Si usted ha estado tomando un opioide recetado por un largo tiempo, trabaje con su médico. Puede ayudarle a evitar los síntomas de abstinencia reduciendo gradualmente la dosis con el tiempo, hasta que ya no necesite el medicamento.

¿Cuál es la diferencia entre la tolerancia, la dependencia y la adicción a las drogas?

La tolerancia y la dependencia de la droga son una consecuencia normal de tomar cualquier medicamento opioide durante un largo tiempo. Puede ser tolerante o dependiente de una droga y no ser adicto a ella.

La adicción, sin embargo, no es normal. Es una enfermedad. Usted es adicto a una droga cuando parece que ni su cuerpo ni su mente pueden funcionar sin la droga. La adicción provoca que busque de manera obsesiva la droga, incluso cuando el consumo de la droga cause problemas de comportamiento, de salud o en sus relaciones.

¿Cómo se diagnostica la adicción a opioides?

Su médico o un profesional de la salud médica pueden diagnosticar un trastorno por consumo de opioides o una adicción a opioides. El diagnóstico incluirá una evaluación médica. A menudo también incluye evaluar la presencia de trastornos de salud mental.

¿Se puede prevenir o evitar la adicción a los opioides?

Muchas personas pueden consumir opioides de forma segura sin convertirse en adictos. Sin embargo, su potencial para la adicción es alto. Esto es especialmente cierto si se utilizan para el tratamiento del dolor a largo plazo.

En general, es más probable evitar la adicción si consume fármacos opioides durante no más de una semana. La investigación demuestra que usarlos durante más de un mes puede hacer que dependa de ellos.

Tratamiento de la adicción a los opioides

La adicción a los opioides es una enfermedad crónica y debe tratarse de la misma manera que otras enfermedades crónicas. Al igual que esas, debe controlarse y monitorearse continuamente. Debe sentirse cómodo hablando del tratamiento con su médico de familia, que está debidamente capacitado para este tratamiento.

El tratamiento para la adicción a los opioides es diferente para cada persona. El objetivo principal del tratamiento es ayudar a que deje de consumir el medicamento. El tratamiento también puede ayudarlo a evitar volver a consumirlo en el futuro.

Cuando deje de consumir opioides, su cuerpo reaccionará. Tendrá una serie de síntomas que pueden incluir náuseas y vómitos, dolor abdominal y ansiedad. Esta reacción se llama abstinencia.

Su médico puede recetar ciertos medicamentos para ayudar a aliviar sus síntomas de abstinencia. También le ayudarán a controlar su compulsión. Estos medicamentos incluyen metadona (con frecuencia utilizada para tratar la adicción a la heroína), buprenorfina y naltrexona.

La metadona y la buprenorfina ayudan a reducir los síntomas de abstinencia al dirigirse a los mismos centros del cerebro a los que se dirigen los opioides. Solo que no lo hacen sentir drogado. Ayudan a restablecer el equilibrio de su cerebro y le permiten sanar. Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH), puede tomar los medicamentos de forma segura a largo plazo, incluso de por vida. No debe dejar de tomarlos sin antes consultar con su médico.

La naltrexona es otro medicamento que puede recetarle su médico. Este medicamento no le ayuda a dejar de tomar opioides. Es para ayudarlo a evitar una recaída. Recaída significa comenzar a consumir opioides nuevamente. Este medicamento es diferente de la metadona y la buprenorfina porque no ayuda con la compulsión ni la abstinencia. En cambio, de acuerdo con los NIH, evita que sienta el efecto que normalmente sentiría cuando toma opioides.

También es posible que necesite ayuda con su adición mental o emocional a los opioides. Los tratamientos conductuales pueden ayudar a aprender a manejar la depresión. Estos tratamientos también ayudan a evitar los opioides, lidiar con la compulsión y sanar las relaciones dañadas. Algunos tratamientos conductuales incluyen asesoramiento individual, grupal o familiar y terapia cognitiva. Pídale una recomendación a su médico.

Medicamentos  

Metadona

 

 

Buprenorfina

 

Naltrexona
Tipos

 

 

Comprimido, líquido

 

Comprimido sublingual (debajo de la lengua), película bucal (parche pequeño que se adhiere a la parte interna de la mejilla), inyección de acción prolongada

 

Comprimido, inyección intramuscular

 

 

 

Uso Diario · Diariamente para el comprimido

· Cada 4 semanas para inyección

· Diariamente para el comprimido

· Cada 4 semanas para inyección

Cómo conseguir la medicación En un programa de tratamiento por opioides Puede ser recetado por su médico de atención primaria Puede ser recetado por cualquier proveedor médico
Reducción de la compulsión +++ ++ +
Posibles efectos secundarios Somnolencia

Estreñimiento

Problemas cardíacos (como cardiopatía)

Interacciones con otros medicamentos (hay medicamentos que no debe usar junto con metadona)

Sobredosis si se combina con ciertos otros medicamentos

Dolor de cabeza

Náuseas

Estreñimiento

 

Reacciones en el lugar de la inyección

Dolor de cabeza

Insomnio

 

Consideraciones Al principio, debe verse a diario Es posible que deba ser visto 1 o 2 veces por semana al principio, luego puede pasar a visitas mensuales Debe dejar completamente los opioides antes de comenzar el tratamiento (generalmente de 7 a 14 días).

Puede consultar mensualmente para las inyecciones

Tabla adaptada con permiso de Coffa y Snyder, 2019. Fuente de las formulaciones: Kampman, K. et al. La Guía de práctica nacional de la ASAM (Sociedad Estadounidense de Medicina de la Adicción) para el uso de medicamentos en el tratamiento de la adicción que implica el uso de opiáceos (2015). Fuente para el tratamiento de pacientes embarazadas: Coffa y Snyder, 2019.

Vivir con adicción a los opioides

El primer paso hacia la recuperación es reconocer que tiene un problema con los opioides. Si cree que es adicto a los opioides, sepa que hay ayuda para usted. El primer paso para romper la adicción es darse cuenta de que controla su propio comportamiento.

Los siguientes pasos lo ayudarán a luchar contra su adicción:

  • Comprométase a dejar la adicción.Tome el control de su comportamiento y comprométase a luchar contra sus adicciones.
  • Obtenga ayuda de su médico. Puede ser su mejor aliado, incluso si usted está tratando de dejar un medicamento que él le recetó. Su médico puede recetarle un medicamento que ayudará a aliviar su compulsión por la droga adictiva. Hablar con su médico o un consejero acerca de sus problemas y el consumo de la droga puede también ser útil.
  • Busque apoyo.Ciertas organizaciones se dedican a ayudar a las personas que tienen adicciones. Quieren que usted tenga éxito y le darán las herramientas y el apoyo que necesita para dejar la adicción y seguir adelante con su vida. También pida apoyo a sus familiares y amigos.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo evitar hacerme adicto a los opioides?
  • ¿El medicamento que estoy tomando es adictivo?
  • ¿Cómo sé si soy adicto a un opioide?
  • ¿Qué debo hacer si creo que soy adicto a un opioide?
  • ¿Cómo sé si un amigo o familiar es adicto a un opioide?

El apoyo financiero para este material ha sido proporcionado por Indivior Inc. a la Academia Estadounidense de Médicos de Familia.

Anuncio