Enfermedad arterial periférica y claudicación

Última actualización enero 2021 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Deepak S. Patel, MD, FAAFP, FACSM

¿Qué es la enfermedad arterial periférica (EAP) y la claudicación?

La enfermedad arterial periférica (EAP) es un problema con el flujo sanguíneo en las arterias, especialmente en las piernas. Las arterias son vasos sanguíneos que transportan sangre desde el corazón hacia los músculos y órganos del cuerpo. Cuando las arterias tienen problemas, se estrechan o se bloquean. Si tiene EAP, sus brazos y, más comúnmente, sus piernas, no reciben suficiente flujo sanguíneo. La queja más común de las personas con EAP es la claudicación.

La claudicación es un dolor en la pantorrilla, el muslo o el músculo de la cadera que se produce después de haber caminado una cierta distancia, como un cuadra o más. El dolor desaparece después de descansar un momento. Cada vez que se presenta el dolor, tarda aproximadamente el mismo tiempo en desaparecer después de dejar de caminar.

¿Cómo se relacionan la EAP y la claudicación?

La EAP puede hacer que la arteria que normalmente suministra sangre al músculo se estreche y que fluya menos sangre a través de la arteria. Cuando está descansando, fluye suficiente sangre al músculo para satisfacer las necesidades del músculo. Sin embargo, cuando camina, el músculo que trabaja necesita más sangre. Es posible que la arteria estrechada no deje pasar suficiente sangre.

Síntomas de la EAP y la claudicación

Muchas veces, no tendrá síntomas de EAP o sus síntomas serán leves. La claudicación es el síntoma más común. Otros síntomas pueden incluir:

  • Piernas entumecidas o débiles
  • Crecimiento lento de las uñas de los pies
  • Crecimiento lento del vello en piernas y pies (o pérdida de cabello en piernas y pies)
  • Pulso débil o falta de pulso en piernas o pies
  • Llagas en las piernas o los pies que tardan en sanar
  • Los pies o la parte inferior de las piernas pueden sentirse fríos
  • Disfunción eréctil (en los hombres)
  • La parte inferior de las piernas puede aparecer brillante o volverse azulada

Las personas con dolor en las piernas pueden pensar que se debe al envejecimiento, la artritis o un síntoma relacionado con la diabetes. La EAP puede ser peligrosa si no se trata. Si nota dolor en las piernas al caminar, pregúntele a su médico acerca de la claudicación y la EAP.

¿Qué causa la EAP y la claudicación?

La causa más común de arterias estrechas o bloqueadas es la acumulación de depósitos de grasa en su interior. A esto se lo llama aterosclerosis. La claudicación ocurre porque no fluye suficiente sangre a un músculo que está utilizando activamente.

¿Cómo se diagnostican la EAP y la claudicación?

Su médico puede sospechar que sus arterias se han estrechado y verificará el pulso en las arterias de las piernas y los pies. Además, escuchará el flujo sanguíneo con un estetoscopio o un pequeño dispositivo Doppler. Tal vez escuche un ruido, llamado soplo, que puede ser una advertencia de que hay un área estrecha en la arteria. La presión arterial en los tobillos también se puede comparar con la presión arterial en los brazos. Esta prueba se llama índice tobillo-brazo o ABI. Su médico puede realizar otras pruebas para detectar una posible EAP. También puede realizar pruebas para ver si las arterias en otras partes de su cuerpo tienen aterosclerosis.

Si la cirugía puede ayudar a tratar los síntomas de la claudicación, su médico puede recomendarle una arteriografía. Se trata de una radiografía que se toma después de inyectar un tinte en una arteria. El estudio de tinte puede mostrar un estrechamiento en una arteria y proporciona un «mapa» para el médico que realizará la cirugía.

¿Se pueden prevenir o evitar la EAP y la claudicación?

Los factores de riesgo de la EAP y claudicación incluyen presión arterial alta, diabetes, colesterol alto, tabaquismo y vejez. La claudicación también es más probable en personas que ya tienen aterosclerosis en otras arterias, como las arterias del corazón o del cerebro. Es posible que las personas que tienen claudicación ya hayan tenido ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Tratamiento de la EAP y la claudicación

La EAP y la claudicación a menudo se tratan con dieta y ejercicio y, a veces, con medicamentos. Las personas que padecen EAP o claudicación no deben fumar. Es importante reducir el colesterol alto, la presión arterial alta y los niveles altos de azúcar en sangre.

Un programa de caminatas es muy útil. Debe caminar al menos 4 veces por semana durante 30 a 60 minutos cada vez. Camine hasta que el dolor sea demasiado incómodo para continuar. Deténgase y descanse hasta que el dolor desaparezca. Luego empiece a caminar de nuevo. Si comienza un nuevo programa de ejercicios, como caminar o subir escaleras, comience haciendo ejercicio lentamente y aumente gradualmente el tiempo que dedica a hacer ejercicio. Es posible que observe una mejoría de sus síntomas en 2 meses.

Los medicamentos pueden ayudar a algunas personas que tienen EAP y claudicación. Pregúntele a su médico si el medicamento es adecuado para usted.

Si sus arterias están muy bloqueadas, es posible que necesite un procedimiento llamado angioplastia para abrirlas. En una angioplastia, se inserta un tubo delgado llamado catéter en la arteria. Se infla un pequeño globo en la punta del catéter que ayuda a abrir la arteria. Luego, el globo se desinfla y se retira. A veces, se dejará en la arteria un dispositivo llamado stent (un pequeño tubo de malla de alambre). El stent ayudará a mantener abierta la arteria. La angioplastia se realiza normalmente mientras está despierto.

Si el área estrecha de la arteria es muy larga, es posible que deba someterse a una derivación quirurgica. Para la cirugía, su médico tomará una vena de otra parte de su cuerpo. La vena se unirá por encima y por debajo de la parte estrecha de la arteria que permite que la sangre fluya alrededor del área estrechada. A veces, se usa un injerto sintético (hecho por el hombre) en lugar de una vena.

Vivir con EAP y claudicación

Si cree que podría tener EAP, es importante que hable con su médico de inmediato. La EAP aumenta su riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. El tratamiento y los cambios en el estilo de vida, como la dieta y el ejercicio, pueden mejorar los síntomas de la EAP. También pueden disminuir su probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable de mi EAP/claudicación?
  • ¿Qué cambios de estilo de vida debo hacer en casa para ayudar a aliviar mis síntomas?
  • ¿Es seguro para mí hacer ejercicio? ¿Cómo empiezo?
  • ¿Qué opción de tratamiento es la mejor para mí? ¿Necesitaré medicamentos? ¿Cirugía?
  • ¿El medicamento que me receta interactuará con los medicamentos que ya tomo?
  • ¿Qué síntomas indicarán que mi afección está empeorando?
  • ¿La EAP o claudicación me ponen en riesgo de tener problemas a largo plazo?