Diabetes gestacional

¿Qué es la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que comienza durante el embarazo. Si tiene diabetes, su cuerpo no puede usar el azúcar (glucosa) en la sangre como debería. La diabetes hace que el nivel de azúcar en la sangre sea más alto de lo normal.

La diabetes gestacional afecta del 1% al 3% de todas las mujeres embarazadas. Por lo general, se desarrolla en el segundo trimestre (a veces tan pronto como en la semana 20) del embarazo. La mayoría de las veces, la diabetes gestacional desaparece después del nacimiento del bebé.

¿Cómo puede la diabetes gestacional afectarnos a mi bebé y a mí?

Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden ser poco saludables tanto para usted como para su bebé. Si la diabetes no se trata, es probable que su bebé tenga problemas al nacer. Por ejemplo, su bebé puede tener un nivel bajo de azúcar en la sangre o ictericia. O su bebé puede pesar mucho más de lo normal.

La diabetes gestacional también puede afectar su salud. Por ejemplo, si su bebé es muy grande, es posible que tenga un parto más difícil. Incluso puede necesitar una cesárea. La diabetes gestacional también aumenta su riesgo de desarrollar preeclampsia. La preeclampsia es una afección que puede ser grave si no se trata.

Síntomas de diabetes gestacional

Muchas veces, no hay síntomas notables para las mujeres que tienen diabetes gestacional. Esto podría deberse a que algunos de los síntomas comunes de la diabetes también son síntomas del embarazo. Estos incluyen:

  • micción frecuente
  • fatiga (estar cansada)
  • náuseas (sensación de malestar estomacal)

Otros síntomas pueden incluir:

  • sed inusual
  • visión borrosa
  • infecciones en la vejiga

¿Qué causa la diabetes gestacional?

Las mujeres embarazadas a veces desarrollan diabetes gestacional debido a las hormonas del embarazo. Estas hormonas interfieren con la insulina. Pueden hacer que su cuerpo sea más resistente a la insulina. Cuando esto sucede, la insulina no puede regular el azúcar (glucosa) en la sangre. Esto hace que sus niveles de azúcar aumenten.

¿Cómo se diagnostica la diabetes gestacional?

Como parte de su atención prenatal, su médico le recomendará la detección de diabetes gestacional alrededor de las 24 a 28 semanas de embarazo. Esto podría suceder antes si hay razones para creer que está en riesgo de desarrollar diabetes gestacional. Si tiene niveles elevados de glucosa en la orina (controlados en cada visita prenatal regular) u otros riesgos, su médico puede recomendar que se realice antes el examen.

Durante la prueba de glucosa, tomará una botella de solución de glucosa dulce y almibarada. Una hora después de beber eso, un técnico de laboratorio tomará una muestra de su sangre, y medirá la cantidad de azúcar en la sangre.

Si su nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto, su médico probablemente le recetará otra prueba de glucosa. Para esta prueba, deberá ayunar (no comer durante 8 a 14 horas antes de la prueba). Un técnico de laboratorio evaluará su nivel de azúcar en sangre mientras está en ayunas. Luego, volverá a beber la botella de solución de glucosa dulce y almibarada. El técnico de laboratorio analizará su sangre una vez por hora durante 3 horas.

¿Se puede prevenir o evitar la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional no siempre se puede prevenir o evitar. Según los Institutos Nacionales de Salud, es más probable que desarrolle diabetes gestacional si:

  • Tiene más de 25 años mientras está embarazada.
  • Proviene de un grupo étnico de mayor riesgo, como hispanos, negros, nativos americanos, del sudeste asiático o isleños del Pacífico.
  • Tiene antecedentes familiares de diabetes.
  • Dio a luz a un bebé que pesaba más de 9 libras o tenía un defecto de nacimiento.
  • Tiene presión arterial alta.
  • Tiene demasiado líquido amniótico.
  • Ha tenido un aborto espontáneo o muerte fetal inexplicable.
  • Tenía sobrepeso antes de su embarazo.
  • Aumenta demasiado peso durante su embarazo.
  • Tiene síndrome de ovario poliquístico (SOP).

Hay cosas que puede hacer para reducir sus posibilidades de desarrollar diabetes gestacional.

  • Si tiene sobrepeso, intente bajar de peso antes de quedar embarazada. (No intente perder peso si ya está embarazada).
  • No use el embarazo como una excusa para comer alimentos azucarados, como pasteles, dulces y helados.
  • Hable con su médico acerca de los ejercicios que puede hacer con seguridad durante el embarazo. Hacer un poco de ejercicio todos los días puede hacer mucho para prevenir la diabetes.

Tratamiento de la diabetes gestacional

Si le diagnostican diabetes gestacional, los cambios en el estilo de vida pueden ayudarla a controlarla. Deberá seguir una dieta sugerida por su médico, hacer ejercicio regularmente y hacerse análisis de sangre con frecuencia para controlar su nivel de azúcar en la sangre.

Estas cosas pueden no ser suficientes para mantener el azúcar en sangre a un nivel normal. También es posible que deba tomar un medicamento para ayudar. Existen varios medicamentos orales que pueden ayudar a controlar la diabetes. Su médico puede recetarle uno de estos. O puede que necesite inyecciones de insulina para bajar el azúcar en la sangre.

Su médico puede pedirle que consulte a un especialista si tiene que comenzar a tomar insulina.

¿Qué cambios debo hacer en mi dieta?

Su médico puede pedirle que cambie algunos de los alimentos que come y ver a un dietista registrado para que la ayude a planificar sus comidas. Es importante consumir comidas bien balanceadas. Es posible que necesite comer menos en cada comida, dependiendo de cuánto peso aumente durante su embarazo. Su médico o dietista le hablarán sobre esto.

Evite comer alimentos que contengan mucha azúcar simple, como pasteles, galletas, dulces o helados. En cambio, coma alimentos que contengan azúcares naturales, como las frutas. Pero reduzca el consumo de jugos de frutas, que tienen una alta concentración de azúcar. Además, evite beber refrescos u otras bebidas azucaradas.

Si tiene hambre entre comidas, coma alimentos que sean saludables para usted, como pasas, bastoncitos de zanahoria o una fruta. La pasta integral, el pan integral y el arroz integral también son buenos, tanto para usted como para su bebé.

¿Por qué es importante el ejercicio?

Su médico le sugerirá que haga ejercicio regularmente a un nivel que sea seguro para usted y el bebé. El ejercicio ayudará a mantener su azúcar en la sangre a un nivel normal. También puede hacerla sentir mejor. Caminar suele ser el tipo de ejercicio más fácil cuando está embarazada. Pero la natación u otros ejercicios que disfrute también son beneficiosos durante este tiempo. Pídale a su médico que le recomiende algunas actividades que sean seguras para usted.

Si no está acostumbrada, comience haciendo ejercicio durante 5 o 10 minutos todos los días. A medida que se fortalezca, puede aumentar su tiempo de ejercicio a 30 minutos o más por sesión. Cuanto más tiempo haga ejercicio y con mayor frecuencia, más control tendrá sobre su azúcar en la sangre.

Debe tener cuidado con la forma en que hace ejercicio. No haga demasiado ejercicio ni se acalore demasiado mientras lo hace. Pregúntele a su médico qué actividades son seguras para usted. Dependiendo de su edad, su pulso no debe aumentar más de 140 a 160 latidos por minuto durante el ejercicio. Si se marea o tiene dolor de espalda u otro dolor mientras hace ejercicio, abandone de inmediato y llame a su médico. Si tiene contracciones uterinas (dolores de parto), hemorragia vaginal o rompió bolsa, llame a su médico de inmediato.

¿Qué pasa después de que nace mi bebé?

Es posible que no necesite hacerse análisis de sangre para controlar su nivel de azúcar en sangre mientras está en el hospital después de que nazca su bebé. Sin embargo, pueden pasar varias semanas después del nacimiento de su bebé antes de que su diabetes gestacional desaparezca. Para asegurarse de que haya desaparecido, su médico le pedirá que se haga un análisis de sangre especial 1 o 2 meses después del nacimiento de su bebé.

Vivir con diabetes gestacional

La diabetes gestacional aumenta su riesgo de diabetes en su próximo embarazo y también más adelante en la vida. Es importante que continúe haciendo ejercicio, controle su peso y coma una dieta saludable después del embarazo. Si hace estas cosas, puede evitar la diabetes cuando sea mayor.

Preguntas para hacerle a su médico

  • Estoy embarazada. ¿Tengo riesgo de padecer diabetes gestacional?
  • ¿La detección de diabetes gestacional es una parte estándar de mi atención prenatal?
  • ¿Qué pruebas necesito?
  • ¿La diabetes gestacional pone a mi bebé en riesgo de tener algún problema de salud?
  • ¿Puedo controlar la diabetes gestacional solo con cambios en el estilo de vida?
  • ¿Qué cambios debo hacer en mi dieta?
  • ¿Necesitaré insulina? ¿Por cuánto tiempo?
  • ¿Qué pruebas de seguimiento o cuidados necesitaré después de dar a luz a mi bebé?