Descripción general

¿Qué son los cólicos?

Los cólicos se definen como el llanto de un bebé que dura más de 3 horas al día, al menos 3 días a la semana durante más de 3 semanas. Por lo general, los bebés con cólicos se ponen molestos hacia el final del día, pero los cólicos pueden suceder en cualquier momento.

¿Cuánto duran los cólicos?

Por lo general, los cólicos empiezan algunas semanas después del nacimiento. Por lo general, desaparecen a los 3 meses de edad, aunque pueden durar más. Si su bebé continúa con cólicos después de los 3 meses de edad, es posible que experimente un trastorno de reflujo.

Síntomas

¿Cómo sé si mi bebé tiene cólicos?

Los bebés que tienen cólicos lloran mucho más que la mayoría de los bebés. Es posible que aprieten los puños cuando lloren, enrollen las piernas o parezca que tienen dolor. Incluso, es posible que se pongan de color rojo vivo por llorar. Un bebé que tiene cólicos puede tener ataques de llanto o es posible que llore casi todo el tiempo. Cuando su bebé llora, es posible que trague aire. Esto puede provocar gases a su bebé y puede hacer que el abdomen de su bebé se vea hinchado y esté tenso, y esto puede hacerlo sentir incluso más incómodo.

Tratamiento

¿Qué cambios en la alimentación pueden ayudar a que mi bebé deje de llorar?

Intente alimentar a su bebé si han pasado más de 2 horas desde la última alimentación. Alimente a su bebé más a menudo y menos cada vez.

Si alimenta a su bebé con leche de fórmula, es posible que su médico de familia le sugiera probar una marca diferente. También es posible que ayude entibiar la leche de fórmula hasta la temperatura corporal antes de una alimentación.

Pruebe usar una tetilla con un agujero más pequeño en el biberón si una alimentación con biberón lleva menos de 20 minutos. Evite alimentar a su bebé demasiado rápido.

¿Ayudará sostener al bebé de manera diferente?

A veces los bebés que tienen cólicos responden a las diferentes maneras en que los sostienen o acunan.

  • Sostenga a su bebé sobre la falda y hágale masajes en la espalda.

  • Sostenga a su bebé sobre un lavavajillas, lavarropas o secador en funcionamiento (no deje solo a su bebé).

  • Mantenga a su bebé en posición vertical. Esto ayudará si su bebé tiene gases.

  • Sostenga a su bebé mientras camina.

¿Qué puedo hacer cuando me siento frustrado por mi bebé?

Para los padres, los cólicos pueden ser muy frustrantes. Los bebés que no dejan de llorar pueden ser difíciles de cuidar. Cada vez que se sienta abrumado y frustrado, busque a alguien más que cuide a su bebé durante un tiempo.

Si no puede encontrar a alguien que lo ayude, pruebe ir a una habitación cercana y mirar televisión o escuchar la radio. Asegúrese de que su bebé se encuentre seguro sin una supervisión inmediata. Llorar no le hará daño a su bebé. Asegúrese de tomarse un tiempo lejos de su bebé para no frustrarse tanto.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuál es la mejor forma de alimentar a mi bebé?

  • ¿Hay alguna forma mejor de sostener a mi bebé para hacerlo sentir mejor?

  • ¿Cómo puedo dejar de sentirme enojado o frustrado cuando mi bebé llora?

  • ¿Debo mantener a mi bebé en posición vertical durante una determinada cantidad de tiempo después de que coma?

  • ¿Un baño tibio ayudará a que mi bebé se sienta mejor?

  • ¿Cuánto durará este cólico?

  • ¿Existe algún medicamento que pueda ayudar?

Cosas para recordar sobre los cólicos:

  • Usted no provocó los cólicos, por lo tanto, intente no sentirse culpable.

  • Casi siempre, los cólicos desaparecen a los 3 meses de edad. Deben desaparecer para cuando su bebé tenga 6 meses.

  • Puede intentar muchas cosas para tranquilizar a su bebé.

  • Prestarle atención adicional a su bebé no significa "malcriarlo".

  • Solo porque su bebé tenga cólicos, no significa que no esté saludable.

Llame a su médico de familia si:

  • El llanto de su bebé cambia de llanto molesto a llanto doloroso.

  • Su bebé deja de aumentar de peso.

  • Su bebé tiene fiebre.

  • Teme que podría hacer daño a su bebé.

Consejos sobre cómo tranquilizar a su bebé

  • Alimente a su bebé en posición vertical.

  • Haga eructar a su bebé a menudo.

  • Si está amamantando, intente realizar pequeños cambios en su dieta. Intente limitar las comidas picantes, los cítricos o la cafeína.

  • Acune a su bebé en una silla o una cuna mecedoras.

  • Ponga a su bebé en una mecedora para bebés (asegúrese de que su bebé pueda sostener la cabeza).

  • Dé un baño tibio a su bebé.

  • Dé un chupete a su bebé.

  • Frote con suavidad el estómago de su bebé.

  • Envuelva a su bebé en una manta suave.

  • Ponga a su bebé en un cochecito y salga a caminar.

  • Dé un paseo en automóvil con su bebé en la silla de seguridad para el automóvil.