Cólicos

Cólicos

¿Qué es un cólico?

El cólico se produce cuando un bebé sano llora durante más de 3 horas al día por lo menos 3 días por semana durante más de 3 semanas. Los cólicos pueden comenzar unas semanas después del nacimiento. Empeoran cuando el bebé tiene entre 4 y 6 semanas de edad. Los bebés dejan de sufrir cólicos cuando cumplen entre 3 y 6 meses.

Síntomas de los cólicos

Los bebés que tienen cólicos lloran más que la mayoría de los bebés, pero aparte de eso están sanos. Por lo general, lloran a la misma hora todos los días. Los bebés con cólicos a menudo se ponen quisquillosos al final del día, pero esto puede ocurrir en cualquier momento.

Su bebé puede apretar los puños al llorar o doblar las piernas. Puede parecer que sienten dolor o incluso ponerse colorados. Cuando el bebé llora, puede tragar aire. Esto puede provocarle gases y hacer que su abdomen se vea hinchado o se sienta rígido.

¿Qué causa los cólicos?

Es difícil saber la causa principal de los cólicos. Los bebés lloran por muchos motivos cuando son recién nacidos. Los médicos creen que algunas de las causas pueden ser:

  • Dolor o molestias causadas por indigestión o gases
  • Hambre
  • Sensación de saciedad
  • Sensibilidad a la leche de fórmula o la leche materna
  • Sobreestimulación
  • Reacción emocional ante el miedo, la frustración o el entusiasmo

¿Cómo se diagnostican los cólicos?

El médico de su bebé puede diagnosticar los cólicos. Hará un examen físico y revisará sus antecedentes y los síntomas. El médico puede realizar algunas pruebas para descartar otros posibles problemas.

¿Se pueden prevenir o evitar los cólicos?

No se puede impedir o evitar que el bebé sufra cólicos.

Tratamiento de los cólicos

Si su bebé tiene cólicos, hay cosas que puede hacer para calmarlo y reducir el llanto.

Alimentación del bebé

Si está amamantando a su bebé, realice un seguimiento de lo que come y bebe. Todo lo que usted consume pasa a su bebé y puede afectarlo. Evite la cafeína y el chocolate, que actúan como estimulantes. Evite los productos lácteos y los frutos secos, a los cuales su bebé puede ser alérgico. Pregúntele a su médico si algún medicamento que esté tomando podría ser un problema. Trate de dejar que su bebé mame de un pecho antes de cambiar al otro.

Si usted está alimentando a su bebé con leche de fórmula, puede probar una marca diferente. Los bebés pueden ser sensibles a ciertas proteínas de la leche de fórmula. Trate de dar a su bebé menores cantidades de alimentos con mayor frecuencia. Evite darle de comer mucha cantidad o demasiado rápido. Debe tardar unos 20 minutos en tomar un biberón. Si su bebé come más rápido, intente utilizar una tetina con un orificio más pequeño. Esto ralentizará su alimentación. Usted puede probar calentar la leche a temperatura ambiente. También puede intentar alimentar a su bebé en posición vertical.

Maneras de sostener al bebé

Los bebés con cólicos responden a distintas posiciones al sostenerlos o mecerlos. Puede probar:

  • Sostener al bebé a lo largo de su brazo o sobre la falda mientras le masajea la espalda
  • Sostener al bebé en posición erguida si tiene gases
  • Sostener al bebé durante a comienzos de la noche
  • Sostener al bebé mientras camina
  • Mecer al bebé en sus brazos o usar un columpio para bebés

Tranquilizar al bebé

Los bebés también responden de manera diferente a los movimientos y estímulos. Otras acciones que pueden calmar a su bebé incluyen:

  • Incrementar el contacto de piel con piel
  • Envolver al bebé
  • Cantarle al bebé
  • Darle un baño de agua tibia (no caliente) o poner una toalla tibia sobre su abdomen
  • Masajear al bebé (pida instrucciones a su médico)
  • Producir ruido blanco, como el de un ventilador, cuna móvil, aspiradora, lavadora o lavavajillas
  • Darle un chupete a su bebé
  • Ir a dar un paseo con su bebé en el cochecito
  • Ir a dar un paseo con su bebé en su asiento para el coche
  • Darle al bebé gotas de simeticona. Este medicamento de venta libre puede aliviar los gases.

Vivir con cólicos

Los cólicos pueden ser difíciles para los padres. Los bebés que no paran de llorar pueden ser difíciles de cuidar. Trate de no preocuparse si se siente abrumado o frustrado. Pídale a alguien cercano a usted que lo ayude a cuidar a su bebé. Los bebés por lo general dejan de sufrir cólicos cuando cumplen entre 3 y 4 meses. El llanto no le hace daño al bebé, y los cólicos no tienen efectos duraderos.

Tenga en cuenta lo siguiente acerca de los cólicos.

  • Usted no es responsable de los cólicos, así que no se sienta culpable.
  • Los cólicos van a desaparecer.
  • El hecho de que su bebé tenga cólicos no significa que no esté saludable.
  • Existen muchas formas de calmar a su bebé.
  • Prestarle más atención a su bebé no va a malcriarlo.

Comuníquese con el médico de su bebé si:

  • Además del llanto, su bebé tiene fiebre, vómitos, diarrea o sangre en las deposiciones, o una disminución en el movimiento
  • Si el llanto o el comportamiento del bebé cambian de forma repentina.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuánto tiempo duran los cólicos?
  • ¿Cuál es la mejor manera de alimentar a mi bebé?
  • ¿Debería colocar al bebé en posición vertical durante cierto tiempo después de comer?
  • ¿Hay una buena posición para sostener a mi bebé para que se sienta mejor?
  • ¿Qué puedo hacer para evitar enojarme o frustrarme cuando mi bebé llora?