Cómo reconocer las enfermedades del recién nacido

Llevar a su bebé a casa desde el hospital es un momento muy emocionante. Pero tener un recién nacido puede ser estresante por muchas razones. Una de ellas es la preocupación de que el bebé se enferme. ¿Cómo se dará cuenta? A veces puede ser difícil saber cuándo un recién nacido está enfermo. Es probable que aún no sepa cuál es su comportamiento normal, por lo cual no sabrá si el comportamiento de su bebé no es normal. Y los signos de una enfermedad grave en los recién nacidos pueden ser sutiles y no siempre son fáciles de detectar.

Es importante saber qué signos pueden significar que su recién nacido está enfermo. Su sistema inmune no es tan fuerte al nacer, por lo que es más difícil para ellos combatir las infecciones. Y una vez que contraen una infección, puede empeorar rápidamente. Es por eso que debe saber qué buscar.

El camino hacia una mejor salud

Una de las principales cosas que debe buscar en su recién nacido es si él o ella se ve o actúa de alguna manera que le parezca anormal. Si esto ocurre, llame al médico de su bebé de inmediato. Algunas de las formas en que podría verse o actuar anormalmente incluyen:

  • Cualquier síntoma de enfermedad, incluida tos, diarrea o vómitos. Si su recién nacido vomita verde (bilis), llame al médico de inmediato.
  • Cambios en la alimentación. Los recién nacidos suelen comer con frecuencia. Si tiene que despertar a su recién nacido para comer o no puede terminar de comer, podría estar enfermos.
  • Si su recién nacido tiene fiebre, especialmente más de 100.4°F (38°C), llame al médico.
  • Temperatura corporal baja. Si la temperatura de su bebé desciende a menos de 96.8°F (36°C), llame al médico.
  • Cambios en la manera en que llora. El llanto podría ser débil, sonar extraño o ser frenético sin parar.
  • Succión débil o no ser capaz de succionar por mucho tiempo.
  • Sudar mientras come.
  • Dormir más de lo normal (necesita que usted lo despierte para comer, por ejemplo).
  • Disminución del tono muscular o extremidades flácidas.
  • Sonidos similares a gemidos o gruñidos cuando respiran.
  • Disminución de la micción y boca seca (deshidratación).
  • Cualquier cambio en el color, como brazos y piernas pálidos, azulados o grises.

Puede ser difícil saber si su recién nacido está enfermo. Preste atención y obsérvalos de cerca para ver si presentan cualquiera de estos signos de enfermedad. Si tiene alguna pregunta sobre su recién nacido, llame a su médico.

Aspectos a tener en cuenta

Si bien la enfermedad no es normal para un recién nacido, existen algunas condiciones que son comunes en las primeras semanas después del nacimiento. Observe a su recién nacido en busca de signos de cualquiera de estas afecciones y llame a su médico si nota síntomas.

Distensión abdominal. El abdomen de su bebé (estómago) debe sentirse suave entre las comidas. Si se siente hinchado o duro, podría haber un problema. Puede ser gas o estreñimiento. Pero si no ha defecado durante más de un día o dos, o si están vomitando, un estómago hinchado podría ser un signo de un problema intestinal.

Bebé cianótico. Su recién nacido puede mostrar manos y pies levemente azules si sienten frío. Puede ponerse un poco azules alrededor de la cara, la lengua o los labios si llora mucho. Pero si presenta una coloración azul persistente, además de dificultad para respirar o alimentarse, es una emergencia. Podría ser una señal de que el corazón o los pulmones no funcionan correctamente. Llame al médico o acuda a la sala de emergencias de inmediato.

Tos durante la alimentación. Su recién nacido puede toser o escupir un poco a medida que aprende y se adapta a una rutina de alimentación. Pero si tose o tiene arcadas regularmente cuando intenta comer, podría haber un problema en los pulmones o en el sistema digestivo.

Llanto excesivo. Los recién nacidos lloran, a veces sin razón. Si su bebé no para de llorar, asegúrese de que esté alimentado, eructe, esté abrigado y tenga un pañal limpio. Luego intente alzarlo y calmarlo. No se puede “malcriar” a un recién nacido con demasiada atención, así que no dude en alzarlo cuando esté llorando. Pronto se acostumbrará a los patrones de llanto de su recién nacido. Pero si su llanto suena diferente, como un chillido, o continúa durante un tiempo inusualmente largo, llame a su médico.

Ictericia. Muchos recién nacidos sanos tienen un tono amarillento en la piel. Esto se conoce como ictericia. Sucede cuando una sustancia química llamada bilirrubina se acumula en la sangre del bebé. Los casos leves de ictericia son inofensivos. Pero si se llega a acumular demasiado de esta sustancia y no se trata, puede causar problemas. La ictericia normalmente aparece primero en la cara, seguida por el tórax y el abdomen, y finalmente se extiende a los brazos y las piernas. A veces, el blanco de los ojos también puede tornarse amarillento. Si nota que su bebé está desarrollando ictericia, llame al médico.

Dificultad respiratoria. En la mayoría de los casos, si su recién nacido tiene problemas para respirar, es porque sus conductos nasales están bloqueados. Este malestar normalmente es fácil de remediar usando gotas nasales salinas y una jeringa de bulbo para absorber la mucosidad. Pero hay otros signos que podrían indicar que su bebé tiene problemas respiratorios graves. Estos incluyen:

  • Respiración rápida (más de 60 respiraciones en un minuto). Recuerde, sin embargo, que los bebés respiran más rápido que los adultos.
  • Retracción. Esto es cuando los músculos del estómago entre las costillas se hunden con cada respiración, haciendo que las costillas sobresalgan.
  • Ensanchamiento de las fosas nasales.
  • Gruñidos mientras respira.
  • Coloración azul persistente.

Llame al médico de su recién nacido de inmediato si él o ella desarrolla alguno de estos signos de dificultad respiratoria.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué signos debo buscar que indiquen que mi recién nacido pueda estar enfermo?
  • ¿Cómo puedo saber qué es normal cuando recién lo llevé a casa?
  • ¿Cómo sé si mi bebé está vomitando o simplemente regurgitando?
  • Mi bebé llora todo el tiempo. ¿Podría tener cólicos?