¿Qué es la circuncisión?

Durante una circuncisión, se remueve el prepucio (la piel que cubre la punta del pene). El procedimiento solo dura de 5 a 20 minutos. El uso de un anestésico local (medicamento que adormece solo una parte pequeña y específica del cuerpo) hace que el procedimiento sea menos doloroso. El anestésico puede administrarse como una inyección o aplicarse como una crema. Un médico realizará la circuncisión en un hospital o consultorio ambulatorio, o un profesional contratado puede hacerlo en casa como parte de una ceremonia religiosa o cultural.

La circuncisión generalmente se realiza durante los primeros 10 días después del nacimiento si el bebé está estable y sano. A menudo, se realiza el primer o segundo día después del nacimiento. La circuncisión es más riesgosa y más complicada en los bebés mayores de 2 meses, y en los niños y hombres mayores.

¿Cómo decido si debo circuncidar a mi hijo?

Decidir si circuncidar a su hijo recién nacido puede ser difícil. Deberá considerar los beneficios y los riesgos de la circuncisión. Factores como su cultura, religión y preferencia personal también pueden afectar su decisión. Es una buena idea decidir antes de que nazca su hijo si quiere que lo circunciden.

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda que los padres hablen con su médico de familia sobre los posibles beneficios y riesgos de este procedimiento al tomar su decisión.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) dice que los beneficios para la salud de la circuncisión superan los riesgos. Sin embargo, la AAP no cree que los beneficios sean lo suficientemente importantes como para recomendar que todos los recién nacidos varones sean circuncidados.

El camino hacia una mejor salud

Los estudios han demostrado algunos beneficios médicos limitados de la circuncisión. Ofrece algunos beneficios limitados en la prevención de infecciones del tracto urinario (UTI) en bebés. En general, las infecciones urinarias no son comunes en varones circuncidados o no circuncidados. La circuncisión del recién nacido también ofrece algún beneficio en la prevención del cáncer de pene en la edad adulta. Sin embargo, este cáncer es raro en todos los hombres, hayan sido circuncidados o no. La circuncisión puede reducir el riesgo de ciertas infecciones de transmisión sexual (ITS). Tenga en cuenta que prevenir las ITS tiene más que ver con las prácticas sexuales de un hombre (por ejemplo, usar condones, limitar el número de parejas sexuales) que con si está circuncidado o no.

¿Cómo cuido el pene de mi bebé después de la circuncisión?

Normalmente la cura del pene lleva alrededor de 7 a 10 días después de una circuncisión. Es normal que el pene presente un poco de inflamación. También es normal que se produzca una secreción o recubrimiento amarillo sobre la punta del pene. No intente retirar esto. Se irá por sí solo. Todos los días, limpie suavemente la zona con agua, siempre que su bebé necesite un pañal nuevo. Use agua y jabón suave para limpiar las heces del pene. Esto ayudará a prevenir infecciones.

Si hay una venda en el pene después de la circuncisión, es probable que la venda se caiga la próxima vez que su bebé orine. Pregúntele a su médico si debe dejar el vendaje o si debe ponerle un vendaje nuevo cada vez que cambie el pañal de su hijo.

A veces, la orina de su bebé y la presión de su pañal irritarán la piel recién expuesta en la punta del pene. Esto se puede tratar colocando ungüento de petróleo (como la vaselina) directamente en la zona. Por lo general, mejorará después de unos días.

¿Cómo cuido el pene de mi bebé si decido que no lo circunciden?

Mantener el pene limpio con agua y jabón ayuda a reducir el riesgo de problemas o infecciones. Cuando su hijo crezca, su prepucio se separará de la punta de su pene. Esto se llama retracción. A cada niño le sucede en diferentes momentos. La mayoría de los niños pueden retraer su prepucio cuando tienen 5 años de edad. No intente forzar la retracción del prepucio antes de que esté listo. Esto puede dañar el pene y causar dolor y otros problemas. Una vez que el prepucio esté listo para retraerse, puede enseñarle a su hijo cómo tirar suavemente del prepucio hacia atrás y limpiar la piel debajo. Debe lavarse debajo de su prepucio todos los días mientras se baña o se ducha.

Aspectos a tener en cuenta

Como cualquier procedimiento quirúrgico, la circuncisión tiene algunos riesgos. Sin embargo, la tasa de problemas después de la circuncisión es bastante baja. El sangrado y la infección en el área circuncidada son los problemas más comunes. Ambos pueden ser tratados por su médico.

Cuándo llamar a su médico

Después de la circuncisión, es posible que note una pequeña cantidad de sangre en el pañal de su bebé. Si la mancha de sangre es más grande que el tamaño de una moneda de 25 centavos de dólar, llame a su médico de inmediato. Además, debe llamar a su médico en los siguientes casos:

  • La herida no deja de sangrar.
  • Su bebé no tiene un pañal mojado entre las 6 y las 8 horas después de la circuncisión.
  • El enrojecimiento y la hinchazón alrededor de la punta del pene no desaparecen después de 3 a 5 días, o empeoran.
  • La secreción o recubrimiento amarillo en la punta del pene no desaparece después de 7 días.
  • Se usó un dispositivo Plastibell y no se cae en el lapso de los 10 a 12 días.
  • Su bebé tiene una temperatura de 100.4 ° F o superior.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Piensa administrarle anestesia en forma de inyección o crema?
  • ¿Cómo sabré si el pene de mi bebé está infectado?
  • ¿Qué jabón recomienda para lavar la zona vendada?