Bioterrorismo

El bioterrorismo es el uso de bacterias, virus o gérmenes para hacer daño a la gente. Se utiliza para propagar el miedo. Los bioterroristas liberan estos agentes peligrosos al público para causar enfermedades. El bioterrorismo es poco frecuente y se usa para amenazar a las personas, los gobiernos y los países. En los ataques bioterroristas, por lo general sólo un pequeño número de personas puede resultar lesionado o afectado. Sin embargo, se atemoriza a muchos más. Las personas cambian su comportamiento debido al miedo.

Camino hacia una mejor seguridad

Hay algunas cosas que puede hacer para prepararse para un ataque bioterrorista. Por ejemplo, tomar las medidas razonables para prepararse, como lo haría en caso de un tornado o un huracán. Es una buena idea tener suficiente comida, agua, dinero y suministros (incluyendo cualquier medicamento que pueda necesitar habitualmente) a mano, como para 3 ó 4 días. También debe mantener la información del contacto de emergencia en su hogar, trabajo y escuela.

No tome antibióticos a menos que su médico se lo indique. Los antibióticos previenen muy pocas enfermedades. Pueden tener efectos secundarios graves. El uso excesivo de antibióticos en realidad puede hacer que ciertas formas de bacterias sean difíciles de tratar. Además, los antibióticos pueden interferir con los medicamentos que esté tomando.

A pesar de que en los ataques bioterroristas se utilizan gases tóxicos, no es necesario que compre máscaras de gas. Están destinadas solamente para uso a corto plazo cuando se libera un gas letal. No son prácticas para el uso en todo momento. Son eficaces solamente si se colocan adecuadamente. Cuando no se utilizan correctamente, las máscaras pueden ser peligrosas. Pueden causar lesiones o asfixia, especialmente en las personas que tienen problemas cardíacos o pulmonares.

Aspectos a tener en cuenta

Ciertas amenazas son comunes con el bioterrorismo, incluyendo:

  • Ántrax. El ántrax es una infección causada por bacterias. El ántrax ocurre más comúnmente en el ganado vacuno y ovino. Es raro en los seres humanos. Por lo general se ve sólo en las personas que tienen contacto con animales infectados o que trabajan con productos de origen animal como la lana o el cuero. El ántrax puede ser una forma de bioterrorismo si alguien esparce deliberadamente las bacterias en lugares públicos.

El ántrax toma 3 formas en los seres humanos, todas causadas por la misma bacteria. La forma de la infección por ántrax depende de cómo entra en el cuerpo la bacteria:

  • La infección cutánea (piel) es consecuencia de tocar productos de animales infectados, suelo contaminado que contiene la bacteria del ántrax o la bacteria misma. Es la forma más común de ántrax.
  • La infección gastrointestinal (estómago e intestino) es producto del consumo de carne mal cocida, que está contaminada con la bacteria del ántrax.
  • La infección pulmonar es consecuencia de la inhalación de la bacteria del ántrax.

Ninguna de las formas puede contagiarse de una persona a otra. Es producto solo de la exposición directa a la bacteria del ántrax. Los síntomas del ántrax pueden ser similares a otras enfermedades. Los síntomas incluyen:

  • El ántrax cutáneo comienza como una zona roja en la piel, similar a una picadura de insecto o araña. Puede picar. Al transcurrir unos días, el área se vuelve más grande. Se pueden formar ampollas, seguidas por una costra profunda y negra. La zona no suele doler.
  • El ántrax gastrointestinal suele causar vómitos, náuseas, fiebre y pérdida de apetito. Luego causa dolor de estómago severo, diarrea con sangre y vómito con sangre.
  • El ántrax pulmonar comienza como la gripe, con fiebre, dolor de garganta, tos seca y dolores musculares. El ántrax pulmonar no causa secreción nasal. Los síntomas suelen ser leves durante unos días (e incluso pueden mejorar). Los síntomas empeoran muchísimo. Las personas que tienen ántrax pulmonar con frecuencia tienen dolor de estómago. A los pocos días, tendrán dificultad para respirar y entrarán en estado de shock.

Si tiene síntomas, llame a su médico. Si él médico piensa que existe la posibilidad de que sus síntomas sean causados ​​por ántrax, le preguntará acerca de su trabajo y cualquier viaje. Esta información, además de un examen y posiblemente unos análisis de laboratorio o radiografías, ayudarán al médico a decidir si usted padece una infección de ántrax. Es poco probable que el público general esté en peligro de exposición al ántrax.

Afortunadamente, el ántrax se puede tratar con antibióticos. El tratamiento y su éxito dependen de la forma de ántrax. El ántrax cutáneo es la forma menos grave. Las personas a veces pueden recuperarse incluso sin tratamiento. El ántrax gastrointestinal y el pulmonar son más graves y pueden causar la muerte si no se tratan.

El ántrax recibe la mayor atención de la prensa. Sin embargo, otros agentes utilizados en el bioterrorismo incluyen el botulismo, la peste y la viruela. También se han estudiado algunos otros agentes para su uso como armas biológicas, tales como la tularemia, la brucelosis, la fiebre Q, y las fiebres hemorrágicas virales.

Se cree que la viruela es otro agente que es más probable que se utilice en un ataque terrorista. La viruela es una enfermedad causada por el virus de la viruela. Los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, fatiga, diarrea, vómitos y una erupción cutánea específica. La erupción comienza como manchas rojas planas y se convierten en ampollas. Las ampollas contienen líquido claro y luego evoluciona a pus. La vacunación rutinaria contra la viruela se dejó de administrar en 1972 en los EE.UU. La enfermedad había sido erradicada.

La viruela también se puede contagiar de persona a persona, una vez que se ha desarrollado fiebre y erupción. Si fue vacunado antes de 1972, usted no está protegido. No se sabe por cuánto tiempo es eficaz la vacuna. No hay un medicamento específico para tratar la viruela. Sin embargo, una vacuna dada incluso unos pocos días después de la exposición puede prevenir la muerte. Es importante buscar atención médica de inmediato si cree que ha estado expuesto a la viruela.

Las vacunas para el ántrax y la viruela no están disponibles en este momento. Sin embargo, se han hecho vacunas contra la viruela de manera que los suministros estén disponibles en caso de que sea necesario. Debido a que existen algunos riesgos relacionados con la vacuna de la viruela, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) decidirán si se debe administrar conforme a cada caso en particular. La vacuna contra el ántrax es controlada por el Departamento de Defensa de los EE.UU. Sólo está disponible para el personal militar en alto riesgo de exposición en zonas de combate. Además, está disponible para las personas que trabajan con ántrax en un entorno de laboratorio.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Con qué rapidez aparecen los síntomas después de la exposición al ántrax o la viruela?
  • Si estoy embarazada y me expongo, ¿puede dañar a mi bebé no nato?