Cuidar a un pariente que tiene demencia

Compartir:

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi familiar?

Si su ser querido aún está en las primeras etapas de la demencia, es posible que aún no requiera de mucha atención. Lo mejor que puede hacer en esta etapa es obtener información sobre la enfermedad de su pariente y lo que puede esperar a medida que avanza la demencia. También es una buena idea que usted, su pariente y sus otros familiares hagan planes para el futuro mientras que su ser querido todavía puede participar del análisis.

Si su ser querido está en las etapas medias de la demencia, intente proporcionarle un entorno seguro y seguir una rutina diaria. Lea los consejos que se mencionan a continuación para obtener ideas sobre cómo sobrellevar las nuevas demandas y manejar algunos de los problemas de conducta comunes en las personas que tienen demencia.

Cuídese a usted mismo

Como cuidador de una persona que tiene demencia, primero debe cuidarse a usted mismo. Si se cansa y se frustra demasiado, será menos capaz de ayudar a su familiar. Si necesita un descanso, intente lo siguiente:

  • Pida ayuda a sus parientes y amigos, y a organizaciones locales de la comunidad.
  • Busque grupos de apoyo para el cuidador. Otras personas que están manejando los mismos problemas pueden tener algunas ideas buenas sobre cómo puede sobrellevar mejor la enfermedad y sobre cómo hacer que el cuidado de la persona sea más fácil.
  • Considere la posibilidad de un servicio de relevo. El servicio de relevo es una atención a corto plazo que se brinda a la persona que tiene demencia, a fin de aliviar el trabajo del cuidador. Es posible que haya servicios de relevo disponibles en su grupo local de personas de la tercera edad o en una agencia de servicios sociales.
  • Considere la posibilidad de guarderías para adultos. Pueden brindar a su familiar un entorno constante y la posibilidad de tener trato social.

Comunicación

La demencia cambiará la capacidad de su ser querido de comunicarle sus pensamientos y emociones. Es posible que su pariente no sepa cómo decirle qué necesita. Es posible que su pariente no entienda qué es lo que usted quiere cuando le hace una pregunta o un pedido. Esto puede ser frustrante, pero los siguientes consejos podrían ayudarlo a reducir el estrés y mejorar la comunicación:

  • Sea positivo. Su tono de voz y su lenguaje corporal son importantes. Controle sus expresiones faciales. Hable de manera agradable y utilice el tacto para brindarle afecto a su pariente.
  • Sea claro. Atraiga la atención de su ser querido, luego hable lenta y calmadamente. Use palabras y oraciones simples. Si es necesario, repita la información o la pregunta hasta que su pariente entienda. Haga preguntas para responder o no. Evite dar opciones cuando no las hay. Por ejemplo, en lugar de preguntar: “¿Quieres acostarte?” diga: “Es la hora de acostarse”.
  • Reconozca los sentimientos. Si su ser querido está triste, enojado o alterado no lo ignore. Cuando intente distraerlo o redirigir la atención de su pariente, hágale saber que usted lo entiende. Por ejemplo, usted podría decir: “Puedo ver que estás frustrado. Salgamos a caminar”. Esto valida los sentimientos de la persona y puede ayudarla a calmarse.

Agitación

Es posible que su ser querido se agite por motivos diferentes. Por lo general, un cambio repentino en el entorno o situaciones frustrantes pueden hacer que las personas que tienen demencia se agiten. El traslado a un nuevo departamento, hogar o el ingreso en un hospital u hogar para ancianos, a menudo, pueden provocar confusión o agitación. Incluso, vestirse o dar la respuesta equivocada a una pregunta pueden provocar frustración. Enfrentarse a la confusión o ser incapaz de hacer cosas a causa de la demencia también pueden hacer que la persona se agite. En consecuencia, la persona puede llorar, volverse irritable o intentar herir a otras personas de alguna manera.

Para ayudar a minimizar la agitación de su pariente, intente lo siguiente:

  • Evite los ruidos fuertes y la sobreestimulación. Un entorno tranquilo y agradable, con caras y objetos conocidos, ayuda a aliviar el miedo y la ansiedad.
  • Establezca expectativas realistas. Esperar demasiado de su familiar puede hacer que ambos se sientan frustrados y alterados. Permita que su familiar ayude en las tareas simples y placenteras, como preparar comidas, hacer tareas de jardinería, hacer manualidades y clasificar fotografías. Intente facilitarle otras tareas. Por ejemplo, en lugar de esperar que se vista solo, puede simplemente pedirle a su ser querido que se ponga una prenda de su conjunto (como la chaqueta) por su cuenta.
  • Limite la frecuencia de las tareas difíciles. Si una tarea en particular es especialmente difícil, intente limitar la frecuencia con que se produce. Por ejemplo, si darse un baño o una ducha provoca problemas, aconséjele hacerlo día por medio en lugar de todos los días. Además, puede programar las actividades difíciles para un momento del día en el que su ser querido suela estar menos agitado.
  • Sea positivo. Los elogios frecuentes a su familiar lo ayudarán a sentirse mejor y también lo ayudarán a usted.

Problemas para dormir

Por lo general, la demencia provoca cambios en los patrones de sueño. Es posible que su ser querido esté inquieto o que deambule por la noche. Es posible que se confunda la noche con el día y que intente dormir todo el día. Pruebe una de las siguientes opciones o más si su ser querido tiene problemas para dormir:

  • Establezca una rutina. Intente que los horarios para despertarse por la mañana y para acostarse por la noche sean uniformes.
  • Haga que la hora del día sea evidente. Intente que la persona sea más consciente de la hora del día que es. Coloque relojes donde la persona pueda verlos. Mantenga las cortinas o las persianas abiertas de modo tal que pueda darse cuenta de cuándo es de día y cuándo es de noche.
  • Limite la comida chatarra. Intente controlar la cantidad de cafeína, azúcar y comida chatarra que consume la persona.
  • Fomente el ejercicio. Asegúrese de que su ser querido haga algo de ejercicio cada día (no demasiado cerca de la hora de acostarse).
  • Limite las siestas. Demasiadas siestas durante el día podrían hacer que su pariente no esté cansado a la hora de acostarse.
  • Haga que el dormitorio de su ser querido sea un lugar pacífico. Es más fácil dormir en una habitación tranquila. Por la noche, proporcione una luz de noche o deje una luz tenue encendida. La oscuridad total puede aumentar la confusión.
  • Alivie el dolor. Si su ser querido tiene artritis u otra afección dolorosa que le interrumpe el sueño, pregunte a su médico si está bien proporcionarle a su ser querido algún medicamento para el dolor antes de irse a dormir.

Deambulación

En ocasiones, cosas muy simples pueden ayudar a reducir este problema. Está bien que su ser querido deambule sin rumbo en un lugar seguro, como en un patio cercado. Al proporcionar un lugar seguro, puede evitar las confrontaciones. Si no puede proporcionar un lugar seguro para que su ser querido deambule, intente lo siguiente:

  • Obstruya las puertas. Recuerde a su ser querido no salir por determinada puerta colocando una señal de pare sobre esta o colocando un mueble delante de esta. Una cinta atada que atraviese la puerta también puede funcionar en forma similar como recordatorio. También puede intentar “esconder” la perilla de la puerta colocando una tira de tela sobre esta.
  • Utilice un sistema de alarmas. Un sistema de alarmas lo alertará de que su ser querido está intentando abandonar determinada área. Su sistema de alarmas puede consistir simplemente en algunas latas vacías atadas a un cordel sobre la perilla de la puerta.
  • Considere la posibilidad de instalar cerraduras especiales. Podría tener que colocar cerraduras especiales en las puertas, pero sea consciente de que dichas cerraduras podrían ser peligrosas si se produce un incendio en la casa. Mantenga las llaves cerca de la puerta y asegúrese de que todos los demás familiares sepan dónde están las llaves y cómo abrir la puerta rápidamente. No use este método si su ser querido quedará solo en el hogar.
  • Asegúrese de que su pariente tenga identificación. Asegúrese de que su ser querido use un brazalete médico con su nombre, su dirección y sus afecciones médicas, en caso de que deambule fuera del hogar o se pierda. Además, considere la posibilidad de comprar un dispositivo digital que use un sistema de posicionamiento global (GPS, por sus siglas en inglés) para rastrear dónde se encuentra una persona.

Alucinaciones

Si las alucinaciones no están haciendo poner temeroso ni ansioso a su ser querido, no necesita hacer nada. Es importante no enfrentar a las personas que tienen demencia en cuanto a sus alucinaciones. Discutir podría simplemente alterar a su ser querido. Sin embargo, si las alucinaciones asustan o alteran a su ser querido, intente lo siguiente:

  • Mantenga las habitaciones bien iluminadas. Esto ayuda a minimizar las sombras.
  • Mantenga los objetos peligrosos fuera del alcance. Esto es para su seguridad y la seguridad de su familiar.
  • Proporcione explicaciones simples. Para ayudar a calmar a su pariente, puede proporcionar explicaciones muy simples acerca de por qué la persona no necesita tener miedo, pero evite las discusiones. Estas podrían solo alterar más a su ser querido.
  • Intente distraerlo. Es posible que pueda distraer a su pariente haciéndolo participar de una actividad agradable.
  • Hable con su médico. Si las alucinaciones son graves, hable con el médico de su ser querido. Tomar medicamentos podría ayudar.

 

Bibliografía

Vea una lista de los recursos que se usaron para desarrollar esta información.

Escrito por personal editorial de familydoctor.org.

Creado: 02/12

Compartir: