Ultrasonido abdominal

Una ecografía abdominal es un diagnóstico por imágenes. Le permite a su médico mirar dentro de su abdomen (a menudo denominado vientre o barriga) sin hacer una cirugía. El abdomen es la parte de su cuerpo que contiene su estómago, intestino grueso y delgado, páncreas, hígado y vesícula biliar. Contiene vasos sanguíneos, incluida la arteria principal que suministra sangre desde el corazón (aorta), la vena mayor que lleva sangre al corazón (vena cava inferior) y todas sus ramificaciones. Además, contiene músculos y su columna vertebral.

Una ecografía abdominal es segura. La prueba puede causar solo una leve molestia. Se realiza a personas de todas las edades. Un técnico médico capacitado mueve un dispositivo portátil (llamado sensor) sobre su abdomen. El sensor está conectado a un ecógrafo. A medida que el técnico mueve el sensor sobre su abdomen, produce ondas de sonido de alta frecuencia. Esas ondas de sonido crean imágenes y videos en tiempo real del interior de su vientre. Las imágenes se parecen a una radiografía. Sin embargo, el ultrasonido capta cosas que no se ven en una radiografía.

Antes de comenzar el proceso, el técnico aplicará una pequeña cantidad de gel transparente en su vientre. Este ayuda a que el sensor se desplace fácilmente. El gel puede sentirse frío.

El camino hacia un mayor bienestar

Las ecografías abdominales se realizan en personas que tienen dolor abdominal inexplicable o que han tenido lesiones abdominales. Cuando llegue para su ecografía, se le pedirá que se desvista y se ponga una bata ligera. Se acostará boca arriba junto a la máquina de ecografía. Un técnico le aplicará gel en el abdomen y lo extenderá usando el sensor. El técnico observará las imágenes tal como aparecen en un monitor cercano. Grabará las imágenes para que el médico las revise. La prueba generalmente demora menos de 30 minutos en completarse. El técnico no le dará los resultados. Enviará las imágenes a su médico para que las revise. Alguien del consultorio de su médico se pondrá en contacto con usted para hablar de los resultados.

Una ecografía abdominal es una de las principales pruebas utilizadas para encontrar un aneurisma aórtico abdominal. Esta es una afección médica que hace que la arteria que suministra sangre a la parte inferior de su cuerpo se hinche. En raras ocasiones, la protuberancia puede estallar (esto se llama ruptura aórtica abdominal). Esto puede ser peligroso, incluso mortal. Cuando estalla, puede causar sangrado interno y requiere atención médica inmediata.

Los hombres que fuman o solían fumar corren un mayor riesgo de tener un aneurisma aórtico. Esto es especialmente cierto para los hombres mayores de 65 años. Si usted es un hombre que alguna vez ha fumado y tiene entre 65 y 75 años, hable con su médico acerca de someterse a una ecografía abdominal para determinar su riesgo de padecer esta afección. Otras personas en riesgo de sufrir un aneurisma aórtico son las personas blancas, con antecedentes familiares de engrosamiento de las paredes arteriales, presión arterial alta, aneurisma en otra arteria u obesidad severa. Si se someterá a una ecografía abdominal por un aneurisma aórtico, es posible que su médico le indique que ayune (nada de alimentos ni líquidos, excepto agua) durante 8 a 12 horas antes de su prueba. Tener comida y líquidos en el estómago u orina en la vejiga dificulta que el técnico pueda ver dentro de su abdomen. Otras razones por las que su médico puede ordenar esta prueba pueden ser:

  • Para localizar la causa de una infección renal.
  • Para diagnosticar y rastrear el crecimiento tumoral y el cáncer.
  • Para diagnosticar o tratar la acumulación de líquido en su abdomen.
  • Para verificar la inflamación de los órganos dentro del abdomen.
  • Para examinar el daño de una lesión en el bazo.
  • Para localizar cálculos renales o en la vesícula biliar.
  • Para determinar la causa de análisis de sangre anormales del hígado o los riñones.
  • Para buscar causas inexplicables de fiebre.
  • Para guiar un procedimiento de biopsia (usando una aguja para tomar una muestra de un tumor o tejido de su abdomen).

Aspectos a tener en cuenta

Su médico lo examinará antes de decidir si debe hacerse una ecografía abdominal. Las ecografías no lo exponen a la radiación. Es posible que tenga una leve molestia a medida que mueven el sensor sobre la zona donde tiene dolor abdominal.

Una ecografía abdominal es menos efectiva en personas con obesidad severa. El exceso de grasa y tejido bloquea la visión que el técnico puede tener de los órganos y las arterias. Si su médico le recomienda una ecografía abdominal para el hígado, la vesícula biliar, el bazo o el páncreas, comer una comida grasosa antes de la prueba limitará la visión del técnico de esos órganos.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Por qué mi médico elegiría una ecografía abdominal en lugar de una radiografía o una tomografía computarizada?
  • ¿Una ecografía abdominal expondrá mis órganos a algo dañino?
  • Si el técnico descubre que tengo exceso de aire dentro de mi estómago u órganos, ¿me pedirán que regrese en otro momento?
  • ¿Pueden realizarla en el consultorio de mi médico?

Recursos

Institutos Nacionales de Salud, MedlinePlus: Ecografía abdominal