Los adolescentes y el sexting (mensaje con contenido sexual)

Los adolescentes y el sexting (mensaje con contenido sexual)

Sexting es el envío de fotos, vídeos, sexuales o mensajes desde un teléfono celular o una computadora. Las imágenes pueden ser de desnudos o de una persona totalmente vestida en una pose sexual. Es común entre los adolescentes y algunos preadolescentes. Esto es peligroso. ¿Por qué? Esas fotos se pueden difundir a otras personas en un instante. Las imágenes enviadas a través de aplicaciones de teléfonos celulares viven para siempre (a pesar de las afirmaciones de que no lo hacen). Esas imágenes están en las manos de los hosting de los medios de comunicación social. Las imágenes enviadas por el mensaje de texto se pueden transmitir de una persona (o grupos grandes) a otra persona u otro grupo. Se pueden guardar como una captura de pantalla en su teléfono. Y pueden llegar al almacenamiento basado en la nube, si la configuración de remitente o el teléfono de receptor están configurados para subir a la nube una copia de seguridad. Su hijo inmediatamente pierde el control sobre esas imágenes una vez que envía (recibe o reenvía) las imágenes. No se sabe dónde pueden llegar estas imágenes.

Los niños y adolescentes envían estos mensajes (sext) por muchas razones. Con frecuencia ocurre entre parejas románticas. Es parte del flirteo que tiene lugar entre dos personas. El sexting puede ocurrir entre amigos (como algo gracioso o para intimidar). Puede suceder con una potencial pareja romántica. A veces, el sexting es el primer paso en una relación y puede conducir a la actividad sexual.

Es importante enseñar a sus hijos la importancia de la privacidad y los peligros del sexting. En algunos estados, el sexting es ilegal, tanto para el emisor como el receptor si las personas involucradas son menores de 18 años.

Camino hacia el bienestar

El esfuerzo por proteger a su hijo del sexting comienza en el hogar. Comience a hablar con su hijo a una edad temprana acerca de mantener la privacidad de sus cuerpos. A excepción de una visita al médico, los niños no deben mostrar las partes del cuerpo a otros en persona, o a través de fotografías. Otros consejos importantes son:

  • Decida la edad adecuada para que su hijo tenga un teléfono celular. Piense en sus edades, su madurez y personalidad, y si se puede confiar en ellos para seguir las reglas de telefonía celular en el hogar y la escuela.
  • Conozca la contraseña para desbloquear el teléfono de su hijo.
  • Compruebe las fotos que su hijo haya almacenado en el teléfono.
  • Mantenga el teléfono de su hijo en un espacio público en el hogar.
  • Aprenda la tecnología actual. Ciertas aplicaciones están diseñadas para compartir fotos. Otras aplicaciones están diseñadas para mensajes anónimos.
  • Establezca la privacidad de su hijo, GPS, Internet y las funciones de bloqueo en el teléfono. Esto impide que el niño comparta información privada, su ubicación, la búsqueda en Internet o la descarga de aplicaciones.
  • Establezca reglas para el uso del teléfono celular de su hijo.
  • Supervise los contactos de su hijo.
  • Mire las aplicaciones que su hijo tiene en el teléfono. Elimine las que no sean apropiadas o usted no dio permiso para descargar.
  • Enseñe a su hijo a bloquear su teléfono y no compartir la contraseña con nadie más que usted.
  • Enseñe a su hijo para que le diga si recibe fotos, videos o mensajes inapropiados.
  • Dígale a su hijo que nunca debe reenviar los textos inapropiados o responder a ellos, sobre todo si son de un extraño.
  • Por último, enseñe a su niño pequeño a no copiar el mal comportamiento de otras personas. Siempre estarán expuestos a otros niños que hacen cosas inapropiadas. A medida que crecen, pueden recibir fotos o videos inapropiados. El hecho de que otros lo estén haciendo no significa que sea correcto.
  • Hable con su hijo acerca de cómo manejarse cuando es presionado para enviar una fotografía inapropiada. También puede practicar (juego de roles) qué decir cuando es presionado.
  • Enseñe a su hijo cómo saber si una foto es inapropiada. Hay una diferencia entre un grupo de chicas en bikini en la playa y una chica en un bikini posando de una manera sexual.

Cuestiones a considerar

La mayoría de los niños y adolescentes creen que ciertas aplicaciones, como Snapchat, borran automáticamente y de inmediato sus fotos (y de forma segura). Sin embargo, la Comisión Federal de Comercio (FTC) recuerda a los consumidores que las aplicaciones de terceros pueden acceder a esas fotos. Esto es cierto con las fotos en Facebook o Twitter también. Las fotos en realidad nunca desaparecen. Se almacenan en un servidor de computadora en alguna parte. Potencialmente, estas fotos tienen consecuencias a largo plazo para entrar a la universidad y a un empleo futuro.

Frecuentemente el sexting puede conducir a la actividad sexual. Cuando un joven se siente más cómodo compartiendo imágenes privadas, se sienten más cómodos para dar el siguiente paso.

El sexting puede terminar en las manos equivocadas. Esto puede hacer que el niño se víctima de intimidación, chantaje, pornografía infantil, o víctima de pedofilia.

Preguntas para hacer a su médico

  • ¿Hay señales que debo buscar en el comportamiento de mi hijo que indiquen que practica sexting?
  • ¿Tiene mi hijo un mayor riesgo de autolesionarse o suicidarse si su sexting es expuesto?