Lactancia: El regreso al trabajo

La lactancia materna es buena para usted y su bebé. Protege a su bebé contra muchas enfermedades y es la mejor fuente de nutrición. Idealmente, los bebés deben ser amamantados (solo se les debe dar leche materna) durante al menos los primeros 6 meses de vida. Si es posible, continúe dándoles algo o solo leche materna hasta que tengan al menos 1 año de edad.

La ley federal de Tiempo de descanso para madres lactantes requiere que los empleadores cubiertos por la Ley de Normas Laborales Justas (FLSA, por sus siglas en inglés) proporcionen adaptaciones básicas para las madres que amamantan en el trabajo. Estas adaptaciones incluyen tiempo para que las mujeres se extraigan leche y un espacio privado que no sea un baño cada vez que necesiten extraerse leche. Obtenga más información sobre las obligaciones de los empleadores y lo que los empleados necesitan saber.

El camino hacia una salud mejorada

Es posible seguir dando leche materna a su hijo cuando regrese al trabajo. La forma más fácil de hacer esto es tener un plan de lactancia por adelantado. Tómese la licencia de maternidad que pueda. Esto permite que su suministro de leche se fortalezca antes de volver a trabajar. Hable con su empleador sobre su plan para amamantar. Puede hacerlo antes de tomar licencia por maternidad o antes de volver a trabajar.

Hágale a su empleador las siguientes preguntas para armar un programa de extracción de leche.

  • ¿Con qué frecuencia puede alejarse del trabajo para extraerse leche? ¿En qué momentos?
  • ¿Qué cambios tendrían que hacerse en su carga de trabajo para dar tiempo a la extracción?
  • ¿Dónde puede extraerse leche?

Se puede crear una sala de extracción, o sala de lactancia, en cualquier área que brinde privacidad. No debería tener que usar este espacio al mismo tiempo que otra persona. La sala debe contener una silla y enchufes eléctricos que funcionen. Un fregadero es útil para limpiar después de extraerse la leche.

Planifique tener a mano los siguientes artículos para cuando se extraiga leche materna en el trabajo.

  • Extractor de leche, más adaptador eléctrico si es necesario. Mantenga baterías adicionales si tiene una bomba que funciona con baterías.
  • Suficientes recipientes de almacenamiento de leche para pasar su jornada laboral.
  • Una hielera pequeña, más hielo, para almacenar la leche en el trabajo. Esto es solo si su empleador no tiene un refrigerador. Si olvida una hielera, puede almacenar la leche materna a temperatura ambiente por hasta 6 horas.
  • Una camisa o un suéter adicional para usar en caso de que sus senos goteen. Intente usar camisas con estampados. Es más difícil ver las manchas en material estampado.
  • Ropa que le facilite el acceso a los senos. Su ropa debe poder levantarse o abrirse en la parte delantera.
  • Una botella de agua y bocadillos saludables. Las mujeres que amamantan necesitan calorías adicionales.
  • Una almohada para sostener su brazo mientras bombea. Esto puede hacer que la extracción sea más cómoda.
  • Un cartel de «no molestar», si bombea en un espacio compartido.
  • Un chal o una manta pequeña para mayor privacidad si tiene que extraerse leche en un espacio común.

Los artículos opcionales incluyen:

  • Un libro o revista para leer, o música para escuchar. Si está relajada, sus senos liberarán leche con mayor facilidad y podrá bombear mejor sus senos.
  • Una foto de su bebé. Pensar en su bebé puede estimular el flujo de leche por el reflejo de bajada.

Aspectos a tener en cuenta

Aún debe amamantar a su bebé cuando esté con él. La guardería (en su lugar de trabajo) podría ser una opción. Si es posible, busque un cuidador que esté cerca de su lugar de trabajo. Esto le permite proporcionar al menos 1 alimentación a su bebé durante su jornada laboral. Su cuidador puede estar a una distancia en automóvil durante el almuerzo. O el cuidador podría llevarle a su bebé para una o más comidas.

Está bien si no puede alimentar a su bebé durante el día. El cuidador debe usar un biberón para alimentar a su bebé con la leche materna que se extrajo. Tenga cuidado de no comenzar a alimentar a su bebé con biberón demasiado pronto. Si usa un biberón demasiado temprano, es posible que su bebé no se prenda tan bien. Este problema se llama «confusión de pezón». Es mejor evitar los biberones y los chupones hasta que su bebé tenga al menos 4 a 6 semanas de edad y haya aprendido a amamantar bien.

Algunas mujeres no pueden amamantar durante el día o extraerse leche en el trabajo. En este caso, haga que su cuidador alimente a su bebé con fórmula cuando no haya leche materna. Tenga en cuenta que cuanto menos se extraiga, menos leche tendrá. Con el tiempo, sus senos dejarán de producir leche durante el día. Durante los primeros días, sus senos pueden llenarse más y gotear. Puede usar almohadillas de lactancia en su sostén para contener la leche que gotea. Cruzar los brazos sobre el seno y aplicar una presión firme puede detener el goteo. Si le duelen los senos, puede ir al baño y dejar salir suficiente leche para sentirse mejor. Puede hacer esto con las manos o con un extractor de leche.

Hable con su médico, una amiga o un familiar que haya amamantado mientras trabajó fuera de casa. Los grupos locales de apoyo a la lactancia o los sitios web también son buenas fuentes de información.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuál es el mejor extractor de leche para usar?
  • ¿En qué momento después del nacimiento puedo comenzar a extraerme leche?
  • ¿Cuántas veces al día debo extraerme leche?
  • ¿Qué tan pronto puedo volver a trabajar?
  • ¿Qué debo hacer si mi bebé comienza a preferir la alimentación con biberón a la lactancia materna?

Recursos

Academia Estadounidense de Médicos de Familia, Lactancia materna: Cómo extraer y almacenar su leche materna

Oficina de Salud de la Mujer: Lo que dice la ley sobre lactancia y trabajo