Incontinencia fecal y estreñimiento en los niños

La incontinencia fecal (encopresis) ocurre en niños que están entrenados para usar el baño. Es cuando accidentalmente evacúan heces (excremento) en su ropa interior. El estreñimiento es una de las muchas causas de la incontinencia fecal. Otras causas incluyen el síndrome de colon irritable o cuando un niño tiene miedo del baño. En raras circunstancias es causada por enfermedades o defectos de nacimiento. Por lo general, la cantidad de heces es pequeña. Solo mancha la ropa interior. En la mayoría de los casos es involuntaria. Esto significa que su hijo no tiene la intención de ensuciarse los pantalones. Si la incontinencia ocurre con frecuencia (diariamente o durante el día), es posible que su hijo deba ver a un médico.

El camino hacia un mayor bienestar

Es posible que su hijo esté pasando por «una fase». Es posible que su hijo aún no tenga las habilidades para usar el baño. Enséñele a su hijo a saber cuándo es el momento de ir al baño. Enséñele a su hijo que se lo diga y que no espere a que usted le pregunte. Los niños pequeños deben decirle a un padre antes de usar el baño, en caso de que necesiten ayuda.

Si su hijo se ensucia después de aproximadamente 3 meses de poder usar el inodoro para orinar, es hora de que aprenda a trabajar en la evacuación intestinal. Aquí hay algunos consejos para entrenar a su hijo para ir al baño:

  • Lleve un registro del uso del baño. Esto muestra cuándo, dónde y qué tipo de evacuaciones intestinales tiene su hijo. Le ayuda a usted y a su médico a ver patrones en los hábitos que su hijo a la hora de ir al baño. Trate de llevar ese registro durante al menos 1 semana antes de continuar con el paso 2. Si su hijo está en una guardería, pídale a la maestra que lo ayude a llevar un registro de los patrones que tiene su hijo. A continuación se muestra un ejemplo de registro de uso del baño que puede imprimir y usar en el hogar o en la guardería.
  • Enséñele a su hijo a sentarse en el baño. Juegue en el baño con su hijo para enseñarle que no es un lugar malo. Al principio, permita que su hijo se siente en el baño con los pantalones puestos. Puede ser útil tener un taburete para que su hijo apoye los pies. Permita que su hijo tenga sus libros, muñecas o juguetes pequeños favoritos en el baño. Lea, juegue y hable con su hijo cuando estén juntos en el baño. Al principio no espere o le pida a su hijo que haga una evacuación intestinal. Recuerde que todavía se está acostumbrando a la idea de sentarse en un inodoro. Comience con un período de tiempo muy corto (30 segundos). Avance lentamente hasta llegar a los 5 minutos. Un temporizador de cocina puede ser la señal para el final de la «diversión en el baño». Vaya al paso 3 una vez que su hijo se siente en el inodoro de 3 a 5 veces al día, durante 5 minutos cada vez.
  • Asegúrese de que los movimientos intestinales de su hijo sean blandos y estén bien formados. Si le da a su hijo menos productos lácteos y más alimentos con alto contenido de fibra, le será de ayuda. Si su médico lo aprueba, puede darle a su hijo suplementos de fibra por un tiempo corto. Pregúntele a su médico de cabecera sobre los cambios en la dieta. Al principio, su hijo puede tener más accidentes de incontinencia. Haga que su hijo ayude a limpiar la suciedad. No grite ni castigue a su hijo por ensuciarse. Estar enojado con su hijo cuando se ensucia solo dificulta más el entrenamiento para ir al baño. Mantenga la calma cuando su hijo se ensucie, para que no se sienta mal.
  • Tenga horarios establecidos para sentarse en el inodoro. Una vez que su hijo tenga evacuaciones intestinales saludables y se siente en el inodoro, haga que repita la acción regularmente al día. Pídale que comiencen aproximadamente de 10 a 20 minutos después de cada comida y durante los momentos en que su hijo generalmente tiene una evacuación intestinal. Podrá distinguir estos momentos a partir del registro del baño. Su hijo debe sentarse en el inodoro por lo menos 3 a 5 veces por día, durante aproximadamente 5 minutos cada vez.
  • Recompensar las evacuaciones intestinales en el baño. La primera vez que su hijo tenga una evacuación intestinal en el inodoro, dele una recompensa. Las buenas recompensas incluyen estrellas en un cuadro o actividades divertidas. Dé una recompensa después de cada evacuación intestinal en el inodoro. Más tarde, dé la recompensa después de algunos pocos movimientos intestinales. Muy pronto su hijo estará entrenado, y podrá dejar de darle recompensas.

Aspectos a tener en cuenta

El estreñimiento puede causar movimientos intestinales dolorosos o incompletos. Si las evacuaciones intestinales son dolorosas, un niño puede tratar de «contener» sus deposiciones. Esto empeora el estreñimiento. En los niños con estreñimiento, las heces formadas, blandas o líquidas pueden gotear del ano. Este es la apertura al recto. La causa de esto es una masa de heces atascada en el intestino inferior. Esto sucede porque la cantidad de heces puede llegar a ser tan grande que gotea fuera del ano, causando las manchas. Estas heces tienen muy mal olor.

El estreñimiento puede ocurrir si su hijo no come suficientes alimentos ricos en fibra, no toma suficiente agua o no hace suficiente ejercicio. En muchos niños, no se puede encontrar una causa para el estreñimiento. Las evacuaciones intestinales dolorosas pueden hacer que un niño comience a resistir las ganas de hacerla. No tener una evacuación intestinal cuando se produce la necesidad puede conducir al estreñimiento. Su hijo podría tener miedo de estar solo en el baño o tenerle miedo al inodoro. Algunos niños simplemente no quieren dejar de jugar para ir al baño.

Una enfermedad que provoca una ingesta deficiente de alimentos, inactividad física o fiebre también puede causar estreñimiento e incontinencia fecal. Este problema puede permanecer incluso después de que la enfermedad haya desaparecido.

Los síntomas del estreñimiento incluyen:

  • extrema tensión durante una evacuación intestinal;
  • dolor y distensión abdominal;
  • mal humor;
  • cansancio;
  • pérdida del apetito entre las evacuaciones intestinales;
  • mojarse la ropa durante el día o la noche;
  • extrema reticencia a usar el baño.

Tratamiento

Si su hijo no tiene una evacuación intestinal durante 3 o 4 días seguidos, llame a su médico. Este querrá quitar las heces que se han acumulado en el intestino inferior. Su médico puede hacer esto en la oficina colocándole a su hijo un enema o un supositorio. Este es un medicamento que se inserta en el ano. Es posible que su médico le dé a su hijo altas dosis de laxantes para eliminar las heces.

Después de retirar las heces, es importante asegurarse de que su hijo pueda evacuar fácilmente. Las evacuaciones intestinales fáciles ayudarán a prevenir otra gran acumulación de heces. El tratamiento puede incluir cambiar la dieta de su hijo para incluir más líquidos y alimentos ricos en fibra, hacer que su hijo se siente en el inodoro varias veces al día y darle laxantes todos los días para ayudar a ablandar las heces.


Día / Fecha
HoraHoraHoraHoraHoraHora
Lunes / 4-22, EII, OB9 a.m., EIP, OP12 p.m. , EII, OB2 p.m.

Instrucciones:

Cuando su hijo tiene una evacuación intestinal u orina:

  • Poner día de la semana y fecha en la primera columna.
  • Poner la hora del día en la columna «Hora».
  • Agregar el código a la columna «Tiempo».
  • Hacerlo cada día.

Códigos:

  • EII = evacuación intestinal en el inodoro
  • EIP = evacuación intestinal en los pantalones
  • EIC = evacuación intestinal en la cama
  • PS = sentadas de práctica
  • OB = orina en el baño
  • OP = orina en los pantalones
  • OC = orina en la cama

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo puedo saber si mi hijo está listo para aprender a ir al baño?
  • ¿La intolerancia a la lactosa puede contribuir al problema?
  • ¿Puede ser solo un problema de higiene?