Enuresis (orinarse en la cama)

¿Qué es la enuresis?

Enuresis es el término médico que se le otorga a la situación en la que se orina en la cama mientras se duerme. La enuresis es bastante común entre los niños. Muchas veces es solo una etapa en su desarrollo. Asimismo, es más común en los varones que en las niñas. No se considera anormal hasta que su hijo sea mayor y moje la cama constantemente (al menos dos veces por semana durante 3 meses o más).

¿Cuáles son los síntomas de la enuresis?

La enuresis sucede cuando un niño mayor (de cinco años o más) moja la cama por la noche mientras duerme. Esto podría suceder algunas veces a la semana o todas las noches. Muchos niños que mojan la cama duermen muy profundamente. Para la mayoría, orinar mientras se duerme es el único síntoma.

¿Qué causa la enuresis?

Mojar la cama no es un problema mental o de comportamiento. No sucede porque el niño es demasiado perezoso para levantarse de la cama e ir al baño. Varias cosas pueden causar enuresis. Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Factores genéticos (tiende a ser hereditario).
  • Dificultades para despertarse del sueño.
  • Estrés.
  • Desarrollo más lento de lo normal del sistema nervioso central. Esto reduce la capacidad del niño para evitar que la vejiga se vacíe por la noche.
  • Factores hormonales. Falta de producción suficiente de la hormona antidiurética. Esta es la hormona que ralentiza la producción de orina por la noche.
  • Infecciones del tracto urinario.
  • Anormalidades en las válvulas uretrales de niños o en el uréter de niñas o niños.
  • Anormalidades en la médula espinal.
  • Una vejiga pequeña.

¿Cuándo logra controlar la vejiga la mayoría de los niños?

Los niños logran controlar su vejiga a diferentes edades. Si un niño es menor de cinco años, el tratamiento para la enuresis no es necesario. Algunos niños no permanecen regularmente secos por la noche antes de los siete años. Mojar la cama hasta ese momento no es inusual, aunque puede ser frustrante para los padres. Consulte a su médico de familia si:

  • Su hijo tiene cinco años o más y moja la cama de 2 a 3 veces por semana.
  • Su hijo tiene cinco años o más y se orina en la cama durante el día y la noche.

¿Cómo se diagnostica la enuresis?

La mayoría de los niños que mojan la cama están sanos. Su médico puede ayudarlo a determinar si la causa de la enuresis de su hijo es un problema médico. Primero, su médico le hará preguntas sobre los hábitos de su hijo para ir al baño durante el día y la noche. Le hará un examen físico y, probablemente, una prueba de orina para detectar infecciones o diabetes.

Su médico también puede preguntarle cómo le va a su hijo en casa y en la escuela. Puede estar preocupado por la enuresis de su hijo. Pero los estudios han demostrado que los niños que mojan la cama no están más alterados emocionalmente que otros niños. Su médico también podría preguntarle sobre su vida familiar, porque el tratamiento puede depender de cambios en el hogar.

En muchos casos, los médicos no pueden encontrar la causa de la enuresis.

¿Se puede prevenir o evitar la enuresis?

La enuresis no se puede prevenir ni evitar. Tiende a ser hereditaria. No es algo que el niño pueda controlar, por lo que no puede evitarlo.

Tratamiento para la enuresis

La mayoría de los niños superan la enuresis sin tratamiento. Sin embargo, usted y su médico pueden decidir que su hijo necesita tratamiento. Hay dos tipos de tratamiento: terapia conductual y medicamentos.

La terapia conductual ayuda a enseñar a su hijo a no mojar la cama. Algunos tratamientos conductuales que puede probar en casa incluyen:

  • Limitar los líquidos antes de acostarse.
  • Hacer que su hijo vaya al baño al comienzo de la rutina de acostarse y, luego, nuevamente antes de irse a dormir.
  • Usar un sistema de alarma de humedad que suene cuando la se moje la cama. Esto puede enseñarle a su hijo a responder a las sensaciones de la vejiga durante la noche.
  • Crear un sistema de recompensas por noches secas. Pero no castigue a su hijo cuando se haya mojado.
  • Pedirle a su hijo que cambie las sábanas cuando las moje.
  • Entrenamiento de la vejiga: haga que su hijo practique retener la orina durante más tiempo durante el día. Esto ayuda a estirar la vejiga para que pueda retener más orina.

¿Qué tipos de medicamentos se usan para tratar la enuresis?

Su médico puede darle medicamentos a su hijo. Esto generalmente solo ocurre si su hijo tiene siete años de edad o más y la terapia conductual no ha funcionado. Los medicamentos no son una cura para la enuresis. Un tipo de medicamento ayuda a la vejiga a retener más orina. El otro tipo ayuda a los riñones a producir menos orina. Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios, como sequedad en la boca y enrojecimiento de las mejillas.

Vivir con enuresis

Mojar la cama puede causar problemas de comportamiento, porque un niño puede sentir culpa y vergüenza. Es cierto que su hijo debe asumir la responsabilidad de orinarse en la cama. Podría hacer esto ayudando a lavar la ropa. Pero no debe hacerlo sentir culpable. Es importante que su hijo sepa que la enuresis no es su «culpa». Castigar a su hijo por mojar la cama no resolverá el problema.

Puede ayudar a su hijo saber que nadie sabe la causa exacta de la enuresis. Explique que tiende a ser hereditaria (si usted ha mojado la cama de niño, debe compartir esa información con su hijo).

Recuérdele a su hijo que está bien usar el baño durante la noche. Coloque luces nocturnas en el camino al baño para que su hijo pueda encontrarlo fácilmente. También puede cubrir el colchón de su hijo con una cubierta de plástico para facilitar la limpieza. Si ocurren accidentes, felicite a su hijo por intentarlo y por ayudarlo a limpiar.

Casi todos los niños que mojan la cama dejan de hacerlo en algún momento. Algunos incluso lo dejan sin tratamiento.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Debería preocuparme por la enuresis de mi hijo?
  • ¿Por qué lo hace?
  • ¿Qué puedo hacer para ayudarlo?
  • ¿Podría haber una razón médica por la que mi hijo moja la cama?
  • ¿Qué pruebas puede hacer para saberlo?
  • ¿Mi hijo superará esto o debería recibir tratamiento?