Depresión y enfermedad de Alzheimer

Depresión y enfermedad de Alzheimer

¿Qué es la depresión?

Cuando los médicos hablan de depresión, hacen alusión a la enfermedad médica llamada depresión grave. Alguien que padece depresión grave tiene síntomas casi todos los días, todo el día, durante dos semanas o más. Estos síntomas pueden incluir:

  • sentirse triste o de mal humor;
  • llorar fácilmente o sin ninguna razón;
  • sensación de lentitud;
  • sentirse inquieto e irritable;
  • sentirse inútil o culpable;
  • tener problemas para recordar, enfocar, o tomar decisiones;
  • tener dolores de cabeza, dolores de espalda o problemas digestivos;
  • pérdida o ganancia de peso inesperada;
  • dormir demasiado o tener problemas para dormir;
  • sensación de cansancio permanente;
  • perder interés o placer en cosas que solía disfrutar, incluido el sexo;
  • pensar en la muerte o el suicidio.

Hay una forma leve de depresión que causa síntomas menos graves. Ambas tienen las mismas causas y tratamiento. Una persona mayor que sufre de depresión puede sentirse confundida o tener problemas para entender peticiones sencillas.

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es el tipo más común de demencia. La demencia es un grupo de síntomas que pueden ser causados ​​por el daño cerebral. La enfermedad de Alzheimer hace que sea difícil para la gente recordar, aprender y comunicarse. Estos cambios con el tiempo hacen que sea difícil para las personas cuidar de sí mismos. También pueden causar cambios en el estado de ánimo y la personalidad.

La depresión es muy común entre las personas que tienen la enfermedad de Alzheimer. En muchos casos, se deprimen cuando se dan cuenta de que su memoria y su capacidad de funcionar están empeorando. En conjunto, la depresión y la enfermedad de Alzheimer pueden causar otros síntomas. Puede que ya no quiera ir a lugares o ver a otras personas. Su perspectiva y calidad de vida pueden sufrir.

Camino hacia una mejor salud

Puede ser difícil para usted saber si su familiar está deprimido. Puede observar algunos de los síntomas típicos de la depresión. Su ser querido puede estar enojado y agitado, o perdido y confundido. Puede rechazar la ayuda con el cuidado personal, como vestirse o tomar medicamentos.

La enfermedad de Alzheimer y la depresión tienen muchos síntomas que son similares. Puede ser difícil distinguir la diferencia entre ellos. Si cree que la depresión es un problema de su ser querido que tiene la enfermedad de Alzheimer, hable con su médico.

Aspectos a tener en cuenta

Hay muchas cosas que puede hacer para ayudar a alguien que tiene enfermedad de Alzheimer y depresión.

  • Crear un ambiente agradable. Incluya a personas y cosas con las que están familiarizados. Esto puede iluminar su espíritu y ayudar a calmar cualquier temor o ansiedad.
  • Establecer expectativas realistas de lo que pueden hacer. Ayúdelos con las tareas que no pueden hacer solos. No espere demasiado a que se sientan frustrados o molestos.
  • Dejar que lo ayuden con tareas simples y agradables. Podría ser preparar comidas, jardinería o hacer manualidades.
  • Evitar los ruidos fuertes, lugares con mucha gente o la sobreestimulación. Esto puede hacer que se retrotraigan o se comporten mal.
  • Ser positivo. Los elogios frecuentes los ayudarán a ellos, y a usted, a sentirse mejor.

Como cuidador de una persona que tiene la enfermedad de Alzheimer, también debe cuidarse a usted mismo. Si está demasiado cansado y frustrado, podrá ayudar menos. Pida ayuda a familiares, amigos y organizaciones de la comunidad local. El cuidado de relevo puede estar disponible en el grupo de personas de la tercera edad local o en una agencia de servicios sociales. Se trata de atención a corto plazo que se da a un paciente que tiene la enfermedad de Alzheimer con el fin de proporcionar un alivio para el cuidador. Busque o pregunte al médico sobre grupos de apoyo para cuidadores.

Otras personas que se ocupan de los mismos problemas pueden tener buenas ideas sobre cómo hacerles frente. Los centros de cuidado diurno para adultos pueden ser útiles. Pueden ofrecerle a su familiar un ambiente consistente y una oportunidad para socializar. La mayoría de las instalaciones para personas mayores tienen programas específicos para personas que tienen la enfermedad de Alzheimer.

Cuándo ver al médico

Póngase en contacto con su médico si reconoce los síntomas de la enfermedad de Alzheimer y/o depresión en usted mismo o en un ser querido. Lo ayudará a usted y a su familia con las opciones de tratamiento. La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda que los adultos se hagan una prueba para detectar la depresión.

El médico puede recetarle medicamentos para tratar algunos de los síntomas. Los medicamentos antidepresivos pueden ser útiles. Estos medicamentos ayudan a mejorar los síntomas emocionales y mentales. También pueden ayudar con problemas de alimentación y/o para dormir. Los medicamentos antidepresivos no crean hábito.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Son la depresión y la enfermedad de Alzheimer hereditarias? ¿Estoy en riesgo?
  • ¿Qué tipos de medicamentos tratan la depresión y la enfermedad de Alzheimer? ¿Tienen algún efecto secundario?
  • ¿Desaparecerá la depresión?
  • ¿Hay cambios de estilo de vida que ayudan a mejorar los síntomas?
  • ¿Me puede recomendar un grupo de apoyo para personas que tienen estas afecciones y para sus cuidadores?

Anuncio