Trastorno de oposición desafiante

Descripción general

¿Qué es el trastorno de oposición desafiante?

El trastorno de oposición desafiante (ODD, por sus siglas en inglés) es una afección de la conducta que afecta a los niños y a los adolescentes. Aquellos que lo tienen están enojados, son discutidores y desafiantes mucho más a menudo que otros de su grupo etario. Las conductas asociadas con el ODD tienen un efecto negativo en las relaciones del niño o del adolescente y en su capacidad de que le vaya bien en la escuela y en el hogar.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas del ODD?

Todo niño o adolescente se enoja, tiene rabietas y discute. Pero puede ser difícil diferenciar si un niño o adolescente está simplemente sobreactuando o si tiene ODD. Los síntomas del ODD perturban la vida del hogar y familiar, son casi constantes y, a menudo, duran al menos 6 meses. Los síntomas del ODD podrían incluir:

  • Tener rabietas frecuentes.
  • Discutir con adultos y desafiarlos en forma constante.
  • Negarse a seguir las reglas.
  • Molestar a otras personas a propósito.
  • Culpar a otros por sus propios errores o por su mala conducta.
  • Actuar quisquillosamente o irritarse con facilidad a causa de otras personas.
  • Tener sentimientos de ira y resentimiento hacia otras personas.
  • Querer vengarse de otras personas.
  • Tener problemas en la escuela.
  • Tener dificultades para hacer o conservar amigos.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa del ODD?

Los médicos desconocen la causa exacta del ODD. Puede ser el resultado de una combinación de factores. La actitud general del niño y cómo reacciona la familia a su conducta podrían desempeñar un papel en él. El ODD podría transmitirse de padres a hijos. Otras causas podrían estar relacionadas con el sistema nervioso o con la falta de equilibrio de las sustancias químicas del cerebro.

¿Quién tiene riesgo de desarrollar ODD?

Un niño tiene más probabilidades de desarrollar ODD si tiene los siguientes factores de riesgo:

  • Antecedentes de maltrato o abandono.
  • Padre/madre o un cuidador que tiene un trastorno del estado de ánimo, o que abusa del alcohol o las drogas.
  • Exposición a la violencia.
  • Disciplina irregular.
  • Falta de supervisión.
  • Inestabilidad en la familia, como divorcio, mudanzas múltiples y frecuentes cambios de escuela.
  • Problemas financieros en la familia.
  • Padres que tienen o han tenido ODD, trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) o problemas conductuales.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica el ODD?

Su médico le preguntará sobre los síntomas de su hijo, sus antecedentes médicos, sus antecedentes familiares y sobre otros problemas emocionales o conductuales. Es posible que su médico desee remitir a su hijo a un profesional que se especialice en problemas de conducta para una evaluación más profunda.

Tratamiento

¿Cómo se trata el ODD?

Existen varias opciones de tratamiento para el ODD. Algunas se concentran solo en el niño, mientras que otros tratamientos incluyen la familia y la escuela del niño.

Es probable que su médico trabaje con otro profesional que se especialice en salud mental, o con un psicólogo, para tratar a su hijo. El tratamiento se concentrará en ayudar a su hijo a aprender mejores maneras de manejar su ira. También ayudará a su hijo a aprender cómo manejar situaciones sociales, para que se sienta menos frustrado con otras personas.

El tratamiento también puede ayudar a la familia a aprender a comunicarse mejor entre sí. Y su médico puedo ayudarlo a aprender cómo manejar la conducta de su hijo y cómo usar la disciplina en forma eficaz.

En un tratamiento que se llama terapia cognitivo-conductual, los niños y sus familias aprenden habilidades de resolución de problemas y cómo sentirse más positivos.

¿Qué otra cosa puedo hacer para ayudar a mi hijo o adolescente que tiene ODD?

Lo siguiente puede ayudar a incentivar la buena conducta:

  • Elogie las conductas positivas de su hijo pequeño o adolescente.
  • Sea uniforme con las reglas.
  • Sea el modelo de la conducta que quiere que su hijo siga.
  • Establezca una rutina diaria para su hijo.
  • Pase tiempo de calidad con su hijo.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Por qué mi hijo tiene ODD?
  • ¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo?
  • ¿Qué tratamiento ayudará a mi hijo?
  • ¿Necesitamos asesoría familiar?
  • ¿Ayudarán los medicamentos?
  • ¿Existen otros tratamientos para mi hijo?
  • ¿Cómo puedo hacer para dejar de estar tan enojado todo el tiempo?
  • ¿Tiene mi hijo ODD?
  • Mi hijo parece ser un solitario. ¿Cómo puedo ayudarlo a hacer amigos?
  • ¿Hay algún grupo de apoyo en mi área?

Las Citas

  • Oppositional Defiant Disorder by Sutton Hamilton, MD, and John Armando, LCSW( 10/01/08, http://www.aafp.org/afp/20081001/861.html)