Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD)

¿Qué es el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)?

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es un grupo de comportamientos. También solía llamarse trastorno por déficit de atención (TDA). El TDAH es común en niños y adultos. Las personas con TDAH tienen problemas para prestar atención en la escuela, el hogar o el trabajo. Incluso cuando intentan concentrarse, les resulta difícil prestar atención. Los niños que tienen TDAH pueden ser más activos o impulsivos de lo que es típico para su edad. Estos comportamientos causan problemas en las amistades, el aprendizaje y el comportamiento. Por esta razón, los niños con TDAH a veces se consideran «difíciles» o tienen problemas de conducta.

La mayor parte de lo que escuchamos sobre el TDAH es cómo afecta a los niños. No se sabe mucho sobre la forma en que el TDAH afecta a los adultos. Los adultos que tienen TDAH a menudo son diagnosticados cuando descubren que sus hijos tienen TDAH. Para que los adultos sean diagnosticados, deben haber desarrollado síntomas antes de los 12 años. El TDAH puede ser hereditario. La hiperactividad es más común en los varones. Sin embargo, otros síntomas (especialmente la falta de atención) son más comunes en las niñas.

Algunas personas que tienen TDAH también pueden tener otras afecciones, que podrían incluir problemas en el aprendizaje, ansiedad, depresión, trastorno oposicionista desafiante (TOD), trastorno bipolar y síndrome de Tourette.

Síntomas del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Las personas que tienen TDAH tienen dificultades para organizar cosas, escuchar instrucciones, recordar detalles o controlar su comportamiento. Esto puede dificultar llevarse bien con otras personas en casa, en la escuela o en el trabajo.

Una persona con TDAH que tiene dificultades para prestar atención tendrá seis o más de los siguientes síntomas:

  • Tiene dificultades para seguir instrucciones.
  • Tiene dificultades para mantener la atención en el trabajo o las actividades de juego en la escuela, el trabajo y el hogar.
  • Pierde cosas necesarias para las actividades en la escuela, el trabajo y el hogar.
  • Parece no escuchar.
  • No presta mucha atención a los detalles.
  • Parece desorganizada.
  • Tiene problemas con tareas que requieren planificación anticipada.
  • Olvida las cosas.
  • Se distrae fácilmente.

Una persona con TDAH que es hiperactiva o impulsiva tendrá al menos seis de los siguientes síntomas:

  • Es nerviosa.
  • Corre o trepa inapropiadamente.
  • No puede jugar en silencio.
  • Deja escapar las respuestas.
  • Interrumpe a las personas.
  • No puede quedarse sentada.
  • Habla demasiado.
  • Siempre está en movimiento.
  • Tiene problemas para esperar su turno.

¿Qué causa el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)?

Las personas con TDAH no producen suficientes sustancias químicas en ciertas áreas del cerebro que son importantes para organizar los pensamientos. Sin la cantidad suficiente de estas sustancias químicas, los centros organizadores del cerebro no funcionan bien. Se cree que esta es la causa del TDAH. La escasez de sustancias químicas puede deberse a los genes de una persona (la investigación muestra que el TDAH es más común en personas que tienen un familiar cercano con el trastorno), al entorno o al desarrollo físico. Investigaciones recientes también vinculan el tabaquismo y el abuso de otras sustancias durante el embarazo con el TDAH. La exposición a toxinas ambientales, como el plomo, también puede ser un factor.

¿Cómo se diagnostica el trastorno por déficit de atención e hiperactividad?

Un médico podrá diagnosticar mejor el TDAH cuando obtiene información sobre el comportamiento de su hijo. Puede recibir información de varias personas que conocen a su hijo (maestros, trabajadores de guarderías). Su médico también puede tener formularios o listas de verificación que usted y el maestro de su hijo pueden completar. Esto les ayudará a usted y a su médico a comparar el comportamiento de su hijo con el comportamiento de otros niños.

Desafortunadamente, muchas personas intentan diagnosticarse a sí mismas utilizando un cuestionario o una lista de verificación que encuentran en una revista o ven en la televisión. Sin embargo, es mejor ver a su médico. Algunas de las preguntas que su médico puede hacerle sobre usted o su hijo incluyen:

  • ¿Tiene problemas para prestar atención y es hiperactivo? ¿Ha tenido estos problemas desde que era pequeño?
  • ¿Le cuesta mantener la calma o mantenerse de buen humor?
  • ¿Tiene problemas para mantenerse organizado o llegar a tiempo?
  • ¿Le ocurren estos problemas en la escuela, el trabajo y el hogar?
  • ¿Sus familiares y amigos ven que tiene problemas en estas áreas?
  • ¿Tiene algún problema de salud física o mental que pueda afectar su comportamiento? (Su médico puede hacerle un examen físico y pruebas para ver si tiene algún problema médico con síntomas similares al TDAH).

Su médico probablemente querrá evaluar la visión y la audición de su hijo si no se han realizado estas pruebas recientemente. Una persona diagnosticada con TDAH habrá tenido síntomas durante al menos seis meses.

Si su médico no está seguro acerca de un diagnóstico de TDAH, puede querer darle medicamentos a usted o a su hijo para ver si esto marca una diferencia. Sin embargo, una prueba de medicamentos por sí sola no es suficiente para diagnosticar TDAH.

Además, puede ser difícil para su médico saber si su hijo tiene TDAH. Muchos niños que tienen TDAH no son hiperactivos en el consultorio del médico. Su médico puede pedirle que complete un cuestionario sobre los patrones de comportamiento de su hijo. Finalmente, su médico puede querer que su hijo vea a alguien que se especialice en el comportamiento de los niños.

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda que todo niño de 4 a 18 años de edad sea evaluado por TDAH si tiene problemas académicos o de comportamiento, y síntomas de falta de atención, hiperactividad o impulsividad.

¿Se puede prevenir o evitar el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)?

El TDAH no se puede prevenir ni evitar. Sin embargo, los médicos creen que evitar fumar y el abuso de sustancias durante el embarazo puede reducir el riesgo del bebé de desarrollar TDAH. Aún así, no hay garantía de que hacer todo bien durante el embarazo proteja a un bebé de desarrollar el TDAH. Además, la exposición a toxinas ambientales, como el plomo, también puede ser un factor de riesgo para el TDAH.

Tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Algunos de los medicamentos utilizados para tratar el TDAH se llaman psicoestimulantes e incluyen metilfenidato, dextroanfetamina, lisdexamfetamina dimesilato y un medicamento que combina dextroanfetamina y anfetamina. Estos medicamentos tienen un efecto estimulante en la mayoría de las personas. Sin embargo, tienen un efecto calmante en las personas que tienen TDAH. Estos medicamentos mejoran la atención y la concentración y disminuyen los comportamientos impulsivos e hiperactivos. Su médico puede considerar otros medicamentos no estimulantes, como la atomoxetina, la clonidina, la desipramina, la imipramina y el bupropión.

Todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Los psicoestimulantes pueden disminuir el apetito y causar dolor de estómago o de cabeza. La pérdida de apetito puede causar pérdida de peso en algunas personas. Este efecto secundario parece ser más común en los niños. Algunas personas tienen insomnio (problemas para dormir). Otros posibles efectos secundarios incluyen ritmo cardíaco rápido, dolor en el pecho o vómitos. Para evitar o reducir los efectos secundarios de los psicoestimulantes, siga estos consejos:

  • Utilice la dosis más baja posible que aún controle la hiperactividad o la falta de atención. Su médico trabajará con usted para encontrar la dosis correcta.
  • Tome el medicamento con las comidas si le produce malestar en el estómago.
  • Pregúntele a su médico si puede saltear los medicamentos los fines de semana.
  • Ofrezca meriendas saludables a los niños que pierden peso mientras toman medicamentos para el TDAH.
  • Tome el medicamento 30 a 45 minutos antes de una comida. En la escuela, se pueden administrar dosis a la hora del almuerzo para algunos niños. Si su hijo no puede tomar este medicamento en la escuela, informe a su médico, que podría sugerir una forma de acción prolongada del medicamento. Si está tomando la forma de acción prolongada de este medicamento, no lo triture, no lo rompa ni lo mastique antes de tragarlo.

Es importante tomar el medicamento de la manera en que su médico lo prescribe. Siga los consejos de su médico, incluso si cree que el medicamento no está funcionando. Se ha demostrado que los medicamentos utilizados para tratar el TDAH mejoran la capacidad de una persona para realizar tareas específicas, que incluyen prestar atención o tener más autocontrol. El tiempo que una persona deberá tomar medicamentos depende de cada persona. Algunas personas solo deben tomar medicamentos durante uno a dos años. Otros necesitan tratamiento por muchos años más. En algunas personas, el TDAH puede continuar hasta la adolescencia y la edad adulta.

Las personas que tienen TDAH deben ser controlados regularmente por sus médicos. Si su hijo tiene TDAH, su médico puede sugerirle que tome un descanso de los medicamentos de vez en cuando para ver si el medicamento aún es necesario. Las vacaciones escolares o las vacaciones de verano podrían ser los mejores momentos.

La AAFP sugiere varias recomendaciones de tratamiento. Los niños en edad preescolar (4-5 años de edad) deben ser tratados con terapia conductual como primera línea de tratamiento. Se puede recetar el medicamento metilfenidato si el tratamiento conductual no proporciona una mejora significativa. Este medicamento también se debe recetar si el TDAH está interfiriendo con las amistades del niño, el hogar y la vida escolar en un nivel moderado a grave. Los niños en edad escolar primaria (6-11 años de edad) deben ser tratados con terapia conductual y con medicamentos aprobados por la FDA para el TDAH. Los adolescentes (12-18 años de edad) deben ser tratados con medicamentos aprobados por la FDA para el TDAH y pueden ser tratados con terapia conductual. En todos los casos, las dosis de medicamentos deben medirse y ajustarse para lograr el máximo beneficio con pocos efectos adversos.

Vivir con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Los síntomas del TDAH a menudo mejoran a medida que los niños crecen y aprenden a adaptarse. La hiperactividad por lo general se detiene al final de la adolescencia. Pero aproximadamente la mitad de los niños que tienen TDAH continúan distrayéndose con facilidad, tienen cambios de humor, mal genio y no pueden completar las tareas. Los niños que tienen padres o tutores amorosos y solidarios que trabajan junto con el personal de la escuela, los trabajadores de salud mental y su médico tienen la mejor oportunidad de convertirse en adultos bien adaptados.

Los niños que tienen TDAH pueden ser difíciles de criar. Pueden tener problemas para entender las instrucciones. Su constante estado de actividad puede ser un desafío para los adultos. Algunos niños se benefician del asesoramiento o de la terapia estructurada. Las familias pueden beneficiarse de hablar con un especialista en el manejo de problemas de conducta y aprendizaje relacionados con el TDAH.

Los niños que tienen TDAH también tienden a necesitar más estructura y expectativas más claras. Es posible que deba cambiar un poco la vida de su hogar para ayudar a su hijo. Aquí hay algunas cosas que puede hacer para ayudar:

  • Establezca un horario.
  • Establezca normas hogareñas simples.
  • Asegúrese de que se entiendan sus instrucciones.
  • Recompense el buen comportamiento.
  • Asegúrese de que su hijo esté supervisado todo el tiempo.
  • Observe a su hijo cerca de sus amigos.
  • Establezca una rutina de tarea.
  • Concéntrese en el esfuerzo, no en las calificaciones.
  • Hable con los maestros de su hijo.

Si su médico cree que tiene TDAH como adulto, puede sugerirle asesoramiento. Su médico también puede recomendar pruebas y asesoramiento con alguien que se especialice en el tratamiento del TDAH. Usted puede aprender formas de cambiar su entorno de trabajo y mantener las distracciones al mínimo. Las herramientas organizacionales pueden ayudarlo a aprender cómo enfocarse en las actividades en el trabajo y el hogar. Muchas personas que tienen TDAH encuentran útil el asesoramiento. Una vida de problemas y conductas de TDAH puede causar baja autoestima y problemas con las relaciones. La asesoría individual y los grupos de apoyo pueden ayudarlo con estos problemas.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Por qué mi hijo tiene problemas de atención e hiperactividad en casa, pero no en la escuela?
  • ¿Los medicamentos cambiarán mi personalidad y me harán lento?
  • ¿Es posible una sobredosis de medicamentos para el TDAH?
  • ¿Es importante tomar el medicamento de manera constante o solo cuando sienta que lo necesita?
  • ¿Debo hacer algún cambio en la dieta de mi hijo?
  • ¿Debo limitar el tiempo de mi hijo frente a las pantallas (TV, computadora, videojuegos)?