Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD)

Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD)

¿Qué es el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD)?

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD) es un conjunto de comportamientos. También solía denominarse trastorno por déficit de atención (ADD). El ADHD es común en niños y adultos. Las personas que tienen ADHD tienen dificultades para prestar atención en la escuela, en casa o en el trabajo. Incluso cuando tratan de concentrarse, les resulta difícil prestar atención. Los niños que tienen ADHD pueden ser más activos o impulsivos que lo normal para su edad. Estos comportamientos causan problemas con las amistades, el aprendizaje y el comportamiento. Por esta razón, a veces se considera que los niños que tienen ADHD son “difíciles” o tienen problemas de conducta.

La mayoría de lo que oímos acerca del ADHD es cómo afecta a los niños. No se sabe tanto sobre la forma en que el ADHD afecta a los adultos. Los adultos que tienen ADHD a menudo son diagnosticados cuando se enteran de que sus hijos tienen ADHD. Para que los adultos sean diagnosticados, deben haber desarrollado síntomas antes de los 12 años de edad. El ADHD puede ser hereditario. La hiperactividad es más común en los niños varones. Sin embargo, otros síntomas (en especial la falta de atención) son más comunes en las niñas.

Algunas personas con ADHD pueden tener a su vez otros trastornos. Estos podrían incluir dificultades de aprendizaje, ansiedad, depresión, trastorno de oposición desafiante (ODD, por sus siglas en inglés), trastorno bipolar y síndrome de Tourette.

Síntomas del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD)

Las personas que tienen ADHD tienen dificultades para organizar cosas, escuchar instrucciones, recordar detalles y/o controlar su comportamiento. Esto puede hacer que les sea difícil llevarse bien con otras personas en casa, en la escuela o en el trabajo.

Una persona con ADHD que tiene dificultades para prestar atención tendrá 6 o más de los siguientes síntomas:

  • Tiene dificultades para seguir instrucciones.
  • Tiene dificultades para mantener su atención en el trabajo o realizar actividades en la escuela, el trabajo y el hogar.
  • Pierde las cosas necesarias para las actividades en la escuela, el trabajo y el hogar.
  • Parece no escuchar.
  • No presta mucha atención a los detalles.
  • Parece desorganizado.
  • Tiene problemas con las tareas que requieren planificación con antelación.
  • Olvida las cosas.
  • Se distrae fácilmente.

Una persona con ADHD que es hiperactiva o impulsiva tendrá al menos 6 de los siguientes síntomas:

  • Es inquieto.
  • Corre o escala de forma inapropiada.
  • No puede jugar en silencio.
  • Responde sin pensar.
  • Interrumpe a la gente.
  • No puede permanecer sentado.
  • Habla demasiado.
  • Siempre está en movimiento.
  • Tiene problemas para esperar su turno.

¿Qué causa el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD)?

Las personas que padecen ADHD no producen suficientes sustancias químicas en ciertas áreas del cerebro que son importantes para organizar los pensamientos. Si estas sustancias químicas no son suficientes, los centros organizadores del cerebro no funcionan de manera adecuada. Se cree que esta es la causa del ADHD. La escasez de sustancias químicas puede deberse a los genes (la investigación muestra que el ADHD es más común en personas que tienen un familiar cercano con este trastorno), el medio ambiente o el desarrollo físico de la persona. Una investigación reciente también relaciona el tabaquismo y el abuso de otras sustancias durante el embarazo con el ADHD. La exposición a toxinas en el medio ambiente, como el plomo, también puede ser un factor.

¿Cómo se diagnostica el trastorno por déficit de atención con hiperactividad?

Un médico podrá diagnosticar mejor el ADHD al obtener información sobre el comportamiento de su hijo. Puede solicitar información de diferentes personas que conozcan a su hijo (maestros, proveedores de cuidado infantil). Su médico también puede brindarle formularios o listas de verificación para que usted y el maestro de su hijo puedan completar. Esto le ayudará a usted y a su médico a comparar el comportamiento de su hijo con el comportamiento de otros niños.

Desafortunadamente, muchas personas tratan de diagnosticarse a sí mismas mediante un cuestionario o una lista de verificación que encuentran en una revista o ven en la televisión. Sin embargo, lo mejor es consultar con su médico. Algunas de las preguntas que su médico le puede hacer a usted o acerca de su hijo incluyen:

  • ¿Tiene problemas para prestar atención y de hiperactividad? ¿Ha tenido estos problemas desde pequeño?
  • ¿Le cuesta trabajo mantener la calma o estar de buen humor?
  • ¿Tiene problemas para mantenerse organizado o para llegar a tiempo?
  • ¿Estos problemas le suceden en la escuela, en el trabajo y en casa?
  • ¿Los miembros de su familia y amigos ven que usted tiene problemas en estas áreas?
  • ¿Tiene algún problema de salud física o mental que pueda afectar su comportamiento? (Su médico puede solicitarle un examen físico y hacer pruebas para ver si usted tiene algún problema médico con síntomas similares al ADHD.)

Es probable que su médico desee evaluar la visión y audición de su hijo en caso de que estas pruebas no se hayan realizado recientemente. Una persona diagnosticada con ADHD debe tener síntomas durante al menos 6 meses.

Si su médico no está seguro de un diagnóstico de ADHD, él o ella podrían querer darle a usted o a su hijo medicamentos para ver si esto hace alguna diferencia. Sin embargo, un ensayo de medicamentos por sí solo no es suficiente para diagnosticar el ADHD.

Además, podría ser difícil para su médico saber si su hijo tiene ADHD. Muchos niños que tienen ADHD no son hiperactivos en el consultorio del médico. Es posible que su médico le pida que llene un cuestionario con sobre los patrones de conducta de su hijo. Eventualmente, su médico podría sugerir que su hijo vea a un especialista en comportamiento infantil.

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (AAFP, por sus siglas en inglés) recomienda que todos los niños de 4 a 18 años de edad sean evaluados para ADHD si tienen problemas académicos o de comportamiento y síntomas de falta de atención, hiperactividad o impulsividad.

¿Se puede prevenir o evitar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD)?

El ADHD no puede prevenirse ni evitarse. Sin embargo, los médicos creen que evitar el abuso de sustancias y fumar durante el embarazo puede disminuir el riesgo de desarrollar ADHD. Sin embargo, hacer todo bien durante el embarazo no garantiza que un bebé no desarrolle ADHD. Además, la exposición a toxinas ambientales, como el plomo, también puede ser un factor de riesgo de ADHD.

Tratamiento del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD)

Algunos de los medicamentos utilizados para tratar el ADHD se denominan psicoestimulantes. Incluyen metilfenidato, dextroanfetamina y un fármaco que combina dextroanfetamina y anfetamina. Estos medicamentos tienen un efecto estimulante en la mayoría de las personas. Sin embargo, tienen un efecto calmante en las personas que padecen ADHD. Estos medicamentos mejoran la atención y la concentración y disminuyen los comportamientos impulsivos e hiperactivos. Su médico puede considerar otros medicamentos no estimulantes, como atomoxetina, clonidina, desipramina, imipramina y bupropión.

Todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Los psicoestimulantes pueden disminuir el apetito y causar dolor de estómago o dolor de cabeza. La pérdida de apetito puede causar pérdida de peso en algunas personas. Este efecto secundario parece ser más común en los niños. Algunas personas sufren de insomnio (dificultad para dormir). Otros posibles efectos secundarios incluyen taquicardia, dolor de pecho o vómitos. Para evitar o reducir los efectos secundarios de los psicoestimulantes, siga estos consejos:

  • Utilice la dosis más baja posible pueda controlar la hiperactividad o la falta de atención. Su médico le dirá la dosis correcta.
  • Tome el medicamento con alimentos si le genera malestar en el estómago.
  • Pregúntele a su médico si puede omitir los medicamentos los fines de semana.
  • Ofrezca meriendas saludables a los niños que pierden peso mientras toman medicamentos para el ADHD.
  • Tome el medicamento 30 a 45 minutos antes de una comida. Las dosis a la hora del almuerzo se pueden administrar en la escuela a algunos niños. Si su hijo no puede tomar este medicamento en la escuela, informe a su médico. Él o ella podría sugerir una forma de acción prolongada de dicho medicamento en su lugar. Si está tomando la forma de acción prolongada de este medicamento, no lo aplaste, rompa o mastique antes de tragarlo.

Es importante tomar el medicamento de la manera en que su médico lo receta. Siga el consejo de su médico, incluso si cree que el medicamento no funciona. Se ha demostrado que los medicamentos utilizados para tratar el ADHD mejoran la capacidad de una persona para realizar tareas específicas. Esto incluye prestar atención o tener más autocontrol. El tiempo que una persona necesitará tomar los medicamentos dependerá de cada persona. Algunas personas solo necesitan tomar medicamentos por 1 a 2 años. Otros necesitan tratamiento por muchos años más. En algunas personas, el ADHD puede continuar en la adolescencia y la edad adulta.

Las personas que tienen ADHD deben realizarse controles con sus médicos de forma regular. Si su hijo tiene ADHD, su médico puede sugerirle que tome un descanso de sus medicamentos de vez en cuando para ver si el medicamento sigue siendo necesario. Las vacaciones escolares o las vacaciones de verano podrían ser el mejor momento.

La AAFP sugiere varias recomendaciones de tratamiento. Los niños en edad preescolar (4-5 años de edad) deben tratarse con terapia conductual como primera línea de tratamiento. Se puede recetar metilfenidato si el tratamiento conductual no proporciona una mejoría significativa. A su vez, este medicamento debe recetarse si el ADHD está interfiriendo con las amistades del niño o con su vida cotidiana o escolar en un nivel moderado a severo. Los niños en edad escolar primaria (de 6 a 11 años de edad) deben ser tratados con medicamentos aprobados por la FDA para el ADHD y con terapia conductual. Los adolescentes (de 12 a 18 años de edad) deben ser tratados con medicamentos aprobados por la FDA para el ADHD y pueden ser tratados con terapia conductual. En todos los casos, las dosis de medicamentos deben medirse y ajustarse para obtener el máximo beneficio con pocos efectos secundarios.

Vivir con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD)

Los síntomas del ADHD a menudo mejoran a medida que los niños crecen y aprenden a adaptarse. La hiperactividad generalmente se detiene a finales de la adolescencia. Pero aproximadamente la mitad de los niños que padecen ADHD continúan distrayéndose fácilmente, sufren cambios de humor, temperamento irascible y son incapaces de completar las tareas. Los niños que tienen padres amorosos y alentadores y que trabajan junto con el personal escolar, los trabajadores de salud mental y el médico tienen una mayor oportunidad de convertirse en adultos bien adaptados.

Es difícil ser padre de un niño con ADHD. Pueden tener problemas para entender las instrucciones. Su constante estado de actividad puede ser un desafío para los adultos. Algunos niños se benefician con orientación o con terapia estructurada. Las familias pueden beneficiarse al hablar con un especialista en manejo de conducta relacionada con el ADHD y problemas de aprendizaje.

Los niños que tienen ADHD también tienden a necesitar una mayor estructura y expectativas más claras. Es posible que necesite cambiar un poco su vida familiar para ayudar a su hijo. He aquí algunas cosas que puede hacer para ayudar:

  • Arme un cronograma.
  • Establezca reglas simples de la casa.
  • Asegúrese de que sus instrucciones se entienden.
  • Recompense el buen comportamiento.
  • Asegúrese de que su hijo es supervisado todo el tiempo.
  • Observe a su hijo cuando está con sus amigos.
  • Establezca una rutina de tareas.
  • Concéntrese en el esfuerzo, no en las calificaciones.
  • Hable con los maestros de su hijo.

Si su médico piensa que tiene ADHD como adulto, él o ella pueden sugerir orientación. Su médico también puede recomendar pruebas y asesoramiento con alguien que se especialice en el tratamiento del ADHD. Usted puede aprender diversas maneras de cambiar su ambiente de trabajo y mantener las distracciones al mínimo. Las herramientas de organización pueden ayudarle a aprender cómo concentrarse en las actividades en el trabajo y en casa. A muchas personas con ADHD les resulta útil la orientación. Una vida de conductas y problemas de ADHD puede ocasionar baja autoestima y problemas con las relaciones. La orientación individual y los grupos de apoyo pueden ayudarlo con estos problemas.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Por qué mi hijo tiene problemas de atención e hiperactividad en casa, pero no en la escuela?
  • ¿Los medicamentos cambiarán mi personalidad y me harán perezoso?
  • ¿Es posible tener una sobredosis con el medicamento para el ADHD?
  • ¿Es importante tomar el medicamento de forma consistente o solo cuando siente que la necesita?
  • ¿Debería realizar algún cambio en la dieta de mi hijo?
  • ¿Debería limitar el tiempo que mi hijo pasa frente a la pantalla (TV, computadora, videojuegos)?

Anuncio