Sarcoidosis

Descripción general

¿Qué es la sarcoidosis?

La sarcoidosis es una enfermedad en la cual las células inmunes forman pequeños bultos, llamados granulomas, en los órganos. Los expertos creen que la inflamación causa la formación de estos granulomas. La inflamación podría desencadenarse por una infección o exposición a ciertas sustancias en su entorno.

La sarcoidosis es más común en los pulmones, la piel o los ganglios linfáticos. Si tiene esta enfermedad, es posible que no tenga ningún síntoma. O puede tener problemas serios con muchas partes diferentes del cuerpo.

Se desconoce la causa exacta de la sarcoidosis. Es más común en adultos entre 20 y 40 años de edad. Es más común en las mujeres que en los hombres. En todo el mundo, ocurre con mayor frecuencia en afroamericanos y europeos del norte, especialmente personas de Escandinavia.

La sarcoidosis no es contagiosa. Esto significa que no puede contraer la sarcoidosis de otra persona que tiene la enfermedad.

Síntomas de la sarcoidosis

Muchas personas que tienen sarcoidosis tienen pocos síntomas, o ninguno. (A menudo, la sarcoidosis se descubre cuando se realiza una radiografía de tórax por otra razón). Algunas personas tendrán sensaciones generales de enfermedad, como fatiga, fiebre o hinchazón y dolor en las articulaciones. Otros experimentarán síntomas basados ​​en la parte del cuerpo que se ve afectada.

Los síntomas más comunes de la sarcoidosis aparecen en los pulmones, la piel, los ojos y el hígado.

Pulmones

Los pulmones son la parte del cuerpo que con frecuencia se ve más afectada en las personas que tienen sarcoidosis. Los síntomas del pulmón o el pecho incluyen:

  • Dolores de pecho;
  • Tos seca;
  • Dificultad para respirar, y
  • Tos con sangre (esto es raro, pero es grave).

Piel

La sarcoidosis puede causar problemas cutáneos. Estos pueden incluir:

  • Pérdida de cabello;
  • Lesiones cutáneas (elevadas, rojas, firmes, generalmente en la parte frontal de las piernas);
  • Erupción, y
  • Cicatrices que se elevan o se inflaman.

Ojos

Los síntomas oculares causados ​​por la sarcoidosis pueden dificultar la visión, pero rara vez causan ceguera. Estos incluyen:

  • Ojos secos;
  • Comezón;
  • Ardor o dolor, y
  • Secreción del ojo u ojos llorosos.

Hígado

La sarcoidosis puede hacer que el hígado de una persona se agrande. A algunas personas los estudios hepáticos resultan anormales y/o tienen un problema hepático llamado cirrosis. Sin embargo, esto es poco frecuente.

Los síntomas son mucho menos comunes en otras áreas del cuerpo, pero pueden incluir:

  • Sistema nervioso. El sistema nervioso generalmente no se ve afectado por la sarcoidosis. Pero la enfermedad puede causar debilidad muscular o parálisis, convulsiones, temblores, mala coordinación, pérdida de la audición o problemas para caminar.
  • Corazón.La sarcoidosis puede hacer que el corazón lata de forma anormal. También puede hacer que el corazón no pueda bombear la sangre adecuadamente. Esto se llama insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Huesos. Los síntomas que involucran los huesos pueden incluir dolor, hinchazón y rigidez en las articulaciones. Las manos y los pies se ven afectados con mayor frecuencia.
  • Riñones. Un porcentaje muy pequeño de personas que tienen sarcoidosis tienen síntomas que afectan a los riñones, como cálculos renales.

¿Qué causa la sarcoidosis?

Los médicos no saben la causa exacta de la sarcoidosis. Creen que tener ciertos genes hace que sea más probable que una persona desarrolle la enfermedad. Los desencadenantes de la enfermedad pueden incluir infección con una bacteria o virus, o contacto con algo en su entorno, como polvo o productos químicos.

Usted tiene un mayor riesgo de desarrollar sarcoidosis si:

  • Es mujer;
  • Trabaja o vive alrededor de sustancias que causan inflamación, como insecticidas o moho;
  • He tenido linfoma, un tipo de cáncer de sangre;
  • Es de ascendencia africana o escandinava, o
  • Tiene un pariente cercano que tenga sarcoidosis.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo se diagnostica la sarcoidosis?

Para saber si tiene sarcoidosis, su médico realizará un examen físico. Luego, puede tener que realizarse a una variedad de estudios, ya que su médico querrá descartar otras enfermedades que pueden presentar síntomas similares. Su médico puede solicitar análisis de sangre, pruebas de diagnóstico por imagen o una biopsia (muestra de tejido) de un órgano afectado. Los análisis de sangre pueden ayudar a buscar otras afecciones que pueden estar causando los síntomas. Los estudios por imágenes podrían incluir radiografías, tomografías computarizadas, resonancias magnéticas o ultrasonido. Estas pruebas pueden usarse para buscar granulomas. Una biopsia también puede mostrar si tiene granulomas.

¿Se puede prevenir o evitar la sarcoidosis?

No hay forma de evitar la sarcoidosis. Si tiene un mayor riesgo de padecer la enfermedad, es mejor que evite las sustancias ambientales que se sabe que lo desencadenan. Estos pueden incluir insecticidas, moho u otras sustancias. Hable con su médico sobre qué sustancias debe evitar.

Tratamiento de sarcoidosis

No todas las personas que tienen sarcoidosis necesitan tratamiento. Algunas veces desaparece por sí solo. Su tratamiento dependerá de los síntomas, los órganos que se ven afectados y cómo funcionan esos órganos.

Su médico probablemente tratará la sarcoidosis si afecta los riñones, los ojos, el corazón, el sistema nervioso o los pulmones (especialmente si los problemas respiratorios empeoran). Su médico tratará la enfermedad si tiene lesiones en la piel que le molestan o si su sarcoidosis es grave. Su médico intentará hacer lo siguiente:

  • Reducir cualquier inflamación que pueda interferir con la forma en que funcionan los órganos;
  • Evitar la cicatrización permanente de los pulmones si se ven afectados, y
  • Disminuir cualquier síntoma que tenga.

Muchos medicamentos se pueden usar para tratar la sarcoidosis. Los más comunes se llaman corticosteroides. Ayudan a su afección reduciendo la inflamación. El tiempo que tome el medicamento depende de qué tan grave sea la enfermedad y de qué tan bien responda al medicamento. A veces se usan otros medicamentos para tratar formas más graves de sarcoidosis.

Vivir con sarcoidosis

En muchas personas, la sarcoidosis mejora por sí sola. Las mujeres y las personas cuyos pulmones están menos comprometidos por lo general tienen mejores pronósticos. Si tiene sarcoidosis, debe analizar su enfermedad con más detalle con su médico de familia. Usted y su médico deben trabajar juntos como socios para crear el plan de tratamiento adecuado para usted.

Muchos factores determinarán la frecuencia con la que deberá ver a su médico. Esto incluye qué tan graves son sus síntomas, qué órganos se ven afectados, su tratamiento y si tiene algún efecto secundario. Incluso si no tiene ningún síntoma, es importante consultar a su médico para recibir atención continua.

Complicaciones

A veces, la sarcoidosis grave no se trata o el tratamiento no funciona. Entonces puede haber complicaciones. La inflamación continua puede causar cicatrización. Esta cicatrización puede causar daños graves o que pongan en peligro la vida de los órganos, lo que podría ocasionar:

  • Pérdida de visión o ceguera;
  • Complicaciones del corazón, como insuficiencia cardíaca o ataque cardíaco;
  • Problemas renales tales como cálculos renales o insuficiencia renal;
  • Cirrosis del hígado;
  • Enfermedades pulmonares, como fibrosis pulmonar, o
  • Problemas con el sistema nervioso, incluidos tumores cerebrales, meningitis o dolor nervioso.

La mayoría de estos problemas se pueden evitar si recibe el tratamiento adecuado. No ignore ningún síntoma que esté teniendo. Manténgase en contacto regular con su médico y asista a todas las citas de seguimiento.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo me afectará la sarcoidosis?
  • ¿Cómo se trata la sarcoidosis?
  • ¿Tendré que tomar un medicamento para esta afección?
  • ¿Puedo hacer algo, como cambiar los hábitos de estilo de vida, para ayudar a prevenir los síntomas?
  • ¿Empeorará mi afección?
  • ¿Cómo afectará la sarcoidosis mi calidad de vida?