Queloides

Descripción general

¿Qué son los queloides?

Los queloides son un tipo de cicatriz elevada. Aparecen donde la piel se ha curado después de una lesión. Pueden llegar a ser mucho más grandes que la lesión original que causó la cicatriz.

Cualquier causa de una cicatriz puede ser causa de un queloide. Esto incluye quemarse, cortarse o tener acné severo. Los queloides también pueden desarrollarse después de una perforación en el cuerpo o un tatuaje, o tras una cirugía. Los queloides pueden aparecer hasta después de los tres meses de la lesión de la piel. Algunos continúan creciendo durante años.

Síntomas de queloides

Los queloides pueden tener las siguientes características:

  • Aparecen y crecen lentamente. Puede pasar de 3 meses hasta un año antes de que vea los primeros signos de un queloide. Luego, lleva semanas o meses para que crezca. A veces, continúa creciendo lentamente durante años.
  • Comienzan como una cicatriz rosa, roja o púrpura elevada. Un queloide generalmente es una cicatriz elevada con una superficie plana. El color tiende a oscurecerse con el tiempo. Por lo general, termina siendo más oscuro que la piel de la persona, con el borde más oscuro que el centro.
  • Se sienten diferente a la piel circundante. Algunos queloides se sienten suaves y pastosos. Otros son duros y gomosos.
  • Causan dolor, picazón o sensibilidad. Cuando están creciendo, algunos queloides pueden causar comezón, sensibilidad o dolor al tacto. Estos síntomas generalmente se detienen una vez que el queloide deja de crecer.

Los queloides pueden formarse en cualquier parte del cuerpo. Son más comunes en el cuello, los hombros, el pecho, la espalda y las orejas. Pueden variar en tamaño desde menos de 2,5 cm a 30 cm o más.

Causas y factores de riesgo

¿Qué causa los queloides?

Después de que la piel se lastima, sus células intentan repararla formando una cicatriz. En algunas personas, el tejido cicatrizal se forma mucho después de que la herida sana. Este tejido cicatrizal adicional ocasiona que el área elevada de la piel se denomine queloide. Los médicos todavía no están seguros de por qué la piel de algunas personas cicatriza de esta manera.

Muchos tipos diferentes de lesiones cutáneas pueden conducir a un queloide. Estos incluyen los siguientes:

  • cortes;
  • heridas punzantes;
  • cicatrices quirúrgicas;
  • acné grave;
  • varicela;
  • picaduras de insectos;
  • sitios de inyección;
  • perforaciones, y
  • tatuajes.

Algunas personas son más propensas a desarrollar un queloide durante la cicatrización. Es más probable que desarrolle un queloide si:

  • es negro, latino o asiático;
  • es menor de 30 años;
  • está embarazada;
  • es un adolescente en la pubertad, y
  • tiene antecedentes familiares de queloides.

Las personas que tienen la piel más oscura tienen entre un 15 % y un 20 % más de probabilidades de desarrollar queloides.

¿Cómo se diagnostican los queloides?

Su médico puede diagnosticar un queloide observando su piel. Algunas veces, puede hacer una biopsia de piel para descartar otros tipos de crecimientos dérmicos.

Prevención

¿Se pueden prevenir o evitar los queloides?

Las personas que son más propensas a tener queloides pueden decidir no hacerse un piercing en el cuerpo o tatuarse. Si se perforan las orejas, debería usar aretes de presión especiales para reducir las cicatrices en los lóbulos de las orejas.

Si necesita cirugía, asegúrese de que su médico sepa que puede tener queloides. Esto es especialmente importante si la cirugía afectará un área que probablemente tenga una cicatriz. Iniciar ciertos tratamientos inmediatamente después de la cirugía puede ayudar a prevenir los queloides. Estos tratamientos incluyen inyecciones de corticosteroides y apósitos de presión para ayudar a aplanar la cicatriz.

Tratamiento de los queloides

El objetivo del tratamiento es aplanar, suavizar o reducir el queloide. Los queloides pueden ser difíciles de eliminar. Algunas veces regresan después del tratamiento. Muchos médicos utilizarán una combinación de tratamientos para obtener los mejores resultados. Los tratamientos incluyen lo siguiente:

  • Inyecciones de corticosteroides El medicamento en estas inyecciones ayuda a reducir la cicatriz.
  • Congelamiento de la cicatriz Se llama crioterapia y se puede usar para reducir la dureza y el tamaño del queloide. Funciona mejor en pequeños queloides.
  • Uso de láminas de silicona o gel sobre la cicatriz Esto puede ayudar a aplanar el queloide.
  • Terapia láser Esto puede ayudar a aplanar el queloide. También puede disipar el color.
  • Remoción quirúrgica Esto implica cortar el queloide. La mayoría de los queloides regresarán después de este tratamiento.
  • Tratamiento a presión Después de la cirugía de queloides, mantener la presión sobre el área reduce el flujo sanguíneo. Esto puede ayudar a evitar que vuelva un queloide.

No todos los tratamientos funcionan para todas las personas. Hable con su médico acerca de cuál es el tratamiento adecuado para usted.

Vivir con queloides

Los queloides no son dañinos para la salud.  Sin embargo, tener queloides puede ser molesto para usted. Puede avergonzarse de cómo se ven. Esto puede dañar su autoestima. La mayoría de las personas que reciben tratamiento para los queloides lo hacen porque no les gusta su aspecto. Afortunadamente, los tratamientos disponibles pueden mejorar la apariencia de los queloides, incluso si no eliminan por completo las cicatrices.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Por qué tengo un queloide?
  • Me someteré a una intervención quirúrgica. ¿Qué puedo hacer para evitar los queloides?
  • ¿Cuál es la mejor opción de tratamiento para mi queloide?
  • ¿Necesitaré cirugía para deshacerme del queloide?
  • ¿Ayudará una crema de venta sin receta?
  • ¿Debería evitar tener tatuajes o perforaciones en el cuerpo?
  • ¿Tendré que tomar medicamentos?
  • ¿Qué efectos secundarios podría experimentar con el medicamento?
  • ¿Estoy en alto riesgo de desarrollar queloides?
  • ¿Podría volver el queloide?