Insomnio

Última actualización octubre 2020 | Este artículo fue creado por el personal editorial de familydoctor.org y revisado por Deepak S. Patel, MD, FAAFP, FACSM

¿Qué es el insomnio?

El insomnio es un trastorno del sueño que ocurre cuando tiene problemas para conciliar el sueño, permanecer dormido o ambas cosas. El insomnio agudo es la dificultad para dormir a corto plazo. Puede durar algunas semanas y luego desaparecer. El insomnio crónico ocurre cuando su problema para dormir ocurre varias noches a la semana y dura más de unos pocos meses. Mucha gente tiene insomnio. Sin embargo, es más común en adultos mayores, y lo padecen más mujeres que hombres.

¿El insomnio es un problema grave?

Dormir lo suficiente es una parte importante de un estilo de vida saludable. El insomnio puede afectarlo mental y físicamente. Puede hacer que se sienta cansado, deprimido e irritable. También puede dificultarle la concentración o la realización de tareas durante el día. Si tiene insomnio, es posible que le preocupe poder dormir. A veces, esto puede dificultar el sueño.

Si no duerme lo suficiente con regularidad, tiene un mayor riesgo de contraer enfermedades. Estos incluyen presión arterial alta, enfermedades cardíacas y diabetes.

¿Cuánto tiempo necesito dormir?

La mayoría de los adultos necesitan entre 7 y 9 horas de sueño cada noche. Una clave para saber si está durmiendo lo suficiente es no tener sueño durante el día. La cantidad de horas de sueño necesaria se mantiene prácticamente igual durante la edad adulta. Sin embargo, los patrones de sueño pueden cambiar a medida que envejece, y volverse menos profundos y tranquilos. Es por eso que las personas mayores pueden dormir menos por la noche y tomar siestas durante el día.

Síntomas del insomnio

Los síntomas del insomnio incluyen:

  • Estar despierto durante mucho tiempo antes de conciliar el sueño la mayoría de las noches
  • No poder permanecer dormido
  • Despertarse muy temprano
  • Sentir que no ha dormido nada
  • Quedarse dormido durante el día, incluso mientras conduce

¿Qué causa el insomnio?

El insomnio primario es un trastorno perceptible. Suele durar al menos un mes. No se comprende bien. Las cosas que pueden causar este tipo de insomnio incluyen:

  • Cambios en la vida
  • Estrés o malestar emocional grave o duradero
  • Horarios de viaje o trabajo que interrumpen su rutina de sueño
  • Hábitos que ha adoptado para lidiar con su falta de sueño (siestas, preocuparse por dormir, acostarse temprano)

Algunos casos de insomnio son síntoma o efecto secundario de otro problema. A esto se le llama insomnio secundario. Muchos trastornos diferentes pueden causar insomnio. Algunos de ellos son:

  • Afecciones emocionales: Trastorno de depresión, ansiedad, y estrés postraumático
  • Trastornos neurológicos: Enfermedad de Alzheimer o Parkinson
  • Afecciones dolorosas: Artritis y trastornos del dolor de cabeza
  • Trastornos gastrointestinales: Acidez de estómago, ERGE
  • Trastornos del sueño: Síndrome de piernas inquietas o apnea del sueño
  • Trastornos respiratorios: Asma o insuficiencia cardíaca
  • Otras afecciones: Como tiroides hiperactiva, accidente cerebrovascular o menopausia

El insomnio secundario también puede ser causado por algunos medicamentos. Estos incluyen medicamentos para el asma, medicamentos para la alergia o el resfriado y ciertos medicamentos para el corazón y la presión arterial. Además, el uso de algunas sustancias puede provocar insomnio. Estas incluyen cafeína, tabaco y alcohol.

El insomnio a veces puede ser hereditario.

¿Cómo se diagnostica el insomnio?

El insomnio se diagnostica principalmente en función de sus antecedentes médicos y de sueño. Su médico puede preguntarle:

  • Sobre sus hábitos de sueño, incluso cuándo se acuesta y cuándo se levanta
  • Qué medicamentos toma
  • Su consumo de cafeína y alcohol
  • Si fuma
  • Sobre eventos o problemas en su vida que pueden estar preocupándolo
  • Cuánto tiempo lleva con insomnio
  • Si tiene algún dolor, como por artritis

Si duerme con alguien, su médico puede preguntarle si ronca mientras duerme.

Si la causa de su insomnio no está clara, su médico puede ordenar un análisis de sangre. También puede pedirle que use un pequeño monitor mientras duerme. La información puede ayudar a su médico a determinar la causa de su insomnio.

Su médico puede sugerirle que lleve un diario de sueño. En un diario de sueño usted registra:

  • A que hora se fue a la cama
  • Cuánto tiempo estuvo en la cama antes de quedarse dormido
  • Con qué frecuencia se despertó durante la noche
  • A qué hora se levantó por la mañana
  • Qué tan bien durmió
  • La hora y la duración de las siestas
  • Cómo se sintió durante el día (somnoliento o alerta)
  • Qué bebió (cafeína o alcohol, y a qué hora)
  • Cuándo hizo ejercicio

Lleve su diario de sueño a su próxima cita con el médico. Un diario del sueño puede ayudarlo a usted y a su médico a identificar patrones y condiciones que afectan su sueño. Su médico también puede hacerle un examen físico. Esto le ayudará a descartar otros problemas médicos que podrían estar causando su insomnio.

Si su médico cree que otro trastorno del sueño está causando su insomnio, puede ordenar un estudio del sueño. Esto es cuando duerme en un laboratorio durante la noche. Los técnicos de laboratorio controlan la actividad cerebral, los movimientos oculares, los niveles de oxígeno, la frecuencia cardíaca y la presión arterial mientras duerme.

¿Se puede prevenir o evitar el insomnio?

La mejor forma de prevenir el insomnio es desarrollar una buena rutina de sueño. En algunos casos, no se puede prevenir ni evitar.

Tratamiento del insomnio

Existen varias formas de tratar el insomnio. El tratamiento generalmente depende de su salud y su historial de sueño. También puede depender del tipo de insomnio que tenga.

Cambios en el estilo de vida

  • Evite las sustancias que dificultan el sueño. Estas incluyen cafeína, algunos medicamentos y alcohol.
  • Adopte mejores hábitos de sueño. Siga una rutina antes de acostarse, mantenga su habitación oscura y fresca, y evite mirar televisión o usar su teléfono en el dormitorio. Acuéstese y levántese aproximadamente a la misma hora todos los días.
  • No coma, beba ni haga ejercicio cerca de la hora de acostarse.

Terapia conductual

La terapia conductual para el insomnio puede enseñarle buenos hábitos de sueño. Por lo general, incluye aprender formas de relajarse y no preocuparse tanto por el sueño. También puede aprender ejercicios de relajación muscular y respiración profunda para ayudarlo a relajarse. A menudo es tan eficaz como los somníferos recetados.

Medicamentos

No necesita una receta médica para obtener un somnífero de venta libre. Pero es una buena idea consultar con su médico antes de probar uno. Los somníferos de venta libre no están diseñados para usarse durante mucho tiempo. Asegúrese de seguir cuidadosamente las instrucciones de la etiqueta. No beba alcohol mientras esté tomando un somnífero de venta libre.

Ciertos suplementos se anuncian como tratamientos para el insomnio. Algunos ejemplos son la melatonina y la valeriana. No hay mucha evidencia sobre qué tan bien funcionan estos productos. Los investigadores no saben cuáles son los efectos de su uso a largo plazo. Hable con su médico antes de consumir uno de estos productos.

En algunos casos, su médico puede recetarle medicamentos para ayudarlo a conciliar el sueño y permanecer dormido. Las pastillas para dormir recetadas pueden ayudarlo a dormir mejor. Los más comunes incluyen eszopiclona (nombre de marca: Lunesta), zolpidem (nombre de marca: Ambien) y zaleplon (nombre de marca: Sonata).

Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios. Algunos pueden ser graves. Los efectos secundarios de las pastillas para dormir recetadas pueden incluir:

  • Somnolencia excesiva
  • Problemas para pensar con claridad
  • Problemas de equilibrio

Los efectos secundarios menos graves incluyen:

  • Hinchazón facial
  • Reacciones alérgicas graves
  • Comportamiento inusual mientras está dormido (como conducir o comer)

Los médicos generalmente no recomiendan el uso de medicamentos recetados para dormir durante períodos prolongados. No son una cura para el insomnio. Aunque pueden ayudar en algunos casos, son solo una forma temporal de alivio. El uso regular puede provocar insomnio de rebote. Esto sucede cuando deja de tomar pastillas para dormir y el insomnio vuelve aún peor que antes.

Puede que no sea seguro tomar pastillas para dormir si tiene ciertos problemas de salud. Pregúntele a su médico si las pastillas para dormir son adecuadas para usted.

Vivir con insomnio

Tenga en cuenta que es posible que necesite dormir menos a medida que envejece. Algunas personas necesitan solo de 5 a 6 horas de sueño por noche, pero a la mayoría les va mejor con entre 7 y 9 horas. El sueño generalmente ocurre en ciclos de 3 horas, por lo que es importante dormir al menos 3 horas ininterrumpidas.

Estos consejos pueden ayudarlo a desarrollar mejores hábitos de sueño:

  • Vaya a dormir solo cuando se sienta cansado.
  • Evite leer, mirar televisión o preocuparse en la cama. Estos pueden hacer que el cuerpo y cerebro asocien su cama con estas actividades, en lugar de con el sueño.
  • Desarrolle una rutina para la hora de dormir. Haga lo mismo todas las noches antes de irse a dormir. Por ejemplo, tome un baño tibio y luego lea durante 10 minutos todas las noches antes de acostarse. Pronto conectará estas actividades con el sueño, y hacerlas le ayudará a adormecerse.
  • Use el dormitorio solo para dormir y para la actividad sexual.
  • Si no puede conciliar el sueño después de 15 minutos, vaya a otra habitación. Regrese a su cama solo cuando se sienta cansado. Puede repetir esto tantas veces como sea necesario durante la noche.
  • Vaya a dormir y levántese a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana. Esto ayuda al cuerpo a desarrollar un horario de sueño.
  • Evite o limite las siestas. Puede alterar el ritmo normal de sueño. Si debe tomar una siesta, solo descanse 30 minutos. No duerma siesta después de las 3:00 p.m.
  • Evite la cafeína y el tabaco, especialmente al final del día.
  • Evite ingerir comidas abundantes o beber mucha agua por la noche.
  • Mantenga su dormitorio a una temperatura agradable.
  • Asegúrese de que su dormitorio esté silencioso y oscuro. Si el ruido es un problema, use un ventilador para enmascarar el ruido o use tapones para los oídos. Si debe dormir durante el día, cuelgue persianas oscuras sobre las ventanas o use una máscara para los ojos.
  • Intente ingerir un refrigerio ligero antes de acostarse, pero no coma demasiado justo antes de irse a dormir. Un vaso de leche tibia o un poco de queso y galletas puede ser todo lo que necesite.
  • Haga ejercicio con regularidad, pero no lo haga unas horas antes de acostarse.
  • Reserve algo de tiempo para relajarse antes irse a dormir. Por ejemplo, pase 30 minutos después de la cena escribiendo lo que le preocupa y lo que puede hacer al respecto.

Otra buena forma de relajarse es concentrarse en la respiración, respirando lenta y profundamente mientras cuenta hasta 5. Luego escuche el sonido de su respiración mientras exhala. También puede intentar tensar y relajar los grupos de músculos de su cuerpo. Comience por los pies y continúe hasta llegar al rostro y la cabeza. Un terapeuta capacitado puede enseñarle otras formas de relajarse. Escuchar música tranquila también puede ser útil.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Mi insomnio podría ser un signo de otra afección?
  • ¿Cómo puedo volverme a dormir si me despierto durante la noche?
  • ¿Cómo puede ayudar el ejercicio con el insomnio?
  • ¿Existen suplementos de hierbas que ayuden con el insomnio? ¿Tienen algún efecto secundario?
  • ¿Qué tipos de medicamentos de venta libre pueden ayudarme a dormir?
  • ¿Existen medicamentos recetados que traten el insomnio?
  • ¿Cuáles son los efectos secundarios de estos medicamentos?
  • ¿El insomnio es hereditario?