Hiperplasia prostática benigna

¿Qué es la hiperplasia prostática benigna (HPB)?

La hiperplasia prostática benigna (HPB) es el término médico para describir una próstata agrandada. La afección afecta la glándula prostática en los hombres. El agrandamiento no está causado por cáncer o infección.

La próstata produce semen. Se encuentra entre la vejiga (donde se almacena la orina) y la uretra (el canal a través del cual pasa la orina). A medida que los hombres envejecen, la glándula prostática crece lentamente. A medida que esta crece, puede presionar la uretra. Esto puede causar un flujo de orina más lento y más débil.

Síntomas de la HPB

La mayoría de los síntomas de la HPB comienzan gradualmente. Estos incluyen:

  • La necesidad de levantarse más a menudo por la noche para orinar.
  • La necesidad de vaciar la vejiga a menudo durante el día.
  • Dificultad para comenzar a orinar.
  • Goteo después de que termina de orinar.
  • Disminución del tamaño y la fuerza del flujo de orina.
  • Incontinencia o dificultad para controlar la micción.

Estos síntomas pueden ser causados por otras cosas además de la HPB. Pueden ser signos de enfermedades más graves, como una infección de vejiga o cáncer de vejiga. Si tiene alguno de estos síntomas, hable con su médico. Este puede decidir qué pruebas hacer para encontrar la posible causa.

La HPB grave y sin tratamiento puede provocar infecciones de la vejiga y los riñones.

¿Qué causa la HPB?

No se entiende cabalmente la causa exacta de la HPB. Parece estar relacionada con el envejecimiento. Alrededor del 50% de los hombres mayores de 50 años tienen HPB. Hasta el 90% de los hombres mayores de 80 años la tienen. Los siguientes factores podrían aumentar su riesgo de HPB:

  • Tener 40 años o más.
  • Antecedentes familiares de HPB.
  • Ser obeso.
  • Tener enfermedades cardíacas y circulatorias.
  • Padecer diabetes tipo 2.
  • Falta de ejercicio.
  • Tener disfunción eréctil.

El cambio en los niveles de hormonas masculinas a medida que un hombre envejece también puede ser una causa.

¿Cómo se diagnostica la HPB?

Su médico le preguntará acerca de los síntomas. Le hará un examen rectal para controlar su próstata. Para esto, su médico le colocará un dedo enguantado y lubricado en el recto. Palpará el tamaño de su glándula prostática.

Su médico puede hacerle análisis de sangre u orina para asegurarse de que su problema de próstata sea benigno. Una ecografía o una biopsia de la próstata también pueden ayudar en el diagnóstico.

¿Se puede prevenir o evitar la HPB?

No hay nada que pueda hacer para prevenir o evitar la HPB. Hacer ejercicio, controlar su diabetes tipo 2 y perder peso pueden reducir su riesgo de HPB.

Tratamiento de la HPB

El tratamiento para la HPB depende de los síntomas que tenga y de la gravedad de estos. Las opciones incluyen cambios en el estilo de vida, medicamentos, procedimientos mínimamente invasivos y cirugía.

Cambios en el estilo de vida

Si sus síntomas son leves o solo un poco molestos, generalmente puede controlarlos con cambios simples. Estos incluyen:

  • Reducir la ingesta de líquidos, especialmente antes de acostarse o salir de su casa.
  • Evitar la cafeína, el alcohol y los medicamentos de venta libre que lo hacen orinar más.
  • Entrenar su vejiga para retener la orina por más tiempo.
  • Ejercitar los músculos del piso pélvico.
  • Prevenir el estreñimiento.

Medicamentos

Su médico puede recetarle diferentes medicamentos para tratar la HPB. Algunos de estos mejoran el flujo de orina o reducen los bloqueos en la vejiga. Otros detienen o reducen el crecimiento de la próstata. A veces se usa una combinación de diferentes medicamentos. Su médico le recomendará medicamentos según sus síntomas y afección.

Procedimientos mínimamente invasivos

El tratamiento mínimamente invasivo no implica cirugía. Estos tratamientos usan calor para destruir el tejido prostático que presiona la uretra. Por lo general, pueden hacerse en el consultorio del médico. Se realizan insertando un catéter (un tubo delgado y flexible) a través de la uretra para llegar a la próstata. Estos tratamientos pueden requerir anestesia local, regional o general.

Estos tratamientos alivian los síntomas. No curan la HPB. Su médico considerará sus síntomas y su salud general al decidir a qué procedimiento debe someterse.

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más efectivo para la HPB. Es un último recurso cuando otros tratamientos fallan. Esta es también la mejor manera de diagnosticar y curar el cáncer de próstata en etapas tempranas. La cirugía generalmente se realiza a través de la uretra, sin dejar cicatrices. La cirugía tiene riesgos. Esto incluye sangrado, infección o impotencia. Los riesgos son generalmente pequeños.

Vivir con HPB

La HPB no es potencialmente mortal, pero puede ser molesta. También hay algunas complicaciones que pueden ocurrir. Estas incluyen:

  • Incapacidad para orinar.
  • Incontinencia.
  • Sangre en la orina.
  • Infecciones del tracto urinario.
  • Daño renal o en la vejiga.
  • Cálculos en la vejiga.

Algunos hombres tienen síntomas urinarios que no están relacionados con la HPB. Podrían ser los signos de una afección más grave, incluido el cáncer de próstata. Consulte a su médico de inmediato si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Incapacidad completa para orinar.
  • Necesidad dolorosa, urgente y frecuente de orinar.
  • Sangre en la orina.
  • Dolor en la parte inferior del abdomen o en el tracto urinario.
  • Fiebre o escalofríos junto con cualquiera de los síntomas anteriores.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cuánto tiempo durará el tratamiento?
  • ¿Mi tratamiento tendrá algún efecto secundario?
  • ¿Significa esto que tengo un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata?
  • ¿Hay algo que pueda hacer para facilitar la micción?
  • ¿Podrían mis síntomas ser causados por algo diferente a la HPB?
  • ¿Habrá algún efecto secundario de mi tratamiento en la función sexual?