Gota

Gota

¿Qué es la gota?

La gota es un tipo común de artritis. Se caracteriza por inflamación y dolor en las articulaciones. Ocurre con mayor frecuencia en uno o ambos de los dedos gordos del pie. Puede afectar a sus pies, tobillos, dedos, muñecas, codos y rodillas también. Los hombres desarrollan gota con más frecuencia que las mujeres. Las mujeres son más propensas a desarrollar gota después de la menopausia. La gota puede ser aguda (de corta duración) o crónica (de larga duración).

Síntomas de la gota

Los síntomas de la gota pueden ser repentinos y, a menudo comenzar durante la noche. La articulación afectada se inflama y se vuelve roja, caliente y dolorosa. La articulación puede volverse rígida y doler más al tocarla. Un ataque agudo de gota dura de 3 a 10 días en promedio. La gota crónica se produce más a menudo, pero puede ser menos grave.

¿Qué causa la gota?

El exceso de ácido úrico en el cuerpo causa la gota. El ácido úrico se forma naturalmente cuando el cuerpo descompone purinas. Las purinas se encuentran también en algunos alimentos que comemos. Normalmente, el ácido úrico se disuelve en la sangre y pasa a través de los riñones a la orina. En las personas que tienen gota, el ácido úrico se acumula y forma cristales filosos en el espacio de la articulación. La gota es genética y puede ser hereditaria. El estrés, la mala alimentación, el consumo de alcohol y otros problemas de salud pueden desencadenar el ataque.

¿Cómo se diagnostica la gota?

Su médico le hará un examen físico y revisará sus síntomas y antecedentes médicos. Infórmele si la gota es hereditaria en su familia. El médico puede detectar la gota examinando sus articulaciones. Para confirmar un diagnóstico, le hará un análisis de sangre o tomará una muestra del líquido de la articulación. Estos estudios pueden comprobar su nivel de ácido úrico y buscar cristales de ácido úrico.

¿Se puede prevenir o evitar la gota?

Hay varias maneras en que puede ayudar a reducir el riesgo de gota y prevenir ataques futuros.

  • Limite o evite los alimentos que sean ricos en purinas. Estos incluyen al salmón, las sardinas, el arenque, las vísceras, los espárragos y las setas. Trate de comer alimentos que sean bajos en sal y grasas.
  • Si tiene sobrepeso, baje de peso.
  • Limite la cantidad de alcohol que bebe.
  • Beba mucha agua para ayudar a eliminar el ácido úrico de su cuerpo.

Ciertas afecciones de salud pueden aumentar sus probabilidades de contraer gota. Reciba tratamiento si tiene colesterol alto, presión arterial alta o diabetes. Los medicamentos que pueden provocar la gota incluyen:

  • Diuréticos (“píldoras contra la retención de agua”) utilizados para tratar la presión arterial alta.
  • Niacina (una vitamina del complejo B).
  • Aspirina (tomada en dosis bajas).
  • Ciclosporina, que se utiliza para evitar que el cuerpo rechace un órgano nuevo después de una cirugía de trasplante.
  • Algunos medicamentos utilizados para tratar el cáncer.
  • Pirazinamida y etambutol, que se utilizan para tratar la tuberculosis.

Tratamiento de la gota

Cuanto antes inicie el tratamiento, más pronto su dolor desaparecerá. Hay varias cosas que puede hacer para tratar los síntomas.

  • Limite la cantidad de proteína animal que come.
  • Evite el alcohol por completo.
  • Beba más agua para eliminar el ácido úrico de su cuerpo.
  • Limite el uso de la articulación afectada y haga reposo en cama.
  • Mantenga su ropa y la ropa de cama lejos de la articulación para evitar la irritación.
  • Levante la articulación para ayudar a reducir la inflamación.
  • Tome medicamentos para reducir la inflamación y aliviar el dolor. Los medicamentos de venta libre incluyen ibuprofeno y naproxeno. Su médico puede recetarle un medicamento para usted. Ejemplos de estos medicamentos incluyen corticosteroides, como la prednisona, o colchicina.

Vivir con gota

Con el tratamiento adecuado, su ataque de gota debe desaparecer en unos pocos días. Si se deja sin tratamiento, puede durar varios días o semanas.

Hable con su médico si continúa teniendo ataques de gota. Cuanto más frecuentes son, más tiempo pueden durar y más articulaciones puede afectar. Su médico puede recetarle medicamentos para ayudar a prevenir ataques futuros de gota. Estos medicamentos eliminan el ácido úrico de sus articulaciones, bajan el nivel en su cuerpo y reducen la inflamación. La aspirina puede interferir con el efecto de estos medicamentos. Trabaje con su médico en un plan de tratamiento para controlar la gota. Es posible que necesite hacer visitas de rutina para comprobar el nivel de ácido úrico.

Con el tiempo, los ataques de gota pueden causar tofos. Estos son cristales de ácido úrico que forman depósitos debajo de la piel. Los tofos pueden formarse en los dedos de los pies, los dedos de la mano, las manos y los codos. Causan dolor crónico y pueden destruir los huesos alrededor de sus articulaciones. Usted también puede desarrollar cálculos renales o una enfermedad renal a partir de cristales de ácido úrico que se acumulan en su tracto urinario.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Por qué algunas personas tienen gota y otras no?
  • Si tengo un ataque de gota una vez, ¿voy a tener siempre gota?
  • ¿Qué medicamento puedo tomar para prevenir ataques futuros de gota?
  • Si tengo gota, ¿estoy en riesgo de padecer otros tipos de artritis?
  • ¿Estoy en riesgo de sufrir daño en las articulaciones a largo plazo?