Dolores de cabeza

Dolores de cabeza

¿Qué son los dolores de cabeza?

Hay varios tipos diferentes de dolores de cabeza. Las migrañas y cefaleas tensionales son los más comunes. Otros tipos son las cefaleas en racimo y las cefaleas de rebote.

Las migrañas

Una migraña es un dolor de cabeza intenso y palpitante. Puede padecerlas una vez o con frecuencia y pueden durar horas o días. Son más comunes en las mujeres que en los hombres.

Las cefaleas tensionales

Las cefaleas tensionales a menudo se producen ​​por el estrés. Con frecuencia comienzan en la mitad del día. Pueden ser leves o graves y empeorar con el tiempo.

Cefaleas en racimo

Una cefalea en racimo es un tipo raro de dolor de cabeza. Las cefaleas en racimo suelen comenzar de repente y se producen una o más veces al día durante un período de tiempo. A menudo, se producen a la misma hora(s) cada día. El período puede durar de 4 a 8 semanas o hasta 12 semanas.

En promedio, cada dolor de cabeza dura alrededor de 45 a 90 minutos. Los horarios más comunes para las cefaleas en racimo son entre la 1 y las 2 a. m., la 1 y las 3 p. m. y alrededor de las 9 p. m. Las cefaleas en racimo son más comunes en los hombres que en las mujeres.

Cefaleas de rebote

Las personas que tienen problemas con el abuso de sustancias o medicamentos contraen cefaleas de rebote. Estos dolores de cabeza ocurren casi todos los días por la mañana temprano.

Síntomas de las cefaleas

El principal síntoma de las cefaleas es el dolor de cabeza. Los demás síntomas varían, en función del tipo.

Las migrañas

Las migrañas se caracterizan por un dolor de cabeza punzante o pulsante. El dolor puede comenzar en la frente, el costado de la cabeza o alrededor de los ojos. Las migrañas con frecuencia empeoran y son difíciles de eliminar. El movimiento, las luces brillantes y los ruidos fuertes pueden empeorar el dolor. Las náuseas y los vómitos son comunes. También puede tener la visión borrosa o estar mareado.

Las cefaleas tensionales

El dolor de las cefaleas tensionales es constante y sordo. Puede sentirlo en ambos lados de la cabeza o alrededor de la cabeza, como una banda. Además del dolor, se puede sentir tensión o presión. Los dolores de cabeza pueden causar dolores en la mandíbula o el cuello.

Cefaleas en racimo

El dolor de las cefaleas en racimo a menudo es intenso. Puede ocurrir detrás o alrededor de uno o ambos ojos. Los dolores de cabeza pueden causar que sus ojos o nariz se tornen de color rojo y se hinchen. También pueden hacer que se sienta inquieto.

Cefaleas de rebote

El dolor y los síntomas de las cefaleas de rebote pueden variar. Las náuseas y los vómitos son comunes. Puede estar ansioso, irritable o deprimido o tener problemas para dormir.

¿Qué causa los dolores de cabeza?

La causa exacta de los dolores de cabeza es variable y no siempre se conoce.

Las migrañas pueden producirse​​por:

  • cambios en las sustancias químicas del cuerpo;
  • genética;
  • factores ambientales.

Existe una gran cantidad de factores que pueden causar cefaleas tensionales. Estos son algunos de ellos:

  • estrés;
  • problemas para dormir;
  • sinusitis y alergia;
  • rigidez muscular o dolor, que pueden ser producto de apretar la mandíbula o de la mala postura;
  • depresión;
  • ansiedad;
  • cambios hormonales en las mujeres;
  • ciertos medicamentos;
  • ciertos alimentos y bebidas.

Las cefaleas en racimo no parecen estar relacionadas con afecciones de salud o enfermedades del cerebro. Algunos de los factores desencadenantes de las cefaleas en racimo son:

  • tomar ciertos medicamentos, como la nitroglicerina;
  • fumar en exceso;
  • beber alcohol;
  • un cambio en su patrón de sueño normal;
  • niveles anormales de ciertas hormonas;
  • problemas con el hipotálamo, que es la parte del cerebro que controla el “reloj biológico” de su cuerpo.

El uso excesivo de medicamentos es la principal causa de las cefaleas de rebote. Tenga cuidado de tomar demasiado de ciertos medicamentos. Estos son algunos de ellos:

  • analgésicos;
  • medicamentos recetados;
  • medicamentos de venta libre;
  • sedantes;
  • tranquilizantes;
  • medicamentos con ergotamina.

Si tiene cefaleas de rebote, estos medicamentos no deben tomarse más de 2 días a la semana. Hable con su médico para averiguar si debe dejar de tomar estos medicamentos por completo.

¿Cómo se diagnostican los dolores de cabeza?

Su médico con frecuencia puede precisar qué tipo de dolor de cabeza tiene. Lo hace examinándolo y revisando sus síntomas. Puede ayudar que mantenga un registro de la hora y el patrón de sus dolores de cabeza, así como de cómo se sienten. Esto puede ayudar a determinar cuáles son las causas, o desencadenantes, y cómo tratarlos. También ayuda a evaluar su nivel de dolor en una escala.

En raros casos, el médico puede realizar pruebas para ayudar con el diagnóstico. Estas podrían incluir pruebas de laboratorio para examinar la sangre o los niveles químicos. También podrían incluir pruebas de diagnóstico por imagen, tales como radiografías, tomografía computarizada (TC) o imágenes de resonancia magnética (RM).

¿Pueden prevenirse o evitarse los dolores de cabeza?

Si sabe qué desencadena los dolores de cabeza, debe evitar estas cosas.

Tratamiento de los dolores de cabeza

Los tratamientos más comunes para los dolores de cabeza son el descanso y los analgésicos de venta libre. Estos incluyen aspirina, acetaminofeno, ibuprofeno y naproxeno. Siempre revise la etiqueta al elegir un analgésico de venta libre. Debe buscar los efectos secundarios o las posibles interacciones farmacológicas con otros medicamentos que toma. Asegúrese de leer y seguir las instrucciones de la etiqueta cuidadosamente. Si tiene alguna duda, consulte a su médico o farmacéutico.

Tenga en cuenta que los niños no deben tomar aspirina. Puede causar una enfermedad grave llamada síndrome de Reye en los niños menores de 18 años de edad.

Lo mejor es tratar los dolores de cabeza cuando comienzan o cuando aún son leves. Es más difícil tratar y deshacerse de los dolores de cabeza cuando el dolor es peor. Hable con su médico si estos tratamientos comunes no funcionan. Puede sugerir una opción de tratamiento diferente.

Algunos medicamentos recetados pueden prevenir los dolores de cabeza. Algunos ejemplos incluyen:

  • Los antidepresivos tricíclicos, tales como la amitriptilina y la nortriptilina.
  • Los fármacos antiepilépticos, tales como el ácido valproico, la gabapentina y el topiramato.
  • Los betabloqueantes, tales como el propranolol.

Estos medicamentos pueden ayudar a prevenir o reducir el número de dolores de cabeza que sufre. Puede demorar seis semanas o más para que el medicamento comience a funcionar. Hable con su médico acerca de si uno de estos medicamentos es apropiado para usted. Es importante seguir las instrucciones de su médico. La mayoría de los medicamentos recetados se deben tomar a diario. Lleve siempre su medicamento con usted en caso de que surja un dolor de cabeza.

Hay varios tratamientos disponibles para las personas que tienen cefaleas en racimo. Trabaje con su médico para discutir los pros, los contras y los efectos secundarios. Seleccionar el tratamiento adecuado para usted y establezca un calendario para los medicamentos recetados.

Es probable que su médico le recete dos medicamentos. El primero es el medicamento preventivo. Se toma regularmente durante todo el periodo del racimo. Esto ayuda a reducir el número de dolores de cabeza que tiene. El segundo medicamento es reactivo. Se lo toma para aliviar el dolor que se produce a partir de una cefalea en racimos.

Estos medicamentos pueden ser muy eficaces. Pueden reducir el número de dolores de cabeza que sufre, así como la gravedad. Las cefaleas en racimo a menudo comienzan rápidamente. Puede que no sea posible conseguir ayuda médica, por lo que su medicamento debe estar disponible. Tómelo tan pronto como comience un ataque. Es posible que desee hablar con sus amigos o familiares acerca de sus dolores de cabeza y sus medicamentos. De esta manera, pueden ayudarlo cuando tiene un ataque. Para algunas personas, los medicamentos orales (por la boca) no funcionan lo suficientemente rápido. Por esta razón, el médico puede recetarle otra forma de medicamento. Podría ser un aerosol nasal, una inyección o un supositorio rectal. Otro tratamiento que funciona para algunas personas es un anestésico local. Es un medicamento anestésico que se aplica por la nariz.

Cuando comienza la cefalea en racimos, la inhalación de oxígeno puro a través de una máscara puede ayudar a prevenir el ataque. Sin embargo, esto no siempre es práctico, ya que los dolores de cabeza aparecen rápidamente.

Vivir con dolores de cabeza

Algunos tipos de dolores de cabeza pueden ser muy dolorosos. Especialmente si los tiene regularmente. Sin embargo, la mayoría de las personas los manejan bien con el tratamiento adecuado.

Además de los medicamentos, una rutina diaria fija puede ayudar a controlar los síntomas y prevenir los dolores de cabeza. Por ejemplo, el consumo de comidas a horas regulares. Otras opciones pueden ser las siguientes:

  • Poner compresas calientes o frías sobre la cabeza o el cuello.
  • Tomar una ducha o baño caliente.
  • Ir a la cama y levantarse a la misma hora cada día.
  • Descansar y dormir lo suficiente.
  • Evitar las cosas que causan estrés y/o hacer cosas que alivian el estrés.
  • Nunca saltarse una comida. El ayuno es una causa común de los dolores de cabeza.
  • Beber mucha agua. La deshidratación también puede causar dolores de cabeza.
  • Hacer ejercicio regular de todo tipo. Tratar de hacer al menos 30 a 60 minutos de ejercicio de 4 a 6 veces por semana.

Algunos pacientes tratan opciones alternativas para el alivio del dolor de cabeza. Los ejemplos incluyen acupuntura o tratamientos quiroprácticos. Hable con su médico acerca de los riesgos y beneficios de estas opciones de tratamiento. Tenga en cuenta que no todos los tratamientos alternativos tienen una eficacia demostrada. Por ejemplo, las hierbas medicinales no fueron probadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de EE. UU. Consulte con su médico si puede o debe tomar hierbas medicinales. Éste puede revisar las interacciones farmacológicas con otros medicamentos que toma.

Otra forma alternativa de tratamiento es la terapia mente-cuerpo. Esta se centra en la conexión entre la mente y el cuerpo. Usted puede hacer algunos tipos de terapia mente-cuerpo por su cuenta.

  • Meditación. Cierre los ojos, respire profundamente y céntrese en la respiración o en un pensamiento positivo.
  • Relajación. Permita que sus músculos liberen la tensión mediante la aplicación de calor o frío en la zona. Si funciona el calor, tome una ducha o un baño caliente. Use una almohadilla eléctrica en un nivel bajo o una bolsa de agua caliente. Si funciona el frío, pruebe con una bolsa de hielo envuelta en una toalla delgada para proteger su piel.
  • Frote la cabeza y la sien o los músculos del cuello y los hombros. Los masajes ayudan a liberar la tensión y la presión y alivian los dolores.

Otros tipos de terapia mente-cuerpo son la biorretroalimentación y el comportamiento cognitivo. La biorretroalimentación es una técnica en la que utiliza sus pensamientos para controlar su cuerpo. La biorretroalimentación puede ayudar con problemas de salud física y mental. La terapia cognitivo conductual es una forma de asesoramiento llamada terapia de conversación. Puede ayudar a identificar los factores desencadenantes para que pueda detenerlos antes de que ocurran los dolores de cabeza. La terapia cognitiva conductual puede ayudar a calmar el estrés y a tratar problemas de salud.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de dolores de cabeza tengo, y cuál es la causa?
  • ¿Qué puedo hacer para prevenir los dolores de cabeza? ¿Puede ayudar el ejercicio u otros cambios de estilo de vida?
  • ¿Cuál es la mejor opción de tratamiento para mí?
  • ¿Debería llevar un diario de los dolores de cabeza?
  • ¿Sirven los medicamentos o tratamientos alternativos?

Anuncio