Adolescentes y dolores de cabeza

Los dolores de cabeza no solo causan dolor en la cabeza. Puede sentir un dolor agudo, dolor sordo o palpitaciones en varias áreas de la cabeza. El dolor también puede afectar su cara y cuello. Un dolor de cabeza puede parecer algo de lo que solo los adultos se quejan cuando están estresados. Sin embargo, los dolores de cabeza son uno de los problemas más comunes informados por niños y adolescentes. Casi el 75% de los niños informaron tener dolores de cabeza severos a la edad de 15 años. La mayoría de los dolores de cabeza en los adolescentes son leves y se pueden tratar con facilidad. Sin embargo, algunos dolores de cabeza pueden ser severos y pueden ser un síntoma de una afección más grave.

El camino hacia una mejor salud

Existen varios tipos de dolores de cabeza. Los dolores de cabeza por tensión son el tipo más común experimentado por los adolescentes. Por lo general, son causados por estrés, tensión o depresión. También pueden ser causados por tensión ocular y tensión en el cuello o la espalda como resultado de una mala postura. Los dolores de cabeza por tensión, en general, causan un dolor o presión leve a moderada a lo largo de una «franja» en la frente. Su hijo adolescente podría tener este tipo de dolor de cabeza de forma ocasional o crónica (más de 15 veces al mes).

Ayude a su hijo adolescente a evitar los dolores de cabeza por tensión siguiendo estos consejos:

  • Relajación. Encuentre maneras de incluir tiempo libre dentro de un cronograma ocupado. Controle el estrés que le genera su familia, amigos, trabajo o escuela.
  • Seguir una dieta equilibrada. Saltarse comidas y no comer una dieta nutritiva puede contribuir a los dolores de cabeza.
  • Dormir lo suficiente. Desconéctese de la electrónica y acuéstese a una hora decente cada noche.
  • Evitar el alcohol y las drogas. Los efectos del consumo de alcohol y drogas pueden causar dolores de cabeza, así como muchos otros problemas de salud.
  • Ejercitar el cuerpo. La actividad física reduce el estrés y le ayuda a dormir mejor. Su cuerpo libera endorfinas durante el ejercicio. Estos son los analgésicos naturales de su cuerpo.
  • Ejercitar sus ojos. La fatiga visual provoca dolores de cabeza. Ya que pasamos cada vez más tiempo mirando pantallas, es importante darle un descanso a los ojos. Aparte la vista de la pantalla al menos cada 20 minutos.
  • Usar calor o hielo. Aplique calor, como una almohadilla térmica, o una compresa de hielo (envuelta en una toalla) sobre los músculos adoloridos. Un baño o ducha caliente también puede ayudar.
  • Cuidar su postura. Trate de mantener la espalda y los hombros rectos al caminar y sentarse.

Por lo general, los dolores de cabeza por tensión se pueden tratar tomando analgésicos de venta libre (OTC, por sus siglas en inglés). Estos pueden incluir ibuprofeno (nombre de marca: Advil, Motrin), acetaminofén (nombre de marca: Tylenol), naproxeno (nombre de marca: Aleve). Si estos medicamentos no parecen ser de ayuda, hable con su médico de familia sobre otras opciones. Existen analgésicos que combinan cafeína o sedantes e incluso medicamentos recetados que podrían ayudarlo.

No les dé aspirina para el tratamiento del dolor de cabeza a niños menores de 15 años. Puede causar el síndrome de Reye, un trastorno poco común que los niños pueden contraer al recuperarse de una enfermedad.

Su hijo adolescente también puede padecer otros tipos de dolores de cabeza.

  • Los dolores de cabeza agudos por lo general ocurren debido a una enfermedad, infección (como sinusitis o infección sinusal), resfriado o fiebre. Sin embargo, también pueden ser causados por la tensión. Estos dolores de cabeza pueden causar dolor punzante o palpitaciones en la cabeza, el cuello o la cara. Se pueden tratar con analgésicos de venta libre y, en general, desaparecen una vez que se trata el problema médico o se alivia la tensión.
  • Los dolores de cabeza en racimos atacan rápidamente y causan dolor intenso, por lo general alrededor de un ojo, pero pueden extenderse por la cara, cabeza, cuello y hombros. Estos ocurren en «períodos de racimos» que pueden durar semanas o meses. Estos tipos de dolores de cabeza son poco frecuentes y se pueden tratar con medicamentos.
  • Los dolores de cabeza por migraña causan dolor moderado a intenso y palpitaciones en la frente y a ambos lados de la cabeza. A su vez, su hijo adolescente puede experimentar mareos, visión borrosa, fiebre, malestar estomacal e incluso vómitos. Puede padecer sensibilidad a la luz, a los olores y al ruido, y desear dormir cuando sufre una migraña.

Hable con su médico sobre medicamentos y otras opciones de tratamiento para los dolores de cabeza por migraña. Mantenga un registro de los factores que causan la migraña de su hijo adolescente, como la falta de sueño, ciertos alimentos, cambios ambientales o estrés. Si conoce las causas, puede ayudar a su hijo adolescente a evitar una migraña.

¿Cómo sé si los dolores de cabeza de mi hijo adolescente son un síntoma de algo más grave?

Si su hijo adolescente presenta síntomas graves, como pérdida repentina del equilibrio, entumecimiento, parálisis, dificultades del habla o convulsiones, busque atención médica de inmediato. Llame su médico de familia; él o ella puede querer que acuda directamente a la sala de emergencias.

La mayoría de los dolores de cabeza son fácilmente tratables y no son un signo de un problema médico más grave. Los dolores de cabeza pueden mejorar a medida que su hijo crece. Sin embargo, si los dolores de cabeza de su hijo adolescente son cada vez más frecuentes, el dolor y los síntomas empeoran y/o los analgésicos no parecen ser de ayuda, es hora de visitar a su médico de familia.

Le preguntará acerca del historial de salud de su hijo y detalles sobre sus dolores de cabeza. Mantenga un registro detallado para registrar los factores que causan el dolor de cabeza, así como los síntomas, la frecuencia y los tratamientos. El médico le realizará un examen físico. Buscará problemas con la temperatura, la respiración, el pulso y la presión arterial de su hijo adolescente. Si se sospecha de un problema del sistema nervioso central, solicitarán o realizarán una tomografía computarizada o una prueba de resonancia magnética para buscar áreas anormales en el cerebro.

En raras ocasiones, los dolores de cabeza crónicos y progresivos pueden ser un signo de un problema médico subyacente grave. Estas afecciones pueden incluir:

  • Infecciones cerebrales.
  • Meningitis (inflamación de la membrana que cubre el cerebro y la médula espinal).
  • Hidrocefalia (acumulación anormal de líquido en el cerebro).
  • Coágulos sanguíneos.
  • Tumores y abscesos.
  • Traumatismo en la cabeza.

Aspectos a tener en cuenta

Los dolores de cabeza, en especial las migrañas, pueden ser hereditarios. Los niños que sufren de migrañas por lo general tienen al menos un padre que también las tiene. Pueden heredar anormalidades en algunas áreas del cerebro. A su vez, pueden heredar la tendencia a verse afectados por factores que causan la migraña, como las luces brillantes y los cambios climáticos. Es importante comentarle a su médico si su hijo tiene antecedentes familiares de dolores de cabeza o enfermedades neurológicas.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo sé cuándo los dolores de cabeza de mi hijo adolescente son lo suficientemente graves como para necesitar más pruebas?
  • ¿Cuánto tiempo debo esperar para ver si los analgésicos de venta libre están funcionando antes de probar diferentes medicamentos?
  • ¿Ayudarán las terapias alternativas, como la acupuntura y el masaje, a aliviar los síntomas del dolor de cabeza de mi hijo adolescente?

Recursos

Clínica Mayo: Dolores de cabeza por tensión