Dispareunia

Descripción general

¿Qué es la dispareunia?

La dispareunia consiste en relaciones sexuales dolorosas para las mujeres. El dolor puede producirse en el área genital o en el interior de la pelvis. A menudo, el dolor se describe como agudo, con ardor o similar a los cólicos menstruales. Puede tener muchas causas. Es importante hablar con su médico si usted tiene este problema debido a que existen tratamientos eficaces para muchas de las causas.

¿A quién puedo acudir para recibir ayuda?

Analice los síntomas con su médico. Según la situación, es posible que usted necesite consultar a un médico que se especializa en problemas de mujeres. También se encuentran disponibles diversos grupos de apoyo.

Causas y factores de riesgo

¿Cuáles son algunas de las causas de la dispareunia?

Cualquier parte de los genitales puede provocar dolor durante las relaciones sexuales. Algunas afecciones afectan la piel en la zona alrededor de la vagina. El dolor provocado por estas afecciones, por lo general, se siente cuando se coloca un tampón o se introduce el pene en la vagina, pero el dolor también puede producirse incluso cuando se sienta o usa pantalones. Tanto una inflamación como una infección podrían ser la causa (como una infección por hongos en forma de levadura, una infección del tracto urinario o una inflamación de la vagina). Una lesión de la vagina y el área que la rodea también puede provocar dolor. Si un diafragma o un capuchón cervical (que son tipos de métodos anticonceptivos) no calzan adecuadamente, las relaciones sexuales también podrían ser dolorosas.

El vaginismo es un espasmo de los músculos en la zona alrededor de la vagina. En algunas mujeres, el dolor de los espasmos es tan intenso que la penetración del pene es imposible. La sequedad vaginal también puede provocar dolor durante las relaciones sexuales. Esta sequedad podría ser provocada por la menopausia y los cambios en los niveles de estrógeno, o por una falta de estimulación erótica antes de tener relaciones sexuales.

Es posible que el dolor durante las relaciones sexuales parezca que proviene del interior de la pelvis. A menudo, las mujeres informan la sensación de que "se está golpeando contra algo". El útero podría doler si hay crecimientos tipo fibroma, si el útero está inclinado o si el útero se ha prolapsado (ha caído) en la vagina. Determinadas afecciones o infecciones de los ovarios también podrían provocar dolor, en especial, en determinadas posiciones sexuales. Es posible que cirugías anteriores dejen tejido cicatricial que puede provocar dolor. Debido a que la vejiga y los intestinos están cerca de la vagina, estos también podrían provocar dolor durante las relaciones sexuales. La endometriosis y la enfermedad inflamatoria pélvica también podrían provocar dolor.

Sabemos que la mente y el cuerpo funcionan en conjunto. Esto también se observa en los problemas sexuales. A menudo, el problema que primero provocó el dolor podría desaparecer, pero usted ha aprendido a esperar el dolor. Esto puede provocar más problemas debido a que usted podría estar tensa durante las relaciones sexuales o podría no ser capaz de excitarse. El problema luego puede convertirse en un ciclo y usted quedar atrapada en el medio.

Las actitudes negativas sobre las relaciones sexuales, la desinformación sobre las relaciones sexuales y la desinformación sobre las funciones del cuerpo de la mujer, a menudo, se asocian con algunos tipos de dolor. ¿Las relaciones sexuales dolorosas son solo psicológicas? ¡No! Pero, es importante analizar sus sentimientos y dificultades con su pareja y su médico.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo puede determinar mi médico cuál es la causa de mi dolor?

Es posible que su médico le pida que describa el dolor, dónde se ubica y cuándo comenzó. También podría pedirle que describa lo que probó en el pasado. Por ejemplo, ¿ha probado un lubricante sexual o más estimulación erótica? ¿Tiene dolor cada vez que intenta tener relaciones sexuales? ¿Existen otros problemas asociados con las relaciones sexuales? Estas son algunas de las preguntas que su médico necesitará analizar con usted. Es posible que su médico desee examinar su área genital o le realice un examen pélvico.

¿Cómo será el examen?

Durante el examen, es posible que su médico le aplique un hisopo con punta de algodón en el área para ver si hay dolor en el área alrededor de la vagina. Con un espéculo, se realiza un examen suave de la vagina y el cuello uterino, similar a la manera en que se le realiza una prueba de Papanicolaou. Para algunas mujeres, esta parte del examen podría ser dolorosa. Es posible que su médico utilice un espéculo más pequeño para disminuir las molestias. O es posible que su médico retrase el examen hasta que el dolor haya disminuido.

Es importante informar a su médico si el examen se torna muy doloroso. Analice esto con su médico con anticipación. A muchas mujeres les resulta útil sostener un espejo durante el examen para observar el aspecto de las estructuras de los genitales.

Durante la última parte del examen, su médico sentirá el útero y los ovarios con una mano en el abdomen y un dedo en la vagina. Esto es similar a exámenes realizados durante un examen pélvico.

¿Necesitaré alguna prueba?

Si los síntomas y el examen sugieren la presencia de una infección, es posible que se necesite realizar pruebas para detectar una infección por hongos en forma de levadura o una bacteria. Si no hay una infección, es posible que su médico le realice otras pruebas, como análisis de orina o pruebas de alergia.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Cuál es la causa probable de mi dolor?

  • ¿Necesito hacerme alguna prueba?

  • ¿Qué puedo hacer para aliviar mi dolor?

  • ¿Los medicamentos o algún otro tratamiento ayudarán?

  • ¿Es seguro para mí tener relaciones sexuales? ¿Qué sucede si el dolor empieza a interferir en mi relación?

Las Citas

  • Evaluation and Differential Diagnosis of Dyspareunia by Lori J. Heim, LTC, USAF, MC( 04/15/01, http://www.aafp.org/afp/20010415/1535.html)