Descripción general

¿Qué es la disfagia?

Disfagia: significa dificultad para tragar. Las personas que tienen disfagia tienen dolor cuando tragan alimentos sólidos, líquidos o saliva, o es posible que no puedan tragar nada.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas de la disfagia?

Si usted tiene disfagia, es posible que también tenga algunos de los siguientes síntomas:

  • Dolor al tragar

  • Atragantamiento

  • Sensación de tener algo atascado en la garganta

  • Tos con alimentos

  • Arcadas al tragar

  • Mal aliento

  • Babeo

  • Pérdida de peso

  • Acidez estomacal frecuente

  • Deshidratación

  • Inhalación de alimentos (aspiración), que puede provocar infecciones de los pulmones como neumonía

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa de la disfagia?

La disfagia puede presentarse a cualquier edad, pero es más común en personas mayores. Muchas cosas diferentes pueden provocar disfagia:

Hábitos de alimentación deficiente. Comer demasiado rápido, comer bocados grandes, comer acostado o no beber suficiente agua al comer pueden provocar disfagia. Es posible que también experimente disfagia si no puede masticar en forma adecuada debido a dolor de dientes o dientes faltantes, o dentaduras postizas.

Trastornos nerviosos y musculares. Es posible que las personas que tienen un accidente cerebrovascular, o las personas que tienen enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, distrofia muscular o miastenia grave tengan problemas para tragar. Estos trastornos pueden impedir que los nervios y músculos del esófago (el conducto que se extiende desde la boca, a lo largo de la garganta, hasta el estómago) funcionen bien. Esto puede hacer que el alimento se mueva lentamente o incluso que quede atascado en el esófago.

Problemas en el esófago. Por ejemplo, afecciones como reflujo ácido pueden dañar el esófago y provocar la formación de tejido cicatricial. El tejido cicatricial puede estrechar la abertura del esófago y puede provocar disfagia.

Otros trastornos. Determinados tipos de cáncer, el agrandamiento de la tiroides o el agrandamiento del corazón pueden ejercer presión en el esófago y provocar disfagia.

Diagnóstico y pruebas

¿Cómo puede saber mi médico si tengo disfagia?

Su médico le hará preguntas sobre sus síntomas. Es probable que le pregunte con qué alimentos o líquidos usted tiene problemas para tragar, o si tiene dolor al tragar o acidez estomacal frecuente. También es posible que su médico le pregunte si ha tosido o ha vomitado sangre. Si su médico decide que es posible que tenga disfagia, es posible que ordene pruebas para determinar la causa.

Es posible que se le realice una prueba que se llama ingestión de bario. Durante esta prueba, usted beberá un líquido que contiene una pequeña cantidad de bario, luego el médico puede observar cómo se desplaza por el cuerpo en una máquina de radiografía. Esta prueba puede mostrar si algo obstruye el esófago, o si otro problema es la causa de su disfagia.

Es posible que también necesite endoscopia. Para esta prueba, el médico usa un tubo flexible con una luz en la punta para mirar dentro del esófago, del estómago y de la primera parte del intestino delgado. Es posible que el médico tome una muestra pequeña de tejido (que se llama biopsia) para descartar cáncer u otra posible causa de su disfagia. Es probable que le administren un fármaco sedante para que se sienta más relajado y cómodo durante la prueba. También se entumecerá la garganta, para que no sienta dolor cuando se introduce el tubo.

Tratamiento

¿Cómo se trata la disfagia?

El tratamiento para su disfagia dependerá de la causa.

Si la causa son los hábitos de alimentación deficiente, es posible que le enseñen a mejorar su capacidad de tragar, como masticar con cuidado o beber más agua al comer. O es posible que deba cambiar las posiciones al tragar. Esto puede resultar tan simple como cambiar la posición de la cabeza a un ángulo diferente.

También es posible que su médico colabore con usted para encontrar alimentos que le resulten más fáciles de tragar. Es posible que necesite hacer ejercicio para fortalecer los músculos para tragar, como la lengua y el esófago.

A veces, es posible que se usen medicamentos u otros tratamientos para tratar la causa de la disfagia. Por ejemplo, si su disfagia es provocada por acidez estomacal, es posible que su médico sugiera tomar un antiácido o un reductor de ácido antes de cada comida. Si usted tiene un problema muscular que causa disfagia, es posible que se use un medicamento que se llama toxina botulínica para relajar los músculos de la garganta, lo que hace que tragar sea más fácil.

Si su disfagia es provocada por un tumor o si otra cosa obstruye el esófago, es posible que necesite que le realicen una cirugía para tratar estos problemas.

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Existen cambios que pueda hacer en el estilo de vida que me ayuden con la disfagia?

  • ¿Existen medicamentos que traten la disfagia, y tienen efectos secundarios?

  • ¿Necesitaré cirugía? ¿Existen otras opciones?

  • ¿La disfagia es un signo de otra afección de la salud?

  • ¿Puede enseñarme algunas técnicas o ejercicios para tragar que puedan mejorar la disfagia?