Disfagia

¿Qué es la disfagia?

La disfagia significa dificultad para tragar. Las personas con disfagia tienen problemas para tragar alimentos sólidos, líquidos o saliva. Es posible que no puedan tragar en absoluto. La disfagia puede dificultar la ingesta de suficientes calorías y líquidos para que su cuerpo funcione adecuadamente.

Síntomas de disfagia

Si tiene disfagia, puede tener algunos de los siguientes síntomas:

  • Dolor al tragar (odinofagia)
  • Ahogo
  • Sensación de algo atascado en su garganta o en su pecho
  • Ronquera
  • Expulsión de la comida al toser
  • Náuseas o tos al tragar
  • Mal aliento
  • Babeo
  • Pérdida de peso
  • Acidez estomacal frecuente
  • Deshidratación
  • Inhalación de alimentos (aspiración), que puede conducir a infecciones pulmonares como la neumonía

Si regularmente tiene problemas para tragar o tiene estos síntomas, llame a su médico de cabecera. Si la comida se atascó y tiene problemas para respirar, solicite inmediatamente ayuda de emergencia.

¿Qué causa la disfagia?

La disfagia puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en las personas mayores. La disfagia puede tener diversas causas:

  • Malos hábitos alimentarios. Comer demasiado rápido o ingerir bocados grandes puede causar disfagia. También puede suceder si come mientras está acostado o no bebe suficiente cantidad de agua mientras come. Además, puede experimentar disfagia si no puede masticar correctamente debido a la falta de dientes o a prótesis dentales dolorosas.
  • Trastornos nerviosos y musculares. Las personas que han tenido un derrame cerebral o las que padecen enfermedad de Parkinson, esclerosis múltiple, distrofia muscular o miastenia grave pueden tener problemas para tragar. Estos trastornos pueden impedir que los nervios y músculos del esófago funcionen bien. El esófago es el tubo que va desde la boca y la garganta hasta el estómago. Esto puede hacer que la comida se mueva lentamente o incluso se atasque en el esófago.
  • Problemas en el propio esófago. Por ejemplo, afecciones como el reflujo ácido pueden dañar el esófago y causar la formación de cicatrices. Las cicatrices pueden estrechar la abertura del esófago y provocar disfagia.
  • Otros trastornos. Ciertos tipos de cáncer, una tiroides agrandada o un corazón agrandado pueden ejercer presión sobre el esófago y causar disfagia.

¿Cómo se diagnostica la disfagia?

Su médico le hará preguntas sobre sus síntomas. Probablemente le preguntará qué alimentos o líquidos le ocasionan problemas para tragar. El médico querrá saber si tiene dolor al tragar o acidez estomacal frecuente. También puede preguntarle si ha tosido o vomitado sangre. Si su médico decide que usted puede padecer disfagia, es posible que ordene exámenes para descubrir qué es lo que la causa.

Es posible que se haga una prueba llamada ingesta de bario. Durante esta prueba, usted beberá un líquido que contiene una pequeña cantidad de bario. Luego, el médico podrá ver cómo viaja a través de su cuerpo en una máquina de rayos X. Este examen puede mostrar si algo está bloqueando su esófago, o si tiene otro problema que le cause disfagia.

Es posible que también necesite una endoscopia. Para este examen, el médico usa un tubo flexible con una luz en el extremo. Con este tubo mirará dentro del esófago, el estómago y la primera parte del intestino delgado. El médico puede tomar una pequeña muestra de tejido (llamada biopsia) para descartar el cáncer u otras posibles causas de su disfagia. Probablemente le den un medicamento sedante. Esto debería hacerlo sentir más relajado y cómodo durante el examen. Su garganta también se adormecerá, por lo que no debería sentir dolor cuando se inserte el tubo.

¿Se puede prevenir o evitar la disfagia?

No hay nada que pueda hacer para evitar tener dificultades al tragar. La mejor manera de reducir el riesgo de tener ocasionalmente problemas para tragar es comer lentamente, en pequeños bocados y masticar bien la comida. Además, tratar a tiempo el reflujo ácido puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar cicatrices en la garganta.

Tratamiento de disfagia

El tratamiento para la disfagia dependerá de qué la está causando.

Si los malos hábitos alimenticios son la causa, se le puede enseñar a mejorar su capacidad para tragar. Esto podría incluir masticar con cuidado o beber más agua mientras come. O bien puede necesitar cambiar de posición mientras traga. Esto podría ser tan simple como girar la cabeza en un ángulo diferente.

Su médico también puede trabajar con usted para encontrar alimentos que le resulten más fáciles de tragar. Es posible que tenga que hacer ejercicios para fortalecer los músculos de deglución, como la lengua y el esófago.

En ocasiones, se pueden usar medicamentos u otros tratamientos para tratar la causa de la disfagia. Por ejemplo, si su disfagia es causada por la acidez estomacal, su médico podría sugerir tomar un antiácido o un reductor de ácido antes de cada comida. Si tiene un problema muscular que causa disfagia, se puede usar un medicamento llamado toxina botulínica para relajar los músculos de la garganta. Esto facilitará la deglución.

A veces, la disfagia es causada por un tumor u otra cosa que bloquea el esófago. Usted puede necesitar cirugía para tratar este tipo de problemas. Para algunas personas, la cirugía no ayudará. Necesitarían un tubo de alimentación en el estómago para asegurarse de obtener los alimentos y líquidos necesarios.

Vivir con disfagia

La disfagia puede provocar complicaciones. Estas incluyen:

  • Desnutrición, pérdida de peso y deshidratación. Cuando tiene problemas para tragar, puede ser difícil obtener todos los líquidos y nutrientes que necesita.
  • Neumonía. Cuando intenta tragar, a veces los alimentos o líquidos pueden entrar accidentalmente a sus vías respiratorias. Cuando este alimento o líquido ingresa a sus pulmones, puede introducir bacterias que causan neumonía. Esto se llama neumonía por aspiración. La neumonía es una enfermedad grave, especialmente en personas mayores.
  • Ahogo. Si la comida queda atrapada en su garganta, usted puede ahogarse. Si esta bloquea completamente las vías respiratorias, usted no podrá respirar y podría morir.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Hay cambios en el estilo de vida que me puedan ayudar con la disfagia?
  • ¿Hay medicamentos para tratar la disfagia? ¿Tienen efectos secundarios?
  • ¿Voy a necesitar cirugía? ¿Existen otras opciones?
  • ¿Puede la disfagia ser un signo de otra afección?
  • ¿Puede mostrarme algunas técnicas o ejercicios de deglución para mejorar la disfagia?